"Mi hija tenía 15 años, festejaba el Día del Amigo y la mataron"

Rosario- Lo dice el padre de Tiziana López, baleada desde un auto el domingo tras salir de un pool. Los disparos eran para un hombre que estaba allí y también murió.
martes, 23 de julio de 2019 · 09:44

Los hombres lloran poco, les cuesta. Un ronquido, un acto imposible por frenar las lágrimas y al final el desahogo, la impotencia: el llanto. Para Alejandro López, padre de Tiziana, la chica de quince años asesinada el domingo por la mañana en Arijón y Balcarce, la vida está partida. Tiziana no conocía al otro muerto, Gustavo Candia, y estaba en esa esquina con tres amigas esperando un remís. Una primera información ligaba a Tiziana con el entorno de la Banda de Los Monos. La familia lo desmiente de manera rotunda: "Ella tenía quince años, era un sol, con un sonrisa increíble, ni sabía quienes son Los Monos estos, ni ella ni mi familia. En mi casa todos trabajamos, somos gente honesta. Mi hija estaba ahí festejando el día del amigo y la mataron", dijo Alejandro, y lloró por tercera vez

El incidente fue el domingo a las 6 de la mañana. Tiziana había ido a bailar al bar Roma, de Pellegrini y Maipú. Silvina, su madre, contó que no iba a ir. "Estábamos con amigas festejando el día del amigo y las amigas le mandaron mensajitos. Como la llevó el padre fue. Ahí iba a estar con sus amigas (Camila G; Carla R y Berenice V.). Pero como había mucha gente en "Roma" me mandó un mensajito por el celular y me dijo que iban a otro lado a tomar algo. Así llegaron al bar «Pool 8», que ni lo conocían", dijo la madre y también lloró. Intenta no hacerlo, ser fuerte y se desarma en lágrimas.

La coincidencia

Fue un atentado irracional en el que también murió Gustavo Candia, 35 años, este sí con vínculos con Los Monos. Las amigas de Tiziana contaron que en el bar estuvieron una media hora y decidieron irse. Salieron y fueron hasta la esquina de Arijón y Balcarce a esperar un remís. Mientras estaban ahí se acercó Candia y les dijo que era dueño del bar y que no se fueran, que las invitaba un trago. Las chicas lo miraron y nada más. No tuvieron tiempo de mucho. Un auto blanco que estaba parado a pocos metros de la esquina se acercó y disparó una metralla al grupo, "de todas la única que se quedó parada, como que no entendió nada, fue Tiziana", le dijo a Alejandro otra de las adolescentes. Tiziana recibió un tiro en el tórax y murió horas después en el Hospital de Emergencia Clemente Alvarez.

Gustavo Candia fue llevado al Hospital Roque Sáenz Peña, donde falleció a poco de entrar. Lara Berenice V., de 17 años, tenía una herida en la pierna. Carla R, de 18, tuvo un roce de bala. Camila G, de 18, recibió un disparo en un brazo. Las dos primeras viven en barrio Las Flores y la última en Muñoz al 400. Ninguna sobreviviente vio a los atacantes porque estaban de espaldas al ser heridas.

"Ni lo conocían a este muchacho", dijo Alejandro, que es un hombre robusto y de trabajo. "Somos buena gente. Al velorio vinieron los amigos de Tiziana, las amigas del colegio, la vicedirectora de la escuela Luis María Drago — que se mantuvo cerrada por duelo en el turno mañana— los amigos de mis hijos, todos".

Alejandro es entrenador de fútbol y trabajó de taxista hasta hace unos meses. Su familia estaba conformada por Tiziana, Melanie, que estudia Magisterio, Brian y Thiago, que juegan al fútbol en distintos clubes. "Cuando pasó lo que pasó no tenía plata para el funeral y el representante de mi hijo, además de los integrantes de una comparsa en la que bailaba Tiziana y hasta desde el club Newell's Old Boys nos ayudaron mucho".

Tiziana integraba la comparsa "Los Herederos", de zona sur. Su familia vive desde siempre en el Barrio de la Carne. "Todos nos conocen en la zona, ni mi hija ni nadie es gente de la noche. Nada que ver, estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado. Me pregunto que hubiera pasado si no iba a Roma, si me hubiera llamado para irla a buscar, cosa que hago siempre. Me pregunto y me culpo", aseguró Alejandro en busca de respuestas vacías.

Lucas, primo de Tiziana, es bailarín y la recuerda como "una chica hermosa, sin maldad, de una inocencia total. Lo que mas recuerdo es su sonrisa y cómo le gustaba bailar. No entendí nada cuando se dijo que era una cosa de drogas. Mi prima sólo estudiaba y era una chica hermosa".

El 30 de abril Tiziana cumplió quince años y la familia pensaba celebarlo en octubre. "Ella no quería que se lo festejemos y que con ésa plata se construyera otra habitación para ella en casa, por que dormía con el hermanito más chico", contó su padre.

El mismo domingo trascendió desde distintas fuentes de la investigación que este atentado integra una secuencia que implica el recrudecimiento de la pelea de organizaciones criminales. Ciertos indicios ligaban a Candia con gente allegada al clan "Los Monos" "Ni Tiziana, ni yo, ni mi familia conocemos a nadie de esa familia. Ella fue una víctima totalmente inocente, era para el otro muchacho la cosa", dijo Alejandro.

La familia López es unida y sólida. Ayer enterraron a Tiziana y no comprenden, por que es imposible, que en esta guerra mueran inocentes, como si la ciudad toda fuera un teatro de operaciones de escaramuzas a la que la familia López nunca temió. "Somos gente honesta, nunca pensamos que esto podía pasar ¿Por qué?", se preguntan sus tío y primos. Tomaron una decisión, movilizarse con todos los amigos de la familia y de Tiziana al Centro de Justicia Penal. "Queremos saber quién fue. Queremos justicia", dijo Alejandro López.

 

La Capital