"Pa, perdoname", las últimas palabras del joven asesinado por la espalda por un policía

Santa Fé-Walter Salcedo, el padre de Lautaro, recordó el duro momento de encontrar a su hijo muerto por un colega.
miércoles, 6 de noviembre de 2019 · 10:48

Hace unos días atrás, un subcomisario mató a balazos a un joven de 17 años que intentó asaltar a una anciana en el barrio Guadalupe Oeste de Santa Fe. El ladrón fue identificado como Lautaro Salcedo, era hijo de Walter Salcedo, un policía que presta servicio en la comisaría 9.

"Me asomé por la ventanilla y vi a mi hijo tendido boca abajo, me agarré la cabeza con las dos manos y me arrodillé a su lado. Lautaro decía 'me duele mucho la panza'. Su mano estaba fría y ahí me di cuenta de que estaba malherido", recordó  en TN Saucedo, sobre el último diálogo con tuvo con su hijo.

El joven intentó asaltar a una anciana, no tuvo éxito ya que la misma se resistió, se apiadó de él y le dio plata de su billetera, él tomó esos billetes. Para su desgracia, justo un subcomisario estaba de civil cumpliendo con una custodia en forma irregular a tan sólo metros del atraco, cuando vio todo salió corriendo atrás el ladrón a quien abatió de un tiro por la espalda.

Walter venía justo manejando cuando se cruzó con un operativo en el que había una persona herida. Frenó su auto para ver si sus colegas necesitaban ayuda y ahí lo vio. Lautaro estaba malherido y falleció en la esquina de Belgrano y Risso.

"Le dije que se quedara tranquilo y me contestó: 'Pa, perdoname'. Me pidió disculpas por la clase de persona que soy yo, por los valores. Le dije: 'Yo te cuido'", agregó en una entrevista con Aire Santa Fe.

Francisco Aldo Olivares, el subcomisario que se hallaba vestido con ropas de civil cumpliendo un servicio adicional como custodia de un repartidor, advirtió que se estaba cometiendo un asalto y que se acercó para intervenir en busca de ayudar a la mujer.

Salcedo aclaró que no insultó a Olivares, ni lo increpó y que no tiene ningún sentimiento de venganza hacia él. Mientras tanto, el subcomisario fue imputado con prisión preventiva por los delitos de "homicidio calificado por el uso de arma de fuego, por alevosía y por haber abusado de su función como miembro integrante de una fuerza de seguridad".

"No se puede permitir, como miembro de las fuerzas de seguridad e integrante de la sociedad, que se tome justicia por mano propia, porque estamos en una democracia en la que existe los tribunales y los brazos, que somos nosotros", indicó Saucedo.