Crimen de Pilar

El parricida habría violado el cadáver de su padrastro

Lo confió la abogada del hombre que, junto a su pareja, fueron detenidos hace un par de semanas, acusados de asesinar y descuartizar a sus padres.
lunes, 28 de septiembre de 2015 · 10:44

Leandro Acosta le confesó a su abogada que practicó necrofilia con el cadáver de su padrastro antes de descuartizarlo.

El parricidio de Pilar sumó un nuevo capítulo aberrante, gracias a la confesión que el imputado Leandro Acosta (25) le hizo a su abogada: el joven afirmó que además de canibalismo, practicó necrofilia con el cadáver de su padrastro.

"Tuvimos una entrevista fuerte, me pudo contar algunas cosas, pero en momentos se iba porque está sedado. Me relató que además de canibalismo existió necrofilia con el cuerpo sin vida de su padrastro, Ricardo Klein”, relató Mónica Chirivin, abogada del joven imputado.

"Él siente que este hombre le hizo mucho mal. Recordó que tanto Ricardo como Rosendo, que fue otro padrastro de él, abusaron de él”, dijo la letrada después de visitarlo en la Unidad Penitenciaria 34 de Melchor Romero.

Acosta está detenido desde el domingo 13 de setiembre acusado de asesinar, descuartizar e incinerar a su madre, Miryam Kowalczuk (52), y a su padrastro, Ricardo Klein (54).

El crimen lo habría cometido junto a su novia y hermanastra, Karen Klein (22). Así lo cree el fiscal de la causa, que mantiene a los dos jóvenes detenidos, a pesar de que la chica declaró que lo único que hizo fue limpiar la escena del crimen, porque Acosta la amenazó de muerte.

El caso
La historia conmovió a todo el país. Ningún vecino de la localidad de Del Viso, imaginó que Leandro Acosta y su novia, Karen Klein,  podrían ser los autores del parricidio que revolucionó todo el partido de Pilar. Pero ambos están detenidos, acusados de haber baleado al padre de ella y a la madre de él, haberlos descuartizado y, luego, carbonizar una parte de los restos y arrojar el resto a los seis perros de la casa.

Todo es materia de investigación por estas horas. Pero mientras la chica admitió haber participado en el crimen y lo justificó en el "maltrato" al que la pareja sometía a sus mellizos de 11 años, otras fuentes sospechan que detrás de la excusa de la intolerable tensión familiar -que los hermanastros incluso denunciaron ante la Justicia una vez consumado el crimen- se esconden añejos resquemores y un eventual interés económico: dinero (en la casa había 8.000 dólares) y la propiedad en la que vivía toda la familia.

Ahora otra revelación se suma al macabro hecho.