Mendoza

Se negaron a tomarle una denuncia pese a estar amenazada por su ex

Las 32 denuncias que hizo una mujer contra su ex esposo por violencia de género trajo derivaciones insospechadas: el hombre, armado, fue a su domicilio y rompió puertas y ventanas, según dijo su ex esposa, Laura Videla, este lunes por la tarde.
martes, 18 de agosto de 2015 · 08:36

A la gravedad de la amenaza, se sumó ayer otro capítulo más de inacción judicial, ya que –de acuerdo con lo que ella misma expresó– sufrió "la falta de respuesta de las autoridades policiales de la Comisaría 11 y también de la Oficina Fiscal 11 de Luján”, dado que la víctima reside en ese departamento y las autoridades de esas dependencias no quisieron tomar la denuncia de sus familiares sobre lo ocurrido.

Cuando ellos –estaban en la vivienda en el momento en que ocurrió el hecho– vieron al hombre descargar toda su furia, llamaron al 911. Desde allí mandaron el móvil 2.740 de Agrelo. Los efectivos pidieron instrucciones –aparentemente a la Comisaría 11– y de esa dependencia policial les respondieron que no hicieran las actuaciones. De hecho, no existen.

Luego la situación tomó por otra vía no menos grave: ellos fueron a la comisaría y se negaron a recibirles la denuncia argumentando que "todo lo relacionado con el caso de Laura Videla no lo tomarían porque los habían escrachado en el diario. No fue diferente la actitud de la Oficina Fiscal 11 cuyos empleados, bajo el mismo argumento y aduciendo que se "inhibieron” de entender en el caso, tampoco la tomaron y los derivaron a la Oficina Fiscal 15 de Carrodilla. Esto pese a no ser esa la jurisdicción que le corresponde a la casa de Videla, ya que vive Perdriel en la manzana E casa 1, donde se consumó el ataque.

"El grave hecho –según explicó a este medio la abogada de la mujer, Carolina Jacky– fue subestimado pese a que el hombre estaba armado y había gritado al momento de irrumpir en la vivienda que la encontraría dondequiera que esté y que la mataría”.

"Me cansé –dijo la letrada– de llamar a medio mundo para que interviniera en este caso y nadie respondió. Pero lo más grave es que en la Procuración de la Corte están enterados de lo que está sucediendo con la Oficina Fiscal 11, en este caso en particular, y no tomaron ninguna medida para revertir esta situación. Y esto es grave máxime si se tiene en cuenta que mi clienta está en riesgo. Además,convengamos: eso de que una Oficina Fiscal se inhiba es un absurdo porque no lo puede ni debe hacer, dado que están a nuestro servicio les guste o no”, lanzó la abogada.

También añadió: "El hombre, que ya violó la prohibición de acercamiento en cuatro oportunidades y se da el lujo de ir a la casa profiriendo amenazas, no fue detenido en ningún momento. Resulta que él es quien está más protegido, no mi clienta. Es la historia del mundo al revés”, concluyó indignada y preocupada .