Justicia Argentina

Pese a su ligereza para liberar reincidentes, el juez Axel López no sería destituido

No habría sorpresas en este Jury con tantas irregularidades que por momentos pareció nada más que un simulacro: el consenso es que un fallo absolutorio sería dado a conocer dentro de una semana
sábado, 21 de marzo de 2015 · 14:34

 

Secretismo, habilitación irregular de un defensor, un miembro del jurado que renuncia en pleno proceso, testigos estrella que no se hicieron presentes...el Jury al juezAxel Lópezpor mal desempeño en sus funciones les dejó "un gusto amargo" –en palabras de Viviam Perrone- a las Madres del Dolor, promotoras de la denuncia que llevó finalmente al magistrado a tener que rendir cuentas de su mal desempeño.

López fue acusado por el otorgamiento de la libertad condicional a Juan Ernesto Cabeza –desoyendo las advertencias en contra del perito psiquiatra-, condenado a 24 años de prisión por cuatro violaciones, y quien, dos semanas después de salir de la cárcel,intentó abusar y mató a Tatiana Kolodziez, de 33 años, en Resistencia, Chaco. Este es el caso por el cual se juzgó a Axel López pero el magistrado tiene un largo historial de excarcelaciones, tristemente célebres porque todas desembocaron en tragedia: sus decisiones pusieron en riesgo la vida deMatías Bagnato, terminaron con la vida del marido deGeorgina Barbarrosay con la juventud deSoledad Bargna, entre otros casos menos divulgados.

Pese a ello, varias fuentes confirmaron a Infobae que el jurado absolvería a Axel López de la acusación de mal desempeño en sus funciones, una noticia que no sorprende a quienes presenciaron el proceso.

"Nos queda un gusto amargo, dijo aInfobaeViviam Perrone, presidente de la asociación Madres del Dolor. Todos dicen que, si a uno le parece que un juez no hace las cosas como se debe, puede pedir un Jury. Pero no es tan sencillo hacerlo. No hay igualdad de las dos partes en esto. Los contactos que tiene Axel López no son los que tenemos nosotros. Entonces no es equitativo"-

Perrone, que declaró como testigo de la querella, recuerda el argumento que como un muro se levantó cada vez que su asociación presentó una petición ante elConsejo de la Magistratura: "Ustedes no son parte en esta causa". Una vez que el Consejo da lugar a una denuncia, el Estado pasa a ser el querellante contra el juez y asume por lo tanto el rol acusador.Pero de ahí a no aceptar ningún planteo de la asociación denunciante hay un trecho que, escudándose en el tecnicismo, los consejeros evidentemente eligieron recorrer.

Raul Zaffaroni actuó como codefensor de Axel López, algo que debió serle vedado por su condición de ex juez de la Corte Suprema. "Cuando pedimos que Zaffaroni no fuese el defensor, nos dijeron que no éramos parte en la causa; cuando pedí que en mi lugar declarase un abogado con mayor conocimiento técnico del tema, me lo negaron porque como yo no era parte de la causa no podía ni siquiera formular esa petición", dijo Perrone.

El colmo fue que no les permitieron conocer el contenido de la declaración del diputado Carlos Kunkel, pese a que era testigo por la querella. "Todo el tiempo nos decían que no éramos parte en la causa", insiste Perrone.

Esto se vincula a otra característica extraña de este Jury, que lleva aDiana Cohen Agrest, integrante del foroUsina de Justiciay que asistió al Proceso, a afirmar quese trató de "una dramatización, un montaje"y por lo cual no espera un resultado acorde al reclamo de las familias de las víctimas de los delincuentes beneficiados por las exccarcelaciones de López.

"Me llamó la atención quemuchos testigos 'estrella', como los camaristas Alejandro Slokar y Angela Ledesma,entre otros,presentaron su testimonio por escrito y éstos se mantuvieron secretos",señaló Cohen Agrest. Su conclusión es quetal vez ni siquiera fueron presentadas, lo que refuerza su impresión de que todo fue una simulación de juicio y nada más.

"Están tan seguros del resultado que ni siquiera se tomaron el trabajo de aparecer por el juicio", señala.

Cabe aclarar que el proceso fue público, aunque con acceso restringido. Lo que vuelve más incomprensible la decisión del Consejo de la Magistratura de no dar a conocer las declaraciones de los testigos que dieron testimonio por escrito, ya que, de hacerlo en forma presencial, hubiesen sido públicas.

"¿Cómo se eligieron los testigos?–se pregunta también Viviam Perrone- ¿Cómo sabemos que fue equitativo, que hubo un mismo número de testigos para la defensa y para la acusación cuando varios de ellos no se presentaron a las audiencias públicas, dieron testimonio por escrito y no pudimos conocer sus declaraciones?Ni siquiera sabíamos bien quiénes eran los testigos y a qué parte representaban, si defensa o querella".

El ex consejero de la MagistraturaAlejandro Fargosifue el primer acusador del juez Axel López. Luego cedió el rol a las Madres del Dolor. Para él,otro dato sospechoso es la "baja" de un miembro del Jurado que pasó de 7 a 6 componentes. "Se deberían alargar los plazos hasta remplazar a la persona faltante", dice.

Cabe señalar que el jurado de este tipo de procesos se integra por sorteo con dos jueces –uno de Capital y otro del interior- cuatros legisladores –dos senadores y dos diputados de diferentes partidos- y un abogado de la matrícula federal.

El jurado de Axel López está compuesto por la juezaBeatriz Inés Fontana, Sala VI de la Cámara Laboral, el juezMario Gabriel Reynaldi, del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Cruz, los senadoresRodolfo Urtubey(FpV) yOscar Castillo(UCR), los diputadosJosé María Díaz Bancalari(FpV) yDiego Mestre(UCR) y la abogadaCristina María Peleteiro.

Ahora bien, en remplazo de Díaz Bancalari -de licencia por problemas de salud-, había integrado el juradola diputada camporista Anabel Fernández Sagasti,que el pasado 3 de marzo, al segundo día de iniciado el jury, renunció para asumir el lugar de Enrique "Wado" de Pedro –ahora Secretario General de la Presidencia- en el Consejo de la Magistratura.

Le Ley que rige el organismo, establece en su artículo 23 que , los integrantes del jurado "cesarán en sus cargos si se alterasen las calidades en función de las cuales fueron seleccionados".

Claro que, acto seguido,el mismo artículo dice: "...debiendo ser reemplazadospor sus suplentes o por los nuevos representantes que designen los cuerpos que los eligieron para completar el mandato respectivo"; algo que no se cumplió en este caso.

Alejandro Fargosi considera que sería del interés del propio juez Axel Lópezque el jurado siga siendo de 7 integrantes. Y la razón es matemática. Para destituir un juez hacen falta dos tercios de los votos. Como un tercio de 7 es 2,3 cifra que, por norma, se redondea hacia arriba, es decir 3. Por lo tanto, dos tercios de 7 son 6 votos. Una mayoría difícil de alcanzar. En cambio, con un jurado de 6, los dos tercios son 4 votos, lo que a priori daría más chances a la acusación. Por lo tantoes extraño que Axel López –o su puntilloso defensor Zaffaroni- no hayan exigido el remplazo de la renunciante Fernández Sagasti.

"Decidí asistir a todas las audiencias del jury para acompañar a las Madres del Dolor, a Matías Bagnato, a Victoria y Guillermo Bargna, padres de Soledad. Y a la distancia, a los familiares de Tatiana Kolodziez, la última de las víctimas del último de los liberados por el juez Axel López –dijo Diana Cohen Agrest aInfobae-. El otro motivo fue que quería escuchar personalmentelo que se dice en los juicios, que es tan bochornoso que tal vez por esa razón se trata de que no trascienda fuera de ese ámbito. Yno salgo del asombro del nivel medio de los fallos en la justicia argentina. Este jury no fue la excepción".

Quien quiera enterarse de los argumentos esgrimidos por las partes en el jury a Axel López puede hacerlo en este resumen deInfobae (ver: Los alegatos....)

Y comprobar cómo muchos integrantes del Poder Judicial se guían por una interpretación de la ley que invariablemente desoye y contraría el sentido común.¿Qué puede esperarse de quien violó por lo menos a cuatro mujeres? Exactamente lo que sucedió, lo que sabe cualquier ciudadano, que vuelva a violar.No es así para Axel López y sus defensores,que se refugian en tecnicismos como si la materia que estuvieran juzgando no tuviese como principal componente la seguridad y la vida de los ciudadanos.

Es muy llamativo también que, en tiempos en que desde el poderse promueve la figura del femicidiocomo un agravante, hayatanta benevolencia con un juez que de forma serial ha contribuido con sus fallos a incrementar la triste estadísticade mujeres asesinadas.

"La protección corporativa puede más que la credibilidad de la justicia. Es una pena, porquese está perdiendo una oportunidad histórica para la reconciliación del poder judicial con la sociedad", lamentó Cohen Agrest.