Trágico destino: con 41 días de diferencia, dos hermanos murieron atropellados en el mismo lugar

En el mismo lugar y prácticamente en idénticas circunstancias, pero con 41 días de diferencia, transcurrió la dramática historia de dos hermanos de Godoy Cruz (Mendoza), que murieron atropellados en el Acceso Sur de la ciudad.
jueves, 23 de julio de 2020 · 09:43

Los Carrión son una familia del barrio La Gloria.Lucas (30) tenía dos hijos y Gisela (25) tres, junto a la otra víctima fatal que tienen estos hechos, Rodrigo Fernández (30). Esos niños quedaron sin sus padres y sus familiares están llenos de dolor. Además de la diferencia de semanas, los episodios tienen algunas particularidades distintas y en uno de ellos hay un responsable penal.

En orden cronológico,el primero en perder la vida fue Lucas, en la siesta del pasado lunes 8 de junio. Este hombre quiso cruzar el acceso casi a la altura de calle Rawson -lo hizo de Oeste a Este- y cuando iba por el medio de la calzada fue embestido por un Fiat Mobi que circulaba en dirección al Norte. Ante el golpe, salió despedido algunos metros, mientras que el conductor (de 55 años) perdió el dominio del rodado y terminó sobre la banquina.

Carrión falleció en el acto, en tanto que la persona que manejaba quedó a disposición de la Justicia. Las pruebas revelarían que no iba alcoholizado ni con exceso de velocidad, motivos por los que fue liberado.

La causa es instruida por el fiscal de Tránsito Fernando Giunta, que aún espera el informe completo de la autopsia y la declaración de un perito de Policía Científica; además, el vehículo aún sigue secuestrado para más peritajes.

El conductor nunca fue imputado ya que no se ha demostrado acción penal culposa o dolosa. Un punto no menor es que Carrión buscó cruzar por un lugar no permitido, ya que a metros se encuentra la pasarela de calle Rawson. De esta manera, se configuró la “autopuesta en peligro de la víctima”.

La versión familiar es que el coche se fue solo a la banquina y arrolló a Lucas, hipótesis que por ahora no corre en la fiscalía. De no surgir algún dato revelador, el caso será archivado.

Los Carrión no salían de la conmoción por lo sucedido en junio, cuando este último domingo sufrieron otro golpe durísimo. Gisela, la hermana de Lucas, fue atropellada en el mismo lugar junto a su novio y ambos murieron.

La escena presenta apenas algunos detalles distintos: era de noche -las 23.55- y los fallecidos estaban sobre la otra mano, es decir que el auto que los mató se dirigía en sentido norte-sur. La pareja intentó cruzar para ir al barrio La Gloria y, cuando lo hacían, Francisco Zárate (19) los embistió a bordo de su Fiat Cronos. Pasando Rawson y antes de Paso fueron arrastrados unos 150 metros; los decesos fueron inmediatos.

La investigación en este hecho es distinta. Zárate llevaba una graduación alcohólica de 1.28 gramos del alcohol en sangre y, según las primeras pericias, iba a alta velocidad.

Por esto es que el acusado fue imputado por doble homicidio culposo agravado, por la cantidad de víctimas y por su estado de ebriedad. Se trata de un delito excarcelable con penas de 3 a 6 años, por lo que la fiscal Liliana Giner le impuso una fianza de $500.000 para recuperar la libertad, caución que hasta anoche no había sido rendida.

Zárate-hijo de un policía- cuenta con una a favor, y es que de nuevo se configuró la “autopuesta en peligro”, porque también cruzaron por donde no se debe y teniendo la pasarela a pocos metros.

Este accionar siempre ha sido justificado por la inseguridad en la zona, ya que los peatones suelen ser asaltados en el puente dispuesto para pasar de un lado al otro.

La familia Carrión pasa estas horas con incredulidad y con mucho dolor, pidiendo justicia. En el caso de Gisela, seguramente la encontrarán.

(Los Andes)