Economía

Mercedes-Benz cree que es inevitable suspender personal en el país

El presidente de la filial argentina, Joachim Maier, reconoció que el difícil panorama hace evaluar la alternativa. Aseguró que el Gobierno 'está rascando la olla' para conseguir dólares
martes, 29 de septiembre de 2015 · 10:52

"Yo creo que es inevitable", reconoció el alemán Joachim Maier cuando los periodistas se acercaron a preguntarle sobre la posibilidad de que la filial argentina Mercedes-Benz empiece a suspender empleados.

 

El presidente de la sucursal de la empresa alemana en el país realizó la declaración mientras aguardaba en la fila para servirse sushi de uno de los food trucks que la empresa instaló este lunes en su planta para la presentación de la nueva camioneta Vito.

 

Lejos de la moderación que intentan tener la mayoría de los ejecutivos argentinos para evitar represalias políticas, el directivo alemán cuestionó al Gobierno por las trabas que la mayoría de las empresas tienen para acceder a los dólares. Según señaló, después de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del pasado 9 de agosto, esa restricción les fue aumentada en un 30 por ciento.

"YO HOY EXPORTARÍA HASTA PAPEL" PARA CONSEGUIR DÓLARES, RECONOCIÓ MAIER

 

"Están rascando la olla", acusó Maier, según reproduce el diario La Nación en su edición de este martes. Para que el Gobierno les amplíe el cupo de dólares, las automotrices empezaron a exportar objetos tan disímiles como vinos o commodities.

 

Para conseguir los dólares que la empresa necesita para funcionar, el presidente de Mercedes-Benz se mostró dispuesto a hacer lo mismo. "Yo hoy exportaría hasta papel", señaló.

 

A los problemas que ya presenta la Argentina, el directivo alemán le sumó el efecto que tiene la caída de la economía brasileña en el país. "Nos preocupa mucho", reconoció, "allí la empresa tiene más de la mitad del inventario pasado".

 

La camioneta Vito presentada este lunes será producida en el país, pero esperan exportar casi el 80% de la producción. De esa cifra, entre el 60% y el 70% irá a Brasil. En principio, habrá dos modelos: el furgón y el furgón mixto, aunque después podrían ser construidas otras dos versiones para el transporte de pasajeros. La producción empezará con 2.500 unidades, aunque la intención es llegar a las 9.500 o 10.000 en el mediano plazo.