Once presos se fugaron de una comisaría e investigan si hubo complicidad policial

El lugar está habilitado para 12 detenidos pero había 52. Buscan determinar si los reclusos contaron con ayuda de los agentes.
jueves, 7 de noviembre de 2019 · 09:15

Once personas que estaban detenidas en la comisaría tercera Quilmes Oeste se fugaron cuando uno de los policías de la dependencia abrió la celda para darles la comida. Según contaron a TN fuentes de la causa, otros efectivos intentaron bloquearles el paso en la puerta pero no lograron detener la carrera de los presos.

Sin embargo, la justicia investiga si hubo complicidad policial de la sede que comanda el comisario Miguel Coch. La prensa local advirtió que se viralizan alertas entre los vecinos por la presencia de los prófugos en el barrio.

Según la versión de los policías, la fuga ocurrió cuando uno de ellos fue a los calabozos para pasar la comida. En el interior, uno de ellos lo empujó y el efectivo se cayó al piso. Los reclusos salieron corriendo, sin que ningún otro uniformado pueda detenerlos, y abrieron un portón que estaba sin llave. Luego, siguieron su escape.

 

Por el momento, serán desafectados el comisario, el segundo jefe, el oficial que no cumplió su tarea, el agente que llevó la comida a los detenidos y otro efectivo que tuvieron responsabilidad, en diferente grado, en la huida.

Cuando todo sucedió, el comisario se encontraba en su despacho, junto a su segundo, Rubén Banegas. Según detalla el parte, ambos fueron alertados por el ayudante de guardia. Los jefes fueron a los calabozos y se entrevistaron con el policía que dejó escapar a los detenidos. Se trata de un joven de 23 años, de apellido Castillo, que les relató lo que sucedió y les aclaró que, de inmediato, se levantó y cerró la puerta.

Un solo policía tuvo la reacción de perseguir a los evadidos. Se trata del oficial Yolan, que los corrió hasta la calle Aristóbulo del Valle donde vio cómo un grupo se subió a un Renault Megane gris y escapó. El agente dijo que les disparó con su arma reglamentaria, pero no llegó a ver la patente.

Aunque aún no se tomaron medidas reglamentarias, el relato de los policías no convence a Asuntos Internos ni a la fiscal Karina Gallo, que ordenó la recaptura de los detenidos y la declaración de todo el personal.

Fuente: TN