Contra todos

Cristina acusó a jueces y fiscales de ser destituyentes

La Presidenta se manifestó sobre la movilización por el fiscal fallecido y dijo que sirvió como bautismo de un “partido judicial opositor” que quiere derribar a su gobierno. Repartió críticas.
domingo, 22 de febrero de 2015 · 11:17

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner renovó sus críticas al Poder Judicial y acusó a los magistrados que marcharon el miércoles, a un mes de la muerte del fiscal Alberto Nisman, de conformar un "partido judicial opositor y destituyente del Gobierno”.


En una extensa publicación de más de 400 renglones, a través de su cuenta en Facebook, la Presidenta puso su firma a los cuestionamientos del oficialismo a la marcha del silencio a la que calificó de "decididamente opositora”.

Fernández evaluó que a la marcha por Nisman "asistió todo el arco de partidos opositores y sus candidatos presidenciables”, por lo que, dijo, "no fue un acto de homenaje a una persona trágicamente fallecida”.


En la misiva dada a conocer, con abundante crítica a la cobertura que hicieron los medios sobre la manifestación, la mandataria remarcó que la movilización exceptuó de sus consideraciones a "familiares directos” de Nisman, quien murió de un balazo en la cabeza la noche antes de ir al Congreso a explicar su denuncia contra la mandataria por "encubrimiento” en la causa AMIA.


Fernández de Kirchner también cuestionó al fiscal Gerardo Pollicita, quien la imputó al dar curso a la denuncia de Nisman, por excusarse de concurrir a la Cámara de Diputados mañana. Sus "motivos” resultan "sorprendentes” y son "una muestra más de cómo funciona el partido judicial”, dijo.


La Presidenta planteó que Pollicita "sostiene la necesidad del 'secreto de sumario'”. "¿Dónde estaba Pollicita cuando Nisman hizo un verdadero raid periodístico por TV, radio y diarios, dando pelos y señales de su denuncia?”, se preguntó y completó sobre el fallecido fiscal: "¿O cuando decidió ir al Congreso invitado por la oposición?”.


Remarcó que el "partido judicial” es "opositor y destituyente del Gobierno”, pero, advirtió, "no de cualquier gobierno”.


En esa línea, apuntó que en la marcha organizada por fiscales "se pudo ver en vivo y en directo a dirigentes políticos riéndose a carcajadas y a manifestantes llevando carteles con leyendas ofensivas e insultantes contra el Gobierno”. También tildó de "insólito” el reclamo de "justicia” por parte de jueces y fiscales, al indicar que sería equiparable a que "ministros del Poder Ejecutivo” pidieran una "mejor gestión de gobierno”.


Para la Presidenta, "el '18F' no es el homenaje a un fiscal, ni siquiera un reclamo insólito de justicia, sino el bautismo de fuego del partido judicial”, sobre el que dijo que "debe aparecer con 'respaldo masivo' que avale y dé aires de legalidad a cualquier mamarracho judicial, independientemente de lo que digan las leyes”.


La jefa del Estado cuestionó que ese "partido judicial” articula con "los poderes económicos concentrados y con el aparato mediático monopólico, intentando desestabilizar al Poder Ejecutivo y desconociendo las decisiones del Legislativo”, por lo que lo definió como "un súper poder por encima de las instituciones surgidas del voto popular”.

 

Clarín le respondió

El Grupo Clarín refutó a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en relación a dos causas judiciales "absolutamente inventadas y arbitrarias”, a las que la jefa del Estado aludió en la carta que publicó en su cuenta de Facebook, al tiempo que señaló que dichos comentarios tuvieron "un claro objetivo difamatorio e intimidatorio” y que apuntaron a "presionar” a la Justicia.

"No es la primera vez que la Presidente de la Nación busca presionar al Poder Judicial al referirse a causas en trámite”, dijo Clarín en un comunicado y se refirió a los casos de Papel Prensa y a la "falsa acusación en el caso de los hijos de la directora de Clarín”, como parte de "un plan de hostigamiento contra los medios que no le son afines”.

Según afirmó Clarín, "lejos de existir, como sostiene, 'prueba documental y testimonial' a favor de los intereses oficiales, todo lo que se fue acumulando en dichos expedientes deja cada vez más claro que se trató de burdas operaciones montadas para intentar desprestigiar a los escasos medios independientes que subsisten en la Argentina”.

El comunicado planteó que en ambos casos "el kirchnerismo no dudó en bastardear la bandera de los derechos humanos, buscando inventar crímenes de lesa humanidad para difamar y estigmatizar a quienes piensan distinto”.