Ausencias: en la Argentina, se busca a más de 10.000 personas extraviadas

Las autoridades nacionales apuntan a consolidar el sistema federal, que apoya con recursos técnicos y humanos los pedidos judiciales en búsquedas de paraderos; los menores representan casi la mitad de los casos investigados en todo el país.
lunes, 14 de enero de 2019 · 22:40

En los últimos días se conoció la desesperación de una familia ante la fuga del hogar de una adolescente de 15 años. La inmediata difusión del caso permitió una positiva resolución de esa situación, ya que a partir de las imágenes de la menor transmitidas en medios y redes sociales se consiguió el dato clave: una mujer llamó para avisar que la chica podía haber estado en la Plaza Houssay, cercana a la Facultad de Medicina, y con esa información la policía revisó las cámaras de la zona hasta dar con el rastro de la estudiante. La adolescente volvió a su hogar 48 horas después de la denuncia por desaparición en Palermo. La angustia de esa familia se replica en otras en forma más común de lo que podría parecer. Esa chica apareció, pero en la Argentina hay 10.668 búsquedas activas de personas extraviadas.
 
El caso de la menor buscada en Palermo fue resuelto por la investigación de la Policía de la Ciudad, pero la magnitud de los eventos de extravíos de personas llevó al Ministerio de Seguridad de la Nación a consolidar una dirección específica para colaborar en las investigaciones de todos los distritos. El Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas fue creado en octubre de 2016 y desde ese momento recibió reportes de 21.613 casos emitidos por juzgados y fiscalías de todo el país. El 50,6% fue resuelto, la mayoría de las veces en forma similar a la usada para encontrar a la chica que había abandonado su hogar. En otras situaciones se apeló a mayores recursos técnicos y humanos aportados por las fuerzas federales, que colaboraron en 890 casos y lograron encontrar a 605 personas.

El 49% de las búsquedas es por menores de 18 años que dejaron de tener contacto con los familiares. Las autoridades nacionales explicaron que cada expediente tiene sus particularidades, por lo que no puede definirse cuántos adolescentes pueden haber sido víctimas de un delitos o cuántos de los buscados dejaron sus casas por propia voluntad, situación que los expone a numerosos riesgos. Consideran los funcionarios del área encabezada por Leticia Risco, directora nacional del sistema de búsqueda, que las primera horas son vitales para el avance de una investigación. Por eso, el ministerio conducido por Patricia Bullrich tiene previsto implementar el sistema conocido en el mundo como Amber, que emite alertas instantáneas a policías, juzgados, medios de comunicación y organizaciones sociales ante la denuncia por desaparición de un menor.
 
"Para nosotros es muy positivo encontrar a 10.945 personas que fueron registradas como extraviadas o desaparecidas; hemos llegado a esclarecer más del 50% de los casos de gente que era buscada hace años en todo el país", comentó la ministra Bullrich. Y agregó: "Hemos trabajado en estos años en la capacitación y formación de todas las fuerzas policiales y de seguridad, jueces y fiscales de todas las jurisdicciones para que las búsquedas sean más precisas y efectivas, algo que estamos logrando".
 
Denuncias sin demoras 

Esas capacitaciones incluyen un protocolo especial para tomar denuncias sobre personas desaparecidas, para que el receptor primario de la presentación -que en general se realiza en la comisaría más cercana al domicilio familiar- no olvide datos que pueden resultar importantes y se comunique el caso inmediatamente a una fiscalía. Las autoridades aclararon que no hay necesidad de aguardar determinado tiempo antes de hacer una denuncia por desaparición. Los datos sobre personas buscadas pueden transmitirse en el número telefónico 134.

En las charlas que mantienen los funcionarios nacionales con representantes judiciales se les explica, además, las capacidades disponibles en las fuerzas federales para colaborar en búsquedas. Todos los casos enviados al sistema federal de búsqueda por los juzgados -a veces no se pide asistencia, sino que solo se informa la situación- son transmitidos inmediatamente a todas las policías provinciales, a las fuerzas federales y a Migraciones. De acuerdo con la hipótesis de trabajo judicial, los investigadores locales pueden solicitar elementos técnicos, como georradares de la Gendarmería, perros rastreadores, drones, embarcaciones o detectives de la Policía Federal especializados en búsquedas. La decisión de usar materiales o recursos humanos queda siempre en manos del juzgado que lleva el caso, ya que el sistema federal no puede trabajar en forma autónoma.
 
Las autoridades nacionales trabajan ahora en la identificación de registros de personas señaladas como NN. Hay 7672 casos y se logró la identificación de 1743; en 77 casos figuraban en el sistema federal de búsquedas. No todas las situaciones de NN se refieren a personas fallecidas, sino que al menos en 35 oportunidades se identificó a personas que eran buscadas y estaban vivas, pese a ser catalogadas como NN. En febrero pasado se identificó a un hombre que estaba internado desde 2009 en Paso de los Libres y que figuraba como perdido en Santa Fe en 1991.