Rosario: acribillaron a balazos en Tablada al hijo de un policía condenado en la causa Los Monos

La víctima, un hombre de 32 años, fue baleado en Garibaldi al 300. Era hijo de un suboficial que fue sentenciado a siete años de prisión por pasarle información al clan Cantero. Se trata del crimen número dieciséis del año.
martes, 14 de enero de 2020 · 09:55

Un hombre fue asesinado a balazos ayer en barrio Tablada, en un crimen con sello sicario. La víctima recibió varios impactos de bala que fueron disparados desde un automóvil en movimiento. Fue trasladado de urgencia al Hospital Roque Sáenz Peña, donde, pese a los esfuerzos de los médicos, murió a poco de llegar.

En horas de la noche de ayer un automóvil Renault Clío pasó a baja velocidad frente a la casa ubicada en Garibaldi al 300, en la zona sur de la ciudad. Desde el interior del vehículo efectuaron varios disparos de arma de fuego contra la vivienda. En el lugar estaba Angel Adrián Avaca, de 32 años, quien resultó gravemente herido.

Según la información policial, Abaca recibió cinco impactos de arma de fuego en distintas partes del cuerpo, que le causaron la muerte. A cargo del caso se encuentra el fiscal de Homicidios Dolosos, Luis Schiappa Pietra, quien ordenó el levantamiento de rastros y el relevamiento de cámaras de videovigilancia en el lugar del tiroteo.

La víctima era hijo de un suboficial que prestaba servicio en la comisaría 15ª y fue apresado en junio de 2013, en el marco de una investigación sobre la connivencia de efectivos policiales con las bandas narco. La detención fue dispuesta por el juez Juan Carlos Vienna, en la causa por el crimen de Martín "Fantasma" Paz.

Se trata de Angel Albano Abaca, alias "Chichito", quien en abril de 2018 fue condenado a siete años de prisión, por asociación ilícita, cohecho y encubrimiento. En el juicio se constató que le brindaba información confidencia a los miembros de la banda que lideraba el clan Cantero.

Se trata del asesinato número dieciséis que se registra en la ciudad en los primeros catorce días del año. La ola de violencia que asola a la provincia motivó que el jefe de la Policía de Santa Fe, Víctor Sarnaglia, autorizara a los efectivos de la fuerza a tener el arma lista para disparar -con una bala más en la recámara- para actuar en casos de inseguridad.

Ayer el gobierno nacional se comprometió a enviar tres mil efectivos de las fuerzas federales para reforzar la seguridad en los puntos calientes del territorio provincial. Se espera que personal de Gendarmería, Policía Federal y Prefectura Naval se despliegue en la ciudad a comienzos de la semana próxima.

Valorar noticia