La Justicia uruguaya extraditará al acusado del crimen de Yadón y Olivares pero no podrá ser condenado a perpetua

Juan Navarro Cádiz es el principal sospechoso de haber matado a balazos al diputado Héctor Olivares (foto) y al funcionario Miguel Yadón
martes, 14 de mayo de 2019 · 21:58

La Justicia uruguaya aceptó hoy extraditar a Juan Navarro Cádiz, acusado por los asesinatos del diputado radical Héctor Olivares y el funcionario riojano Miguel Yadón, mientras que en el país se ampliaron las indagatorias de los otros cinco detenidos.  Navarro Cádiz, quien estaba dentro del vehículo al momento de los disparos, fue detenido en Uruguay el viernes último, un día después del crimen.

"El juez dictó sentencia de extradición" que fue "consentida por las partes (defensa, imputado y fiscalía)", explicó el fiscal del caso en Montevideo, Juan Gómez, y señaló que la aceptación del imputado permite un proceso más rápido.  La partida del ciudadano argentino de suelo uruguayo "depende de la aceptación de las condiciones que impuso el juez" del caso en Uruguay, explicó Gómez, en particular que no sea condenado a cadena perpetua, una pena que no está contemplada en la legislación local.

Las imágenes de las cámaras de seguridad muestran que tras los disparos, del auto sale Juan Jesús Fernández, uno de los detenidos, y luego aparece un segundo hombre, Navarro Cádiz, quien arroja vainas servidas en un recipiente de basura. En tanto, Fernández y los otros cuatro detenidos en el país ampliaron sus indagatorias por doble homicidio agravado por alevosía por el estado de indefensión de las víctimas, delito que prevé la pena de prisión perpetua.

Se trata de Fernández, el dueño del vehículo que aparece en las imágenes; su hija Estefanía; Miguel Fernández; Rafael Cano Carmona; y Luis Carmona. El juez de instrucción Mariano Iturralde debe definir ahora la situación procesal de cada uno y también la de Navarro Cadiz, que aguarda su extradición desde Uruguay.

Hasta el momento, Navarro Cadiz es el más implicado en el hecho, ya que el resto de los acusados lo señaló como el autor de los disparos desde el interior del vehículo.  Además, en su departamento se secuestró el arma calibre 40 que se utilizó en el ataque, según las pericias de la Policía Federal.  Mientras tanto, el juez intenta peritar los teléfonos del Olivares y Yadón para saber si habían recibido amenazas o bien tienen algún elemento que los vincule con los atacantes.

Es que la única versión que hasta el momento refleja el expediente y por la única versión que dan los propios implicados, los disparos fueron a raíz del consumo de alcohol y drogas por parte de Cadiz y no hubo planificación ni conocimiento previo ni del diputado ni del funcionario. Debido a que aún son inciertos los motivos, las indagatorias apuntan a recolectar más medidas de prueba y establecer si actuaron los atacantes por alguna razón.

La Policía no logra establecer un motivo

El jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, aseguró este martes que todavía no está determinado el móvil del ataque que derivó en el fallecimiento de Olivares y Yadón. "No tenemos ninguna certeza respecto a los móviles o motivos del ataque por ahora, pero los autores del hecho están todos detenidos. El ataque fue planificado, porque tenemos corroborado en la investigación que estuvieron reunidos previamente", expresó el funcionario nacional. 

En declaraciones a radio La Red, Roncaglia añadió: "Se analizan varios móviles, no nos quedamos con una sola hipótesis, pero hasta ahora no se encontró conexión entre los autores del atentado y las víctimas".  "Estamos trabajando con las pericias, con teléfonos y computadoras secuestradas, se realizaron en Uruguay los trámites legales para lograr la extradición de uno de los detenidos, y se está trabajando con el resto de las pericias", indicó Roncaglia.

Y agregó: "Lo urgente era lograr la aprehensión de los autores y ese objetivo se logró en menos de 48 horas; encontramos el arma. Ahora trabajamos con tranquilidad para lograr los elementos de prueba necesario".