Santa Fe: su ex la prendió fuego frente a su hija y ahora lucha por su vida en un hospital

Vanesa Olguín pelea por su vida luego de un ataque de su ex pareja, que la atacó a golpes y la prendió fuego. Lo había denunciado por violencia de género.
jueves, 4 de junio de 2020 · 12:27

 

Durante el día en que se conmemoraba el aniversario de Ni una Menos, Vanesa Olguín, de 36 años, fue víctima de un intento de femicidio por parte de su ex pareja, a quien había denunciado por violencia de género en una vivienda ubicada en Lavalle al 2500 de Villa Gobernador Gálvez, Santa Fe. El agresor, Adrián Bajo, se fugó y fue detenido en Rosario.

Según informó Yanina Álvarez en C5N, la mujer habría recibido fuertes golpes por parte de su ex compañero sentimental, Adrián Bajo, quien luego la prendió fuego frente a su hija, de tan solo 6 años. La agresión habría sido después de que Olguín le pidiera a Adrián Bajo que se marchara de la casa y él se negara. El sospechoso será imputado el próximo viernes por la tentativa de feminicidio.

La mujer se encuentra en el hospital Provincial. Su madre y su hermana contaron que ella ya había denunciado a su ex por violencia. “Él no se quería ir. Ella dormía en el suelo en un colchón y él en una cama”, señalaron.

Cuando el médico de Policía que examinó este miércoles a Bajo detectó en sus manos la clave del informe preliminar. Vio que tenía quemaduras y ampollas, los signos habituales de casos de femicidios, o intentos, con fuego.

El hombre, de 40 años, fue a ocultarse a la casa de una allegada de Portezuelo y Rodríguez, próxima al Parque Independencia, y no se resistió cuando llegaron los efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) con una orden de detención que había firmado el fiscal Adrián Spelta.

El jefe de la Unidad de Homicidios Dolosos del Ministerio Público de la Acusación estuvo durante el mediodía en el lugar y confirmó el hallazgo del bidón con nafta usado. "Primero le dio golpes de puño en la cabeza y luego la trasladó al baño, donde se originó el fuego", afirmó.

Como los testigos señalaron que el agresor se fue en una moto y dieron las características, y con la detección de esa propiedad como parte de allegados, los efectivos de la División Homicidios de la AIC se apostaron de civil a buscarla. Apenas la vieron afuera, entendieron que estaba ahí.