La pista narco en el brutal crimen del mago y su novia

En la casa de las víctimas dieron con un trozo de 150 gramos de cocaína y los pesquisas creen que Alex Ilusionista comercializaba la sustancia. En tanto, detuvieron al sospechoso que estaba prófugo.
miércoles, 30 de octubre de 2019 · 09:34

Los investigadores del doble crimen del mago y de su novia en la localidad bonaerense de San Fernando hallaron este martes cocaína y anotaciones en la casa del hombre en el barrio porteño de Parque Patricios, lo que hace sospechar a los investigadores que los homicidios pueden estar ligados al narcotráfico, informaron fuentes judiciales y policiales. Además, cayó el último prófugo que tenía la causa. 

“Encontramos 150 gramos de cocaína, balanzas, elementos para corte, cuadernos y anotaciones desprolijas de todo tipo que nos muestran que el mago también se dedicaba a esta actividad y movía grueso”, dijo a Télam una fuente judicial, para graficar que la venta de droga es uno de los móviles que se investigan.

Todos estos elementos fueron secuestrados hoy en una nueva inspección ocular realizada en La Rioja 1708 de Parque Patricios, la casa del mago Leonardo Fernández (53) -quien se hacía llamar “Alex Ilusionista”-, y de su novia Jéssica Alberti Cigola (24), ambos asesinados el jueves pasado.

La diligencia fue realizada por detectives de la Brigada de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad por orden del juez porteño Gustavo Pierretti, quien tiene a cargo la causa por el robo que hubo en esa casa, y del fiscal de San Fernando Alejandro Musso, quien investiga el doble asesinato.

 

 

El trozo de cocaína hallado en la vivienda de Alex Ilusionista.

 

La sospecha es que Fernández no sólo se dedicaba a animar fiestas privadas con sus shows de magia en countries de la zona de Nordelta y Benavídez, sino que también distribuía drogas en esos eventos, según confiaron a Télam dos fuentes de la investigación.

“Todo indica que llevaron al mago y a su novia engañados a San Fernando y que allí algo se salió de control. Los torturaron y asesinaron para que revelen dónde tenían el dinero. Se habla de unos 200.000 dólares”, confió a Télam uno de los investigadores.

Las fuentes recordaron que en el hotel de Quilmes donde el domingo fue detenido uno de los principales imputados, Rubén Andrés Grasso (37), dueño del departamento donde aparecieron los cadáveres de la víctimas, la policía secuestró 200.000 pesos, cocaína y el documento de identidad de Fernández.

En tanto, la policía bonaerense, la de la Ciudad y las fuerzas federales, buscaban este martes al único prófugo que tenía la causa, Roberto Juan Alegre (41), un hombre con antecedentes penales en la zona de Quilmes y Berazategui, y hermano por parte de madre del detenido Grasso.

El mismo fue detenido por los efectivos en horas de esta tarde en la zona sur del Gran Buenos Aires, informaron fuentes judiciales.

Los investigadores analizaban por estas horas videos de cámaras de seguridad tanto del departamento de San Fernando donde fue asesinada la pareja como de la casa de Parque Patricios de donde, según la investigación, los homicidas robaron alrededor de 200.000 dólares.

 

 

La escena del crimen en San Fernando.

 

 

Fernández y su novia fueron grabados estacionando su camioneta Ford EcoSport en la calle 25 de Mayo al 1100 de San Fernando y entrando por su propia voluntad a las 0.46 de la madrugada del jueves, al edificio donde luego fueron asesinados.

Esa misma madrugada los vecinos llamaron a la policía porque había ruidos que provenían de ese departamento, pero los efectivos que llegaron en un patrullero no detectaron ninguna situación extraña y se retiraron.

Mariela, la madre de la chica asesinada, aseguró hoy a la prensa que "la policía podría haberlos salvado a ella o a él" (por el mago), si hubiera hecho caso a la denuncia de los vecinos.

Unas 24 horas más tarde al primer video, es decir, la madrugada del viernes, quedó registrada por una cámara del barrio porteño de Parque Patricios, la detención del primer sospechoso entrando con la EcoSport de la víctima a su casa de la calle La Rioja 1708.

Allí fue donde empezó toda la investigación cuando a las 2 del viernes, la Policía de la Ciudad vio el portón del garaje abierto y detuvo al conductor de una camioneta Ford EcoSport que estaba adentro con las luces encendidas.

 

 

 

El sospechoso detenido, identificado como Alexis Miguel Bonnet, confesó que había sido contratado por dos hermanos para ir a “vaciar la casa”, la cual resultó ser del mago Fernández, al igual que el vehículo.

El detenido aportó una serie de datos y direcciones y, como el dueño de la vivienda asaltada no aparecía, el juez Pierretti, dispuso el viernes a la noche una serie de allanamientos ante la presunción de que el mago estuviera secuestrado.

En uno de esos procedimientos, realizado en la casa de Grasso, el departamento 2do. “A” de la calle 25 de Mayo 1147 de San Fernando, la policía halló los cadáveres de “Alex Ilusionista” y su novia.

Según las autopsias, el mago fue asesinado a golpes en la cabeza con un objeto contundente, mientras que a Alberti Cigola la mataron a puñaladas en el cuello, golpes en el rostro y tenía destruida la órbita de un ojo.

Con el hallazgo de los cadáveres, los homicidios quedaron a cargo del fiscal de distrito, Musso, quien intercambió información con el juez porteño y ordenó la detención del dueño de la casa, Grasso, y de su hermanastro Alegre.