La historia del militante anticuarentena que falleció por coronavirus

Era un jubilado de 74 años que organizaba protestas contra el aislamiento. Pero en una de sus salidas, se enfermó y falleció en su departamento.
domingo, 5 de julio de 2020 · 17:13

Ángel José Spotorno tenía 74 años y era jubilado. Era un activo militante anticuarentena que, desde las redes sociales, organizaba protestas callejeras. El hombre no creía que le pudiera pasar algo y estaba en contra del aislamiento obligtorio. El 16 de junio falleció por coronavirus en su departamento del barrio porteño de Mataderos.

Spotorno había sido militante radical y posteriormente se hizo simpatizante del PRO. Además, administraba grupos de Facebook y de WhatsApp y aparece en varias fotos con referentes del macrismo, como Cristian Ritondo y Fernando Iglesias. 

Sin embargo, del activismo virtual pasó a la calle en plena cuarentena. Sus familiares indicaron que empezó a ir a las movilizaciones que rechazaban el aislamiento obligatorio convocadas por los sitios "Argentina no se rinde" y "La República nunca será roja", dos páginas en Facebook que administraba. Para ir a las protestas, según detalló Infobae, se tomaba el colectivo. Sus hijas le pedían que no saliera. 

A partir del relato de su entorno, Spotorno les confía a sus familiares que se enfermó. Le faltaba el aire. El 10 de junio asistió a la guardia del hospital Álvarez, le dieron paracetamol y le recomendaron que hiciera vapores de sal, pero no mejoró y a los tres días concurrió de nuevo. En esa instancia, los médicos le dijeron que podía ser una alergia. 

Spotorno no volvió más al hospital, aunque sus conocidos sostienen que llamó varias veces al 107, la línea de asistencia. El lunes 15 tuvo su última conversación por WhatsApp con otra militante. Fue precisamente esta correligionaria quien dio aviso a su familia. 

Como el jubilado no respondía, una de sus hijas fue hasta su domicilio. Pero a pesar de la insistencia en el timbre, no salía nadie. Finalmente, logró entrar con ayuda de la policía. Su padre estaba sin vida en uno de los sillones frente al televisor. 

La primera presunción es que Spotorno había fallecido de un infarto. Por lo pronto, el fiscal del caso ordenó fajar el departamento y desinfectarlo. 

Una de sus primas, que había ido a darle de comer a los gatos del fallecido, encontró sobre la mesa un termómetro: marcaba 38 grados. Finalmente, el certificado forense confirmaría que Spotorno había fallecido por neumonía y por COVID 19. 

TEMAS: