A 10 años del "crimen del mazazo" en Las Heras, el hijo de la mujer asesinada por un video hot no siente "odio ni rencor"

Silvia Luna estuvo presa menos de cuatro años por el homicidio de Carla Bruzzoni. Trabajaban juntas en un bar.
martes, 16 de junio de 2020 · 13:59

El 17 de abril de 2010 el crimen de Carola Bruzzoni conmocionó a la localidad bonaerense de General Las Heras. Ese día una compañera de trabajo la asesinó a golpes con una maza al enterarse de que había viralizado un video íntimo pocos días antes de su casamiento. A diez años, el hijo de la víctima dijo que no siente "odio ni bronca" por la asesina, que fue liberada en 2013.

A través de una videollamada Agustín Román Robledo habló con la agencia Télam y contó que se recibió de abogado penalista como una suerte de homenaje a su madre, a la que recuerda como "la mejor del mundo".

"Pasaron poco más de diez años de su asesinato pero hoy ya lo tengo superado. Todo lo que hago es por ella porque siento que fue la mejor madre del mundo", expresó el hombre, y añadió: "Solo quiero hacer todo lo que pueda para ayudar a otras personas en derecho penal".

En aquel momento, en Las Heras corrió el rumor de que Bruzzoni planeaba arruinar el casamiento de Silvia Luna, una mujer con la que trabajaba como moza de un bar. En el juicio se pudo probar que la víctima había copiado un video "hot" del celular de su compañera y lo había distribuido entre el resto de los empleados del local, hasta que la viralización se hizo incontenible y llegó a manos de casi todo el pueblo.

"De la trastienda sobre un video, yo nunca supe nada. Solo sentí mucho dolor por la pérdida de mi vieja porque no era necesario que la mataran", manifestó Robledo sobre la existencia de ese material, que fue clave en la investigación. También aclaró que su madre y la mujer condenada por asesinarla nunca fueron amigas, como se dijo en un primer momento, sino solo compañeras de trabajo.

Tras cometer el crimen, Luna fue detenida y condenada en 2012 a 10 años de prisión por el homicidio, pero en 2013 los jueces consideraron que había actuado bajo un estado de emoción violenta y la liberaron con la totalidad de la nueva pena cumplida.

"Eso fue un claro homicidio simple, porque Luna tuvo tiempo de ir en moto a buscarla a mi casa, luego fue al bar y, tras una discusión, le pegó en la cabeza por la espalda. Después se fue y tiró la maza de madera en la calle; siempre supo lo que hacía", sostuvo el hijo de Bruzzoni.

La víctima pasó por tres operaciones y murió finalmente en el Hospital Vicente López de la zona, nueve días después de ser atacada. "En su momento tenía mucha bronca y mucho odio porque no podía entender que a Luna le hubieran dado muy pocos años de cárcel. Hoy no tengo ni siento ni odio ni bronca ni busco revancha contra ella", afirmó.

En tanto, Luna abandonó el penal de Florencio Varela después de pasar casi cuatro años presa, formó una familia con un exconvicto y trabaja actualmente como enfermera. (TN)