"Durmió esa noche en unos cajones con una lona porque lo echaron", contó la hermana del nene apuñalado en Santa Fe

El testimonio de la hermana del nene asesinado en Recreo da cuenta de una historia de maltrato infantil. Afirmó que lo golpeaban tanto su padre como su madrastra.
sábado, 6 de julio de 2019 · 16:26

Un crimen aberrante al que se suma un trasfondo de pobreza estructural y maltrato infantil. Pasan las horas y el estupor por el asesinato de Diego Román, de 12 años, a quien mataron de 30 puñaladas, va dando lugar a nuevos testimonios que, si bien deberán ser investigados y analizados por la Justicia, van develando la dura vida del nene.

Su hermana Juliana, en la puerta del velorio, confió al móvil de Litus y LT10 que Diego era maltratado por su padre y su madrastra. "Mi hermano se escapó por culpa de mi papá y la mujer porque ellos le pegaban y lo maltrataban. Yo viví con ellos, sé lo que es que te maltraten y te peguen", relató la adolescente de 16 años.

"Me fui de esa casa, no quise vivir más con ellos", continuó Juliana. "Diego le contó a sus amigos que le pegaban, y ellos me contaron a mi. El se llevó ropa antes de ir a jugar a la pelota porque ella lo corrió de la casa", detalló.

Juliana se refiere a la tarde del miércoles, cuando el nene no regresó de la escuela a su casa, hecho que después fue denunciado por su padre para comenzar la búsqueda.

El hallazgo del cuerpo de Diego en un descampado de difícil acceso en el Barrio Comunal 3 en la ciudad de Recreo, Santa Fe, estuvo revestido de un horror particular. Su padre, Julio, de 35 años, había denunciado su desaparición el miércoles último, había asegurado a la Policía que su hijo se había ido de la escuela esa mañana y que no había vuelto. Dijo que tenía pantalón rojo corto, zapatillas blancas, remeras manga larga blanca. No habló de las medias. Cuando lo encontraron, el cadáver de Diego estaba desnudo: solo tenía puestas las medias. También, tenía 30 puñaladas en todo el cuerpo.

Sin embargo, la joven contó que los amigos de Diego le dijeron que "armó una casita con dos cajoncitos y una lonita para pasar la noche. Estuvo ahí, con una cobijita y un pullovercito de él. Cerca de las 21 lo vieron corriendo, no entiendo entonces cómo apareció en otro lado muerto", se preguntó.

"Sentimos un dolor tan grande y feo cuando nos dijeron que estaba muerto", manifestó Juliana. "Va a ser difícil recordarlo, nos peleábamos, estábamos juntos, le cocinaba, le lavaba la ropa, no sé como voy a hacer".

En el testimonio Juliana remarca que tiene otros dos hermanitos menores, "queremos que los saquen de ahí, que no estén más en esa casa, no quiero que a mis hermanitos más chiquitos también les pase una desgracia".

Además, agregó que otra de sus hermanas, de nombre Lucía, cuando se fue de la casa hace un par de años hizo la denuncia por violencia familiar, tanto del padre como de la madrastra, contra todos ellos. 

Fuente: LT10 (Radio de la Universidad Nacional del Litoral)