Salta: por las bolsas, funcionario de Bolivia dijo que allí se cargó el jet con cocaína

“Claramente la droga es boliviana, salió de aquí”, afirmó el ministro de Gobierno. Siguen las repercusiones por el avión que partió de Salta y fue interceptado en México.
sábado, 1 de febrero de 2020 · 10:28

Para el ministro de Gobierno de Bolivia, Arturo Murillo, casi no hay duda: la droga que se incautó en un jet privado en México fue cargada en tierra boliviana. No pasó por alto las características de las 32 bolsas en las que se pusieron más de 800 kilos de cocaína.

"Claramente la droga es boliviana, parece ser que salió de nuestro país porque las bolsas encontradas en el avión son fabricadas aquí, en Bolivia", afirmó Murillo.

Su expresión refuerza la hipótesis que tiene el Área de Delitos Complejos de la Unidad Fiscal Salta: la cocaína se depositó en el lujoso avión luego del paso por el aeropuerto salteño. Esa misma línea maneja la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Un jet privado arribó la noche del lunes al aeropuerto Martín Miguel de Güemes proveniente de México. Viajaban dos pilotos bolivianos, Miguel Ángel Blásquez Vallejos y Aldo López Matienzo, con la excusa de buscar a dos pasajeros, cuyas identidades luego se confirmó, eran truchas.

El paso en Salta

El avión estuvo estacionado nueve horas en el aeropuerto local, los pilotos se fueron a dormir a un hotel y luego partieron el martes a las 5.48 en el jet matrícula N18ZL tipo Gulfstream (GLF3) rumbo a México. Antes cargaron 13 mil litros de combustibles a nombre de la empresa Jetex. Tenían como destino la isla Cozumel.

No obstante, a pocos kilómetros del destino, generaron un alerta sospechosa en el Sistema Integral de Vigilancia Aérea de México. Por eso se desplegaron aeronaves de la Fuerza Aérea de ese país, con el fin de realizar el seguimiento.

La incautación

Durante el trayecto de vuelo la tripulación de la aeronave se percató de la presencia de aviones militares, por lo que decidieron aterrizar de manera forzada en el aeródromo de Mahahual.

Efectivos mexicanos al ingresar al jet encontraron unas 32 bolsas con más de 800 kilos de cocaína. Los dos pilotos quedaron detenidos y la noticia corrió rápido por toda la región. Es que el vuelo había salido de Salta.

Controles

En la investigación que llevó adelante el fiscal Ricardo Toranzos se descartó que la droga se haya cargado en el aeropuerto Martín Miguel de Güemes. La PSA aseguró que realizó los controles pertinentes a la salida del lujoso jet. Sospecharon que la cocaína fue levantada en Bolivia o Perú. Para eso, los datos del GPS del jet privado serán cruciales para identificar el lugar.

En Salta se revisaron las cámaras de seguridad y no se constató que alguien haya cargado las 32 bolsas en la plataforma donde estaba estacionada la aeronave. Aseguran que hay una cámara, con sensores, que estaba apostada en frente.

Según publicó el diario boliviano El Deber, el diputado "Tomás Monasterio fue más allá y aseguró que el avión y la droga salieron de Santa Cruz", y aseguró que pronto se "dará a conocer el punto georreferencial donde se cargó la droga".

Aerolíneas se despegan

En El Deber también informaron que la aerolínea BoA confirmó que Aldo López Matienzo, trabajó en esa institución de mayo a 2017 a abril de 2019 y que fue contratado irregularmente por la anterior administración al mando de Ronald Casso, "con sueldo sobredimensionado que generó un daño económico de 5 millones de pesos bolivianos al Estado".

El otro piloto, Miguel Blásquez, según la aerolínea Amazonas, actualmente trabaja para esa empresa privada pero aclaró que al momento de su detención no se encontraba ejerciendo sus funciones en la empresa.

Una operación narco con recursos millonarios

Esta semana llamó la atención el jet que utilizaron para trasladar la cocaína. 

Los investigadores mantienen firme la hipótesis de que en el aeropuerto salteño no se introdujo la droga en el jet privado. No obstante, hay muchos detalles que en esta semana llamaron la atención en cuanto la maniobra y los recursos que usaron los narcos. La droga está valuada en 12 millones de dólares. 

En la edición de ayer de El Tribuno, el fiscal Ricardo Toranzos expuso: “Hay una inversión de un avión muy costoso, tiene un nivel alto respecto de sus servicios y capacidad de vuelo, una autonomía importante. Adentro está acondicionado de manera lujosa, hay contratación de personas -pilotos profesionales-. En definitiva, una logística que evidencia una planificación importante”. 

La inversión para llevar a cabo el procedimiento narco es “consecuente con la cantidad de droga secuestrada, se hablaba de unos 800 kilogramos de cocaína”, añadió. 

Consultado por si en el medio habría una organización internacional narco o uno de los conocidos carteles del narcotráfico que tenga vínculo con la causa, el fiscal sostuvo: “Esencialmente no tenemos ninguna precisión sobre que esté ligado a una organización de ese tipo. Lo que sí hay es una logística y una inversión en todo a lo que hace a la ejecución de la tarea de transporte poco común en la zona”, insistió.

El miércoles, en una entrevista con este medio, José Glinski, director nacional de la PSA, dijo al descartar que la droga se haya cargado en Salta: “Se hizo el control de rutina. El avión quedó vigilado todas las horas que estuvo en Salta, tenemos esas imágenes. Los controles los hicimos nosotros, la Aduana, Sanidad de Frontera, y además subimos con los perros de narcóticos. Luego el avión quedó estacionado en un puesto frente a una cámara. Vimos las nueve horas. Esa cámara tiene sensor de movimiento y no hubo nada raro”. 

Al ser consultado sobre la inclusión del aeropuerto salteño en este plan de los narcos para supuestamente despistar, Glinski respondió: “Para nosotros ese dato no puede ser dejado de lado. Tenemos la obligación de ver de aquí para atrás comportamientos de naves privadas y establecer todos los mecanismos preventivos”.

Desde la PSA, confirmaron que modificarán la resolución de la exministra Bullrich que flexibilizó los controles de los vuelos privados regulares y que había dispuesto que no se hicieran en los arribos de las aeronaves. 

La fiscalía de México aún investiga el hecho y queda mucho por revelar, ya que solo quedaron detenidos los dos pilotos, pero la determinación del lugar de carga de la droga será determinante para que la causa avance.

Valorar noticia