INSEGURIDAD

Lo acribillaron por defender a su hermana

Un hombre de 29 años fue brutalmente asesinado de cinco disparos en Tucumán, luego de intentar proteger a su familiar de un sujeto que la golpeó y tajeó en la cara. El agresor fue detenido, pero allegados a la víctima le incendiaron el auto y la vivienda.
lunes, 31 de agosto de 2015 · 08:53
A sangre y fuego. Una reunión entre amigos desembocó en una pelea y un enfrentamiento a balazos en Tucumán ,que culminó con un joven muerto y, horas después, la quema de un auto y de la vivienda del supuesto homicida como represalia por parte de allegados a la víctima.

El enfrentamiento se produjo en la esquina de Belisario López y Juan Alfonso Carrizo, en la capital tucumana, donde un grupo de jóvenes se encontraban tomando bebidas alcohólicas, cuando una discusión terminó en una feroz pelea.

La violencia fue en aumento hasta que se produjo un tiroteo en el que sacó la peor parte Juan Esteban Torrena, de 29 años, quien recibió cinco disparos y falleció minutos después de ingresar al Hospital Padilla.

La víctima recibió un tiro en el abdomen, otro en el pecho y tres en una pierna. Según testigos, Torrena salió a defender a su hermana, quien fue golpeada y tajeada en la cara con un cuchillo por un sujeto conocido como El Oso, que posteriormente le disparó varias veces.

Otros dos jóvenes fueron heridos durante la refriega, pero se encuentran fuera de peligro, según lo informado por un vocero de la policía. Allegados de los heridos irrumpieron posteriormente en la casa del supuesto homicida, que se dio a la fuga, pero fue detenido anoche.

Los atacantes prendieron fuego al auto y las llamas alcanzaron a la vivienda, que se incendió antes de que lleguen los bomberos.

Venganza 

El Oso no estaba en la vivienda cuando la barriada, de más de 30 personas, comenzó a intentar quemarle la casa ubicada al fondo de un pasaje sin nombre a la altura de Marina Alfaro al 1.600. Pero antes de incendiar la vivienda, los vecinos descargaron su furia con un vehículo.

"Vinieron y comenzaron a romper el auto. Después le prendieron fuego. En ese momento me asusté, porque el auto de este muchacho funcionaba a gas y tenía miedo de que explotara. Además está justo frente a la casilla de gas de mi casa. Vi todo desde la ventana porque tengo una operación en la pierna”, explicó Lidia Abregú, quien para poder caminar tiene que apoyarse en un bastón.

Pero la furia iba en aumento y llegaron a prenderle fuego a la casa. Según la policía, que intervino para evitar un desmadre mayor, dentro de la casa de El Oso había una mujer y dos niños a quienes consiguieron rescatar antes de que avanzaran las llamas. La división Homicidios, a cargo del comisario Jorge Dib y el subcomisario Daniel Robles, tuvo que intervenir para que los bomberos pudieran trabajar.

Los propios bomberos debieron negociar con los revoltosos para poder apagar el siniestro. "Si no apagamos el incendio el fuego puede pasar a las otras casas”, les dijo una mujer bombero a un grupo de adolescentes entre quienes también había niños.

Al término de una extensa negociación en la que también intervinieron funcionarios judiciales de la Fiscalía 10ª, los bomberos pudieron entrar a la casa y sofocar el fuego bajo la atenta mirada de estos que no quisieron retirarse del lugar.

​En ese contexto, los policías arrestaron a un hermano de El Oso que también habría estado involucrado en la pelea que derivó en el homicidio. Ese sujeto, según se informó, cumple una condena con arresto domiciliario. En tanto, el principal sospechoso de esta causa tiene un frondoso prontuario en el que incluso estaría vinculado con la venta de estupefacientes.

Otras Noticias