Elecciones 2015

Zannini está llamando a intendentes y gobernadores para que respalden la candidatura de Randazzo

La participación de Scioli en el inicio de Showmatch volvió a generarle dudas a Cristina Kirchner sobre si el mandatario bonaerense es el hombre adecuado para darle continuidad al kirchnerismo. El secretario Legal y Técnico presiona ahora por el ministro
domingo, 17 de mayo de 2015 · 11:38

Los expertos en oír los ecos de lo que pasa en la residencia presidencial de Olivos aseguran que Cristina Fernández de Kirchner expresó el martes por la mañana un violento enojo al conocer la participación que tuvoDaniel Scioli, la noche anterior, en el programa de Marcelo Tinelli. Ya estaba prevenida, por eso no lo vio. Le molestó que el conductor haya presentado al segmento de los presidenciales como "hoy, de aquí, sale el presidente", que las esposas tuvieran protagonismo y, sobre todo, que el candidato oficialista no mencionara en ninguna oportunidad a la Presidenta, ni le agradeciera sus esfuerzos, ni se acordara de Néstor.

​Lo que hasta esa mañana era un sostenido camino al pragmatismo para consagrar al gobernador de la provincia de Buenos Aires, como los peronistas pudieron palparlo en el congreso que realizaron hace unos pocos días, el 8 de mayo, se convirtió en su contrario:Scioli volvió a ser un menemista que nació a la política en los 90, respaldado por el poder mediático.

​Así las cosas, el ministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo, que intentó ser invitado a Showmatch, sin lograrlo, se transformó en el hombre correcto en el momento indicado, el candidato "del modelo", o sea de Cristina. Mientras se emitía el programa, él presenció las tareas para la puesta a punto del "nuevo" ferrocarril Roca El miércoles, desde Santiago del Estero, donde fue a realizar un acto de gestión, Randazzo salió a decir que "no me van a ver en la farándula" criticando a los candidatos y se deshizo en elogios a la Presidenta. Ya sabía que tenía premio.

​En efecto, el jueves por la mañana, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en su cotidiano diálogo con la prensa, se refirió al traspaso de las funciones de control de las elecciones del Ministerio del Interior al Ministerio de Justicia, publicado esa mañana en el boletín oficial. "Cristina lo liberó para que trabaje en su candidatura", dijo. Y puntualizó: "Es una verdad a gritos" que será candidato a presidente.

​En la noche de ese jueves, Randazzo fue el invitado especial de "678", que empezó recién a las 12.20 debido a los escandalosos episodios que sucedieron en la Bombonera. A pesar de la hora, el programa K arrancó eufórico, y con un grupo de militantes coreando la arenga "se siente, se siente, Florencio presidente".

​Es interesante contar lo que pasó, porque era previsible que arrancara con más de treinta puntos de rating y cayera a menos de uno, en cinco minutos, así que no tuvo la repercusión que el oficialismo esperaba. Por supuesto, arrancó con un informe lapidario de la actuación de los tres candidatos presidenciales en el programa de Tinelli. "Es lamentable lo que allí se vio. Me produce angustia. Después de tantos años de militancia, que se diga que de estos tres candidatos va a salir el futuro presidente de los argentinos es lamentable."

​Uno de los participantes criticó las encuestas que dicen que los candidatos más votados son Scioli, Sergio Massa y Mauricio Macri. "Parece un operativo por el sale o sale". Era de madrugada, sin embargo, Randazzo estaba encendido: "Es que Clarín tiene candidato. Es Scioli, Macri o Massa. Por eso yo les pido que los traigan acá, que digan de verdad lo que piensan." Usaba el plural pero, en realidad, hablaba en contra de Scioli, porque pidió "que vengan y digan qué le parece la ley de medios", sentenció que "es mentira que son los candidatos del proyecto" y aseguró que "claramente, son los empleados del poder mediático".

Otra participante le preguntó qué tenía para decir del hecho de que Scioli haya sido el candidato a vicepresidente de Kirchner y ocho años gobernador de la provincia de Buenos Aires. Lanzado, dijo:Digamos la verdad, lo puso Duhalde de vicepresidente. Y después acompañó, es bueno acompañando, pero no puede liderar".Aunque de lo que quería era hablar de los medios: "el otro día uno me preguntó ¿para qué nos peleamos con Clarín? Y yo le contesté, no entendiste nada. Cuando hablan de diálogo y consenso, ¿con quién? Con los que tienen el poder mediático. Este multimedia que envenena todo el día a la gente".

​Realizado con empeño el trabajo que se esperaba, el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, se dedicó el viernes a llamar a intendentes del conurbano y gobernadores del NEA y NOA a que retiren su respaldo a Scioli y se vuelquen de lleno a Randazzo. A la noche, en el acto donde Mariano Recalde relanzó su candidatura a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, acompañado por casi todo el gabinete,el ministro del Interior tuvo un lugar estelar y, casi todos los medios, oficialistas y no, destacaron que el hombre de Chivilcoy fue el segundo más aplaudido, después del joven de La Cámpora.

Creer o reventar, en una semana los vientos cambiaron en el kirchnerismo. Consultada porInfobae, una fuente sciolista no quiso hacer declaraciones. Es verdad que no es la primera vez que Scioli se enfrenta a una deshonra oficial, hasta se podría decir que es un experto en levantarse del maltrato kirchnerista. La pregunta es qué va a hacer en estos pocos días que quedan hasta el 10 de junio, cuando vence el plazo para presentar alianzas electorales.

​Sucede que hay quienes dicen que el gobernador mantiene sólida su relación con Martín Insaurralde, porque el intendente de Lomas de Zamora es el feliz poseedor de un sello electoral habilitado para presentarse en elecciones nacionales.Se trata de una especie de salvaguarda que tiene Scioli, una puerta de salida ante lo que tiene previsto, o sea, que finalmente los kirchneristas lo saquen del juego.

​Otros, más optimistas, dicen que para recuperar el favor perdido, alcanzará con que el hombre que sabe hacerse el nudo de la corbata con una sola mano no solo evite hablar de los cuatro años de recesión, el aumento de la pobreza y la desocupación, la caída de la producción industrial y las exportaciones, sino que también lance fuegos contra los "poderes mediáticos", a lo que se negó hasta ahora. Parece que ese el verdadero carnet de pileta en el mundo K, el que te permite entrar ahí, donde sólo los privilegiados pueden.