Andes suspendió sus operaciones y se agrava la situación de 100 familias

La línea aérea dejará de funcionar hasta el 8 de noviembre, porque no puede pagar ni el combustible de sus aviones. Dramática situación de más de un centenar de trabajadores que no cobran hace cinco meses.
viernes, 1 de noviembre de 2019 · 09:40

Unos 160 pasajeros quedaron varados y sin respuestas anoche luego de que la aerolínea Andes informara, mediante un escueto comunicado, que suspendía sus operaciones hasta el 8 de noviembre inclusive.

Por esta situación decenas de personas esperaban a las 21, hora del embarque del último vuelo, en el hall del aeropuerto Martín Miguel de Gemes explicaciones. En vez de eso, solo se encontraron con un cartel que informaba: "Andes Líneas Aéreas informa a los señores pasajeros la cancelación de sus vuelos hasta el día 8 de noviembre inclusive. Comunicarse con el 0810-777-2633. La gerencia". Pero en la línea telefónica tampoco atendía nadie.

Del otro lado del mostrador, la situación es mucho más grave aún: más de 100 familias dependen de la empresa que hace cinco meses no les paga el sueldo ni les liquidó tampoco el aguinaldo de mitad de año. La situación de los trabajadores es desesperante.

Al parecer, la crisis económica de la empresa se agravó a partir de una deuda de 280 millones de pesos que el municipio de Puerto Madryn mantiene con la compañía por el servicio de vuelos que brindan hacia esa ciudad de la provincia de Chubut.

El Tribuno intentó ayer comunicarse con autoridades de la empresa, pero los intentos no tuvieron respuesta. Sí habló en cambio el delegado regional Norte de la Asociación del Personal Aeronáutico, Juan Pablo Armanino.

El referente de los trabajadores explicó a este diario que "Andes suspendió durante estos días las operaciones porque la empresa no tiene dinero para pagar el combustible", y remarcó que "a partir de mañana (por hoy) el personal queda con una deuda documentada de cinco meses de sueldo más el aguinaldo".

Armanino detalló que la situación tiene su origen en "una deuda de 280 millones de pesos que el municipio de Puerto Madryn y la provincia de Chubut como codeudora tienen con la empresa".

Explicó que "Andes recibía un subsidio de Puerto Madryn similar al que tenía en sus inicios con Salta. Y cuando el municipio dejó de pagar Andes siguió volando con dinero de su propia nómina, al punto que llegó a tener problemas económicos y hoy no puede pagar sueldos y, ni siquiera, el combustible para que los aviones despeguen".

"En su momento se le pidió al gobierno de Chubut que, como tiene regalías sobre el petróleo, vea la posibilidad de que le aseguren el combustible para seguir operando, pero lamentablemente esta gestión no prosperó", reveló el referente de los trabajadores y amplió: "El problema que tenemos ahora es que tanto el presidente Mauricio Macri como el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, no están dando soluciones a este tema", y que "nuestra cúpula gremial se reunió con el ministro de Economía y el gobernador de Chubut y con gente de la empresa, pero la plata no aparece".

Drama de los trabajadores

Armanino advirtió que "por esta situación hay más de 100 familias afectadas, porque Andes tiene base en Salta".

"Lo más duro de esto es que hay compañeros que están viniendo a comer al aeropuerto, al tiempo que mandan a sus hijos a comedores; compañeros que empezaron a hacer changas para comer e incluso muchos empezaron a vender sus muebles para alimentar a sus familias", reveló.

Además hay "casos de algunos que tenían camioneta y están haciendo fletes; otros que dejaron los departamentos o casas donde vivían porque no pueden pagar los alquileres y, los que pudieron, se volvieron a vivir con los padres o algún familiar, con sus familias a cuestas".

"Esto no pasó nunca", afirmó, aunque luego recordó que "un antecedente similar en Salta es lo que se vivió con Dinar en 2002, es lo peor que te puede pasar".

Cancelaciones

Anoche decenas de pasajeros llegaron en vano al aeropuerto internacional Martín Miguel de Gemes para embarcarse rumbo a Buenos Aires. Había incluso algunas personas que luego debían seguir viaje hasta Puerto Madryn. Pero no viajarán, porque la empresa suspendió sus operaciones y porque no tiene convenio con ninguna otra aerolínea como para reubicar a sus perjudicados pasajeros.

Una de las mujeres que esperaba anoche tenía que viajar en realidad ayer por la mañana para realizarse un estudio médico. Y su vuelo había sido reprogramado.

También esperaba un joven al que le vienen reprogramando su vuelo desde el martes.

Otra mujer, a la que también le cambiaron el vuelo de la mañana, tenía que llegar a Buenos Aires para luego combinar con la misma empresa y viajar a Puerto Madryn para participar de la fiesta de 15 de su nieta.

Decenas de casos sin respuesta y un final incierto.