Mendoza: la discusión por la imputabilidad de Pereg dilata la elevación a juicio

Un tribunal hizo lugar al pedido de la defensa de incorporar testigos y pruebas al expediente, dejando trunca la posibilidad de que la Fiscalía eleve la causa a juicio. En tanto, el israelí acusado de matar a su madre y su tía debió ser sacado de la sala por su comportamiento.
martes, 5 de noviembre de 2019 · 20:35

Una nueva audiencia por el doble crimen de Pyrhia Saroussy y Lily Pereg, las hermanas israelíes que fueron asesinadas a principio de año en Guaymallén, se desarrolló la tarde de este martes en los Tribunales provinciales y el acusado, Nicolás Gil Pereg, volvió a protagonizar un llamativo episodio.

Justo en un día en la que se podía dejar la causa al borde de la elevación a juicio, el imputado entró a la sala maullando descontroladamente y se decidió que se llevara a cabo la sesión sin su presencia.

Tras esa irrupción, que llamó la atención hasta a las partes de las demás salas en las que se desarrollaban audiencias, la defensa apeló ante el Tribunal Penal Colegiado Nº1 –compuesto por Eduardo Martearena, Rafael Escot y Luis Correa Llano– el rechazo a la incorporación de una serie de testimoniales y una prueba que consideran clave para determinar la imputabilidad o no de su cliente.

 

Por su lado, la Fiscalía de Homicidios –representada por Claudia Ríos y Fernando Guzzo– pidió que no se hiciera lugar a los pedidos de la defensa porque los consideraba improcedentes.

Asimismo, aseguró que ya no queda prueba por producir en la causa, por lo solicitaron que el tribunal tomara una decisión sobre la imputabilidad de Pereg. El objetivo de los fiscales era poder elevar la causa a juicio en caso de que los jueces determinaran que fue consciente de los actos que cometió y que está en condiciones de seguir afrontando el proceso.

Tras un breve cuarto intermedio, los magistrados regresaron a la sala y comunicaron que hacían lugar a la incorporación de pruebas y testimoniales solicitadas por los defensores Maximiliano Legrand, Marcos Segovia y Lautaro Brachetta.

De ese modo, deberán declarar en el expediente los médicos psiquiátricos del Cuerpo Médico Forense que analizaron a Pereg, así como también el perito de parte presentado por los defensores.

 

 

A estos se sumarán las testimoniales de un viejo amigo del israelí, una ex novia y otros conocidos. Y también se admitió la incorporación al expediente de una sentencia de desalojo contra Pereg cuando residía en un instituto en el que estudiaba, por tener comportamientos “extraños y bizarros”, describieron los propios defensores.

El argumento en el que se apoyaron los jueces para admitir esta serie de elementos fue que los propios especialistas del CMF sostienen que para determinar correctamente la imputabilidad de una persona debe realizarse un diagnostico retrospectivo, a fin de conocer cuál era el comportamiento del acusado previo al hecho que le imputan.

Con esa nueva prueba por producir, el tribunal consideró “incorrecto” el pedido de la fiscalía para que los jueces definan si Pereg es imputable.

También señalaron que debe ser el Ministerio Público Fiscal el que defina esa situación mediante los elementos reunidos.

De ese modo, la posibilidad de una elevación a juicio antes de fin de año empezó a verse como una posibilidad lejana y, una vez más, la causa vuelve a dilatarse.

El caso

Pyrhia y Lily llegaron a Mendoza el viernes 11 de enero y alquilaron un departamento en el centro de Ciudad.

El sábado 12, las mujeres salieron con Pereg y tomaron un colectivo para dirigirse a la casa de este, en las inmediaciones del Cementerio de Guaymallén. A partir de ese momento, las hermanas no volvieron a ser vistas.

Pereg fue el encargado de hacer la denuncia por la desaparición pero, con el pasar de los días, se transformó en el principal sospechoso.

Tras casi dos semanas de investigación se constató que manchas de sangre halladas en su propiedad pertenecían a las mujeres, razón por la que el viernes 25 fue detenido.

 

En tanto, los cuerpos de Pyrhia Saroussy y Lily Pereg fueron hallados el sábado 26 en la vivienda de Pereg. Los restos de las hermanas israelíes se encontraban enterrados, tapados con piedras y tierra en el interior de una obra en construcción, en el fondo del predio, con sus pasaportes, en un pozo de poco menos de dos metros de profundidad.

Pereg está imputado por homicidio agravado por el vínculo y homicidio agravado por el uso de arma de fuego, que prevé una pena perpetua.

 

El Sol

Galería de fotos