Elecciones 2015

Sanz, bajo la presión de los radicales antimacristas

Morales, Cobos y Alfonsín se reunirán mañana. Le exigen al titular de la UCR que autorice a los candidatos a gobernador a adherir también a Massa y Stolbizer. Quieren ver la “letra chica” del acuerdo con Macri, que ya anticipó que no habrá cogobierno.
domingo, 29 de marzo de 2015 · 11:39

Luego de su triunfo en la Convención radical de Gualeguaychú, Ernesto Sanz atraviesa turbulencias como candidato presidencial y titular del Comité Nacional de la UCR. Mañana, los sectores que no aceptan el acuerdo con el Pro de Mauricio Macri, se reunirán en Buenos Aires para delinear una estrategia de presión sobre el senador nacional mendocino a fin de que éste dé garantías a los candidatos a gobernador de distritos, en los que las elecciones provinciales coinciden con las nacionales (las primarias son el 9 de agosto y las presidenciales el 25 de octubre), de que podrán adherir sus boletas a las de varios candidatos presidenciales, no sólo a la del vencedor de las PASO entre Macri, Sanz y Elisa Carrió.

En concreto: exigirán que la UCR nacional los autorice a pegar sus listas a la boleta de Sergio Massa e incluso a la de Margarita Stolbizer, que se presentará por el espacio de centro-izquierda que abandonó la UCR en Gualeguaychú.

Este encuentro de los "rebeldes” fue convocado por Gerardo Morales, candidato a gobernador de Jujuy y principal defensor del acuerdo de la UCR con el Frente Renovador que rechazó la Convención radical de hace dos semanas. Asistirán José Cano (Tucumán), Luis Naidenoff (Formosa), Eduardo Costa (Santa Cruz) y Francisco Torroba (La Pampa), todos ellos candidatos a gobernador con "serias chances” de vencer al PJ y necesitados, como el jujeño Morales, de los votos que les podría sumar la candidatura de Massa.

No serán los únicos presentes en el cónclave de los "insurrectos”. Estarán el mendocino Julio Cobos y Ricardo Alfonsín, quienes también perdieron la votación en la Convención de Gualeguaychú. Desde el entorno del ex vicepresidente señalaron que "Julio asistirá pero no como un gesto de rebeldía. Respeta la palabra empeñada y no permitirá que el partido se rompa ni sacará los pies del plato”.

¿A qué irá Cobos entonces? Su interés es seguir presionando a Sanz para que le imponga a Macri un programa de gobierno y tome, entonces, los ejes de la plataforma que construyó su equipo de asesores antes de que tuviera que desistir de ser candidato a presidente y cederle la postulación a Sanz. "Macri no puede decir que sacará el cepo cambiario de un día para el otro; es irresponsable y la UCR debe hacérselo saber”, dijo un cobista.

"Lo que queremos es ver la letra chica del acuerdo que Sanz dijo -en Gualeguaychú- que firmó con Macri”, afirmó uno de los ‘rebeldes’ a este diario, quien recordó que ante la Convención radical el senador mendocino prometió que el radicalismo tendrá la "lapicera” para diseñar las listas de diputados y senadores nacionales del polo opositor. Al sector que está enfrente de Sanz le hizo mucho ruido que el propio Macri se haya apresurado a negar un "cogobierno” para desalentar las comparaciones con la Alianza de la UCR y el Frepaso.

Del cónclave de los díscolos de mañana saldrá seguramente una petición formal al Comité Nacional que preside Sanz para que autorice a los distritos a hacer alianzas más amplias que el frente UCR-Pro-CC. El nexo entre este grupo de candidatos a gobernador, Cobos y Alfonsín y Sanz es el chaqueño Ángel Rozas, quien también tiene previsto reunirse con el presidente partidario mañana.

"Que se queden tranquilos, Ernesto cumplirá con lo que votó la Convención y hará todo lo necesario para que los candidatos a gobernadores puedan ganar y romper la hegemonía del peronismo. Pero una cosa es autorizar alianzas más amplias que la coalición nacional y otra cosa es muy distintas es dar libertad de acción”, aclaró Walter Ceballos, mano derecha de Sanz.

El puntano Ceballos explicó a este diario que primero Morales, Cano y compañía deberán llevar al Comité nacional de la UCR la autorización de Massa o Stolbizer para adherir sus candidaturas a gobernador a las boletas presidenciales de esos dirigentes. "Con la actual ley electoral, esto se podría hacer después de las PASO. En las primarias sólo pueden ir como candidatos a gobernador del espacio que resolvió la Convención, es decir del frente UCR-Pro-CC”, aclaró Ceballos.

La pelea entre este grupo de rebeldes y Sanz está marcada por la desconfianza. En el Comité nacional creen que Morales no quiere respetar lo que votó la Convención, la cual sólo autorizó a que los postulantes a gobernador puedan adherir a varias boletas de candidatos a presidente pero no avaló a los candidatos provinciales a llevar los postulantes a legisladores nacionales y al Parlamento del Mercosur de otras fuerzas o coaliciones.

"No hay libertad de acción, no podemos dividir el voto porque se achicará la representación radical en el Congreso y eso comprometerá la futura gobernabilidad”, explican en el entorno de Sanz.

La tensión que se vive por estas horas en Córdoba, donde el radicalismo, el Pro y el Frente Cívico de Luis Juez tienen problemas por rubricar una alianza opositora también sirve de caldo de cultivo a la presión de Morales, Cobos y Alfonsín contra Sanz.

El titular del partido debió ir el jueves a Córdoba para calmar las aguas entre los distintos sectores internos que quieren quedarse con la candidatura a gobernador. Horas antes, Macri lanzó desde Córdoba al candidato del Pro, el industrial Ércole Felippa, y presionó de este modo a los radicales y al juecismo para que lleguen a un acuerdo.

"Macri no sostiene lo que habló con Sanz, en la primera provincia importante donde tienen que acordar luego de Gualeguaychú ya puso un candidato propio”, dicen cerca de Morales. "Ernesto está muy complicado, no le están saliendo las cosas”, analizan los cobistas.

Una difícil ingeniería de final imprevisible

Los radicales que quieren colgarse de la candidatura de Sergio Massa tienen por delante una larga pelea jurídico-electoral. Así lo entienden y se están preparando para ello. Sucede que la ley actual que fijó la instancia de las PASO nacionales no prohíbe explícitamente que un candidato a gobernador pueda adherir su boleta a más de un candidato a presidente aunque esto va en contra del "espíritu” de la ley de primarias abiertas.

El jujeño Morales es quien más cerrado tiene el acuerdo con Massa en su provincia y cree que el Ejecutivo nacional hará todo lo posible para impedir que él pueda salirse con la suya. En la UCR creen que la presidenta, Cristina Kirchner, podría firmar un nuevo decreto que corrija el decreto reglamentario de la ley de 2009 para explicitar la prohibición u optar por mandar una ley al Congreso con el mismo objeto.

"Vamos a dar la pelea judicial”, aclara Morales cuando es consultado. Tiene a su favor un fallo de la Cámara Nacional Electoral de 2011 que habilitó al entonces candidato radical de Entre Ríos a llevar como postulante a gobernador a Raúl Alfonsín y adherir a la candidatura del socialista Hermes Binner.

En Jujuy, en tanto, el PJ gobernante no ha resuelto si las elecciones serán unificadas con las presidenciales o se harán antes. Desde la Casa Rosada, se le pidió al mandatario Eduardo Fellner que no desdoble y se lo intentó seducir con una promesa: Cristina será candidata a legisladora del Mercosur, por lo tanto su nombre irá en una lista nacional y traccionará votos en todas las mesas del país.