Mendoza

Imputaron al jefe de una banda que saqueaba cajeros automáticos en Guaymallén

Paulo Bustos ya está preso, acusado de haber robado $700.000 tras destrozar un aparato en una estación de servicios y otro en La Barraca.
sábado, 12 de marzo de 2016 · 13:56

El supuesto jefe de una banda de delincuentes que se dedicaba a saquear cajeros automáticos fue imputado esta tarde por dos hechos, mientras está tras las rejas, acusado de participar en un secuestro extorsivo. El primer robo ocurrió en diciembre de 2015 cuando se hizo con 700.000 pesos tras destrozar un cajero y el otro en febrero pasado, cuando intentó arrancar el cajero en un shopping. Ambos casos ocurrieron en Guaymallén.

Voceros de la Policía indicaron que hoy la Fiscalía Especial imputó a Paulo Bustos, de 27 años, como partícipe en el robo en grado de tentativa de un cajero automático ubicado en la Barraca Mall, el shopping emplazado en el Acceso Sur.

Alrededor de las 4 de la madrugada del 20 de febrero, cuatro delincuentes armados arrancaron con una linga de acero un cajero automático ubicado en el centro comercial. Ataron el aparato a una camioneta Toyota Hilux con una linga, lo arrancaron y lo trasladaron unos 7 metros.

Cuando el personal de vigilancia intentó detenerlos, los ladrones comenzaron a disparar. Sin embargo, no pudieron llevarse los cartuchos con dinero y huyeron.

Más tarde, la Policía encontró la camioneta abandonada e incinerada en la esquina de San Francisco del Monte y Bonfanti de Rodeo de la Cruz.

Si bien ese golpe resultó frustrado, en diciembre pasado la misma banda, que sería comandada por Bustos, logró alzarse con unos 700.000 pesos tras destrozar un cajero automático ubicado en una estación de servicios de Guaymallén.

Ese robo también ocurrió un sábado de madrugada y alrededor de las 4. Los ladrones llegaron a la estación de la Red Mercosur ubicada en el cruce de calle Tirasso y la lateral del Acceso Este. Portando armas largas y pistolas, fueron hasta el cajero automático del banco Macro que funciona en el lugar y comenzaron a golpearlo con una maza.

Al recibir el impacto, se activó la alarma del cajero por lo que policías a bordo del móvil 2712 se desplazaron al lugar. Al arribar encontraron a los delincuentes in fraganti. Al notar la presencia policial, los bandidos dispararon contra los efectivos y escaparon en una camioneta BMW de color blanco, según señalaron fuentes policiales.

En el lugar, los sabuesos hallaron y secuestraron la maza y el destornillador que habían utilizado los ladrones para destrozar el aparato y sustraer el dinero. Si bien no trascendió oficialmente la suma en efectivo que se robaron, fuentes ligadas a la investigación señalaron entonces a Los Andes que el monto rondaría los 700.000 pesos.

La camioneta utilizada en el hecho también fue encontrada carbonizada horas más tarde. El día, la hora y otros aspectos del modus operandi les permitió a los pesquisas saber que estaban tras los pasos de la misma banda.

Pero Bustos fue detenido en febrero, cuando se comprobó su participación en un secuestro extorsivo, por lo que fue encarcelado en Boulogne Sur Mer. Ahora, luego de tareas investigativas de la Dirección de Investigaciones de la Policía mendocina pudieron reunir los suficientes elementos de prueba que permitieron la imputación del joven en los dos atracos a los cajeros automáticos.