Los menores de 19 años representan el 12.47% de los casos de coronavirus en el país

Surge de datos oficiales y es un porcentaje muy superior a los detectados en Europa y China, que están en relación con el 3%. Los especialistas hacen hincapié en el rastreo activo y las condiciones de vida de las infancias en América Latina.
jueves, 23 de julio de 2020 · 16:19

 

El 12,47% de los casos de coronavirus en Argentina son menores de 19 años, un porcentaje superior a las estadísticas de Europa y China -donde la población pediátrica representa alrededor del 3%-, lo que para especialistas puede explicarse por el rastreo activo de casos y las condiciones de vida propia de las infancias en América Latina.

Según los datos de la Sala de Situación del Ministerio de Salud, hasta la fecha se notificaron 7.518 casos de niños o niñas de menos de 9 años y 10.184 niñas, niños y adolescentes de entre 10 y 19 con coronavirus; en tanto 12 niños y niñas de menos de 19 años fallecieron.

"Nosotros tenemos mayor porcentaje de población pediátrica porque estamos aplicando el programa Detectar. Estamos captando muchas personas jóvenes con cuadros leves, sobre todo familias jóvenes con niños pequeños de barrios vulnerables", indicó a Télam la Jefa del Departamento de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, Angela Gentile.

Gentile, quien es además integrante del Comité de Expertos que asesora al Ministerio de Salud, señaló que "la mortalidad es muy baja y está vinculada generalmente a pacientes con enfermedades de base pero la mayor parte de los casos son leves o moderados".

Por su parte, la jefa del Servicio de Epidemiología e Infectología del Hospital Garrahan, Rosa Bologna, describió que "según información que brindó la provincia de Buenos Aires, hasta el lunes había cinco fallecidos menores de 19 años en su jurisdicción, cuatro con enfermedad de base y uno con obesidad mórbida, que es una comorbilidad que se está viendo en adultos jóvenes".

En referencia al alto porcentaje de niñas, niños y adolescente de Argentina respecto a Europa o China, Bologna sostuvo que "en las últimas semanas apareció información de Texas, en Estados Unidos, donde se notificaron porcentajes altos de población pediátrica con Covid-19; lo mismo sucede en México y en otros países de América Latina".
 

En Argentina 12.47% de los casos de coronavirus corresponden a niños y adolescentes.


"Esto puede llevarnos a pensar que algunas situaciones socioeconómicas y habitacionales (como condiciones de hacinamiento) pueden ser la causa de este porcentaje mayor de infecciones, más allá de la búsqueda activa de casos", sostuvo.

De los 100 casos positivos de coronavirus que se trataron en el Garrahan, el 50% de los pacientes tenía enfermedad de base y sólo el 6% ingresó a la Unidad de Cuidado Intensivos.

Desde esta experiencia, Bologna describió que "aparte de la fiebre, los síntomas respiratorios altos con catarro de vías aéreas superiores y dolor de garganta, en la población pediátrica aparecieron vómitos y diarrea como un síntoma muy frecuente".

"También vimos niños con alteraciones en el gusto y manchas en la piel", indicó y añadió que "todos estos síntomas que se fueron describiendo con el tiempo en Europa, aquí ya los tenemos incorporados, entonces al hacer más sensible la definición de caso sospechoso, eso puede también contribuir a una mayor detección de infecciones".
 

Nueva definición de caso sospechoso en pediatría


El 6 julio el Ministerio de Salud cambió la definición de caso sospechoso e incorporó, entre otras modificaciones, un quinto criterio que contempla al "Síndrome Inflamatorio Multisistémico Post-Covid 19 en Pediatría".

"En Argentina no hay una cantidad de casos significativos de estas características; sí tenemos información de que se está viendo en Chile y en otros países de la región como Ecuador; esto nos llevó a incluirlo para estar alertas", señaló Gentile.
 

Los chicos no son grandes dispersores de la enfermedad.


La asesora del Ministerio describió que este síndrome, que es una forma grave de la enfermedad, "se da sobre todo después del período agudo, cuando los chicos empiezan a mejorar (por eso se llama pos-Covid) y tienen una PCR negativa pero se detectan anticuerpos".

Bologna informó que en el Garrahan trataron a dos niños de 9 y 10 años con este síndrome, uno ya fue dado de alta y el otro se encuentra en terapia intensiva: "Ninguno presentaba enfermedad de base, si bien uno de ellos tenía una patología pero que no genera inmunosupresión", sostuvo.

Entre los síntomas que pueden alertar este cuadro, la infectóloga describió: "dolor abdominal, vómitos, puede ser con fiebre o no, dolores musculares, cuadro de irritabilidad (en los más pequeños), inflamación de los ganglios, dolores en las articulaciones".

Y explicó que "se trata de un cuadro de inflamación generalizada causado por una respuesta exagerada del sistema inmunológico y en algunos casos se puede asemejar a la denominada Enfermedad de Kawasaki con afectación de las arterias coronarias, por lo que puede relacionarse con problemas cardíacos".

En referencia al rol de la población pediátrica en la transmisión del virus, Gentile señaló que "según las publicaciones científicas los chicos no son grandes dispersores de la enfermedad, sino que por el contrario en el 70 u 80 por ciento de los casos se contagian de un adulto; entonces, se considera que son tan vulnerables a tener el virus como los adultos pero como tienen síntomas leves muchas veces pasan desapercibidos".
 

Las otras patologías


Por otra parte, describió que desde que comenzó la pandemia en el Gutiérrez tuvieron "algunos casos que han llegado con cuadros graves, como sepsis (infección) y cuadros quirúrgicos, que podrían haberse atendido más a tiempo. Llegan tarde porque hay miedo en la sociedad de acercarse a los centros de salud".

En el mismo sentido, Bologna indicó que "estamos teniendo varios problemas vinculados a las demoras en las consultas por el coronavirus" y a modo de ejemplo, describió que "han llegado niños con cuadros muy avanzados de apendicitis".

"También vemos dificultad en la consulta de los pacientes que tienen enfermedades de base y requieren controles; de los bebés recién nacidos, y un retraso en el esquema del calendario de vacunación", añadió.

En este contexto, ambas especialistas recordaron que los centros de salud son espacios seguros con "circuitos bien definidos de Covid y no Covid" y que "la población se puede acercar sin correr riesgo".

Finalmente, Gentile indicó que "la contrapartida positiva de la pandemia, o más bien del efecto del aislamiento, es que no tenemos bronquiolitis ni virus sincitial respiratorio, que son virus que nos desbordaban todos los inviernos".