Duro intercambio de acusaciones e insultos en el juicio oral por la ruta del dinero K

Dos ex asesores de Báez afirmaron que el ex dueño de “La Rosadita” Federico Elaskar, tiene “inestabilidad emocional”, luego de haber sido acusados de “mafiosos, delincuentes y estafadores”.
jueves, 12 de diciembre de 2019 · 00:37

Los ex asesores de Lázaro Báez, Daniel Pérez Gadín y Jorge Chueco, mantuvieron hoy un duro intercambio de acusaciones contra el ex dueño de la financiera SGI (“La Rosadita”), Federico Elaskar durante otra audiencia del juicio oral por la ruta del dinero K. “Mafiosos y brutos” les espetó Elaskar al contador Pérez Gadín, al abogado Chueco y a Báez. La réplica no tardó en llegar cuando horas más tarde, Chueco afirmó que el financista tiene “inestabilidad emocional”, entre otras frases descalificativas. En un intento por politizar el caso, Pérez Gadín y Chueco parafrasearon dichos del presidente Alberto Fernández y de la vicepresidenta Cristina Kirchner.
En principio, iba a declarar el dueño de Austral Construcciones pero argumentó que había sido notificado con retraso en la cárcel de Ezeiza y no se hizo presente.
El debate giró sobre si la venta de SGI, a mediados del 2011, de parte de Elaskar a las empresa Ser Norte, primero, y Helvetic Services Group, después fue hecha bajo amenazas antes de sacar ilegalmente, según la acusación fiscal, y luego repatriar 60 millones de dólares de Báez. El director de Helvetic, Néstor Ramos, está prófugo en la causa que instruyó el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuán.
En su ampliación de indagatoria, Pérez Gadín -quien está detenido con prisión preventiva hace casi 4 años- negó haber lavado dinero, criticó a Elaskar y a su ex socio Leonardo Fariña. También negó haber amenazado a Elaskar para que venda SGI, que había empezado a manejar dinero de Báez que traía Fariña, y menos a “su novia Melany”, que reformó las oficinas de “La Rosadita” en Madero Center antes de que el grupo de Báez tomara su control. Dijo que solo movió dinero de los Báez que “ya estaba en el exterior” a cuentas del banco Lombard Odier de Suiza. Pérez Gadín terminó parafraseando la cita de ayer del presidente Alberto Fernández al decir que quería un “Nunca Más” para “acusaciones políticas” como la suya.
Elaskar, vestido de camisa y corbata, dijo que antes de trabajar con Fariña había heredado “diez millones de mi padre, que tenía denuncias de evasión, y se terminó suicidando”. Destacó que proviene de una familia con dinero -su padre manejó Vademécum, una empresa de limpieza- y que , en cambio, “Pérez Gadín tenía un tugurio sobre la calle San Martín y cuando se mudó me robó un Audi blindado y su hijo jugaba a la play Station con la TV de mi oficina”. Dijo que es injusto que él estuviera acusado de “8 cargos de evasión y Báez solo de 2”. “Son delincuentes y estafadores que jugaron con la desesperación y el miedo”, aseguró Elaskar ante el TOF 4. “Yo hice cagadas pero no lavé dinero. Me cagaron con la venta de SGI”, añadió Elaskar.
Cuando tomó la palabra Chueco -quien estuvo prófugo unos días antes de entregarse al juez Casanello- dijo que “Elaskar es inteligente, sabe lo que habla pero tiene estabilidad emocional”. Negó haber lavado dinero o “ser parte de una mafia como dijo Elaskar”.
El abogado de Báez afirmó que la venta de “La Rosadita” la hizo Elaskar con el asesoramiento de “su abogado Caracoche” y negó que el banco Lombard Odier “fuera un bancucho”. Además, resaltó que el banco Safra, desde donde se repatrió el dinero en el 2013 -después del programa Periodismo para Todos de Jorge Lanata que reveló el caso- le dio una línea de crédito a los Báez.
Chueco dijo que “se vulneraron las condiciones de recepción de la documentación” que envió la Justicia suiza confirmaron la operación financiera y aseguró que el juicio “es parte de la guerra político-mediática”, en alusión al concepto de “Lawfare” que intenta instalar la ex presidenta Cristina Kirchner. Chueco también criticó a las diputadas Elisa Carrió y Graciela Ocaña y al fiscal Juan José Campagnoli, quien tuvo la investigación original del caso.
A principios de mes, el Tribunal Oral Federal (TOF) 4 -que preside Néstor Costabel- había dispuesto el cese de la prisión preventiva de Pérez Gadín.
Sin embargo, el Tribunal dispuso que la libertad de Pérez Gadín "no se haga efectiva" por encontrarse a disposición del juez que lo investiga por la compra-venta del campo del Entrevero, en Uruguay, por presuntas maniobras de blanqueo de 14 millones de dólares.
En tanto, el mismo tribunal prorrogó por cuatro meses más la prisión preventiva de Báez en la causa de la ruta del dinero K.
Los jueces del TOF 4 le extendieron la prisión preventiva que vencía hoy hasta el 5 de abril del 2020, día que el empresario contratista de obra pública cumplirá cuatro años detenido sin condena, cuando se supone terminará este histórico juicio oral.
Hace dos semanas, Báez había sido indagado en el juicio oral, durante el cual sostuvo que fue víctima de supuestas presiones por parte de funcionarios del gobierno del ex presidente Mauricio Macri para que acusara a la ex presidenta Cristina Kirchner y admitiera ser testaferro de sus bienes. Un alegato parecido al de Pérez Gadín y Chueco. clarin.com