Procrear: cómo será la fórmula HogAr que reemplaza al UVA

Será tenido en cuenta el Coeficiente de Variación Salarial publicado por el INDEC para la actualización de las cuotas del crédito.
martes, 4 de agosto de 2020 · 21:45

Entre sus novedades más importantes, el relanzamiento del Procrear produce el desplazamiento de la modalidad UVA –la actualización por la inflación- por la nueva fórmula HogAr que trae otra forma de calcular las actualizaciones de las cuotas.

Ver también Todo lo que hay que saber sobre los créditos del nuevo Procrear

HogAr se trata de una fórmula basada en la evolución del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) publicado por el INDEC.

Para graficarlo de otro modo: de acuerdo con el último informe presentado por el organismo nacional de estadísticas, en mayo la variación salarial fue cercana a cero, respecto del mes anterior. En los últimos 12 meses, según el mismo informe, el índice de salarios total tuvo un aumento de 38,3%. 

Desde el Gobierno nacional indicaron que este nuevo sistema busca proteger los ingresos de los trabajadores, adaptándose a la realidad de cada familia.

En la presentación de este martes se indicó que esta nueva modalidad de actualización crediticia: 

- Da más transparencia: se basa en información oficial pública que será comunicada en la página web del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat.

- Brinda mayor accesibilidad, estabilidad y previsibilidad: es más baja que en otras modalidades de crédito tradicionales. La relación de la fórmula Hog.Ar con la variación salarial favorece la estabilidad entre las cuotas a pagar y los ingresos a lo largo de la duración del crédito.

- Protege el patrimonio público: la posibilidad de otorgar créditos hipotecarios con actualización de capital garantiza la sustentabilidad de Procrear y la posibilidad de continuar otorgando nuevos créditos a más familias.

La fórmual de actualización por UVA -Unidades de Valor Adquisitivo- comenzó a implementarse en 2016 y si bien al inicio atrajo por la fácil accesibilidad y una cuota baja, luego comenzaron los problemas a medida que la inflación iba creciendo.

Precisamente, como el UVA era ajustable con el Índice de Precios al Consumidor (IPC), los beneficiarios comenzaron a ver cómo las cuotas iban aumentando paulatinamente al ritmo de la inflación y por arriba de sus salarios. Esto obligó a las familias a refinanciar los créditos. 

Para tener una idea, sólo en Mendoza unos 15 mil mendocinos reclamaban una solución al problema inflacionario de sus créditos hipotecarios.