Policías que debían interrumpir un partido, fueron brutalmente golpeados

Tres policías fueron brutalmente golpeados por cerca de 200 personas cuando intentaron interrumpir un campeonato de fútbol barrial en Salta que se estaba jugando pese a la vigencia del confinamiento por la pandemia del coronavirus.
martes, 21 de julio de 2020 · 10:48

"En las canchas del barrio Unión se estaba realizando un campeonato de fútbol. La primera vez que los efectivos fueron a verificar, les pidieron que se retiren y la gente se retiró. Pero la segunda vez que fueron, alrededor de unas 200 personas que se habían convocado, los recibieron con agresiones físicas", dijo a la emisora Cadena 3 el comisario Miguel Velardez.

Según se informó, ante reportes ingresados al Sistema de Emergencias 911 por incumplimiento al distanciamiento social, efectivos de Seguridad Urbana fueron hasta el lugar y resultaron expulsados a pedradas y golpes cuando intentaron que los asistentes se desconcentraran.

El operativo comenzó a las 16:20 tras recibirse denuncias de vecinos alertando que en las canchas cercanas a la vía del barrio había más de 200 personas presenciando un campeonato de fútbol, en abierta violación a las medidas de distanciamiento social vigentes.

Desde el Centro de Coordinación Operativa de desplazaron los recursos más cercanos y realizaron una primera desconcentración sin inconvenientes, según informó el diario local El Tribuno.

Una hora después ingresaron nuevos reportes al 911 sobre la misma situación, y cuando los efectivos volvieron al lugar para despejar de nuevo las canchas fueron agredidos por un grupo numeroso de personas.

Uno de los efectivos logró pedir apoyo radial, para luego refugiarse en el Puesto Policial Unión, hasta que llegaron refuerzos y los agresores se dispersaron.

Los refuerzos se encontraron con tres policías heridos, dos de ellos de gravedad: uno con hundimiento de cráneo y otro con fractura en un brazo.

Ambos efectivos tuvieron que ser internados, mientras que el tercer policial agredido sufrió politraumatismos y fue dado de alta una vez asistido. La policía intenta ahora identificar a los agresores.