Se durmió con su bebé de 2 años y al despertarse, su mejor amiga la estaba violando

“Me desperté en una situación que no podía creer”, dijo Ruth Pérez. La mujer realizó la denuncia contra la madrina de su pequeño.
jueves, 20 de junio de 2019 · 10:01

La confianza entre Ruth Pérez y su amiga era algo inquebrantable: tras compartir años juntos durante la infancia, volvieron a reencontrarse en 2016. Además, la convirtió en la madrina de su hijo. Sin embargo, todo cambió en una tarde de febrero, cuando Ruth la invitó a comer un asado familiar en su casa de Villa Elvira. Y tras el almuerzo, ella se quedó dormida junto a su pequeño de dos años.

“Mi hijo estaba muy cansado y lo fui a dormir. Le di el pecho y al rato yo también me quedé dormida. Me desperté en una situación que no podía creer”, relató la mujer a C5N.

Cuando abrió los ojos, Ruth se encontró con una aterradora escena que jamás olvidará: su mejor amiga la estaba violando. Inmediatamente, dio un salto y la empujó, protegiendo al niño. “Vamos a ir ya para tu casa, de esto se van a enterar tu mamá y toda tu familia. Esto lo denuncio, no va a quedar acá. O te interna tu mamá en un psiquiátrico o te interno yo“, dijo.

“Hizo a mi hijo partícipe de la situación de abuso. Había tomado alcohol pero estaba consciente. Tenía una cara de perversidad para con el nene, como diciendo ‘mirá lo que estoy haciendo a tu mamá'”, recordó, entre asco y horror.

Una vez en la casa de su amiga, no tuvo una buena recepción: “Fui a hablar con su mamá pero no me creyó y empezó a amenazarme a mí y a mi familia. Si yo contaba algo, ellas me iban a desprestigiar diciendo que yo había tenido una relación con el presidente del Colegio, que le iban a contar a su esposa, que iban a hacer que me echaran del trabajo y un montón de cosas más”, dijo al sitio 0221.com.ar

Sin embargo, las cosas empeoraron: “Después de haber discutido con esta señora. De repente sentí unos ruidos, como si fueran tres piedrazos. Miré por la ventana y vi una hilera de fuego en el techo del comedor de mi mamá”.

“Tuve que empezar a ir al psiquiatra, debido a las pesadillas y sueños recurrentes”, dijo Ruth, quien ya realizó la denuncia correspondiente en el Gabinete de Delitos contra la Integridad Sexual de la DDI La Plata.

 

Diario de Cuyo