Justicia Argentina

Garavano destacó la renuncia del juez Oyarbide

Para el ministro, con o sin destitución, es un gesto para “romper el círculo de la impunidad”.
lunes, 11 de abril de 2016 · 10:18

El ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, insistió en aconsejar la aceptación de la renuncia del juez Norberto Oyarbide porque remarcó que "lo importante es que la Justicia deje de tener a Oyarbide en sus filas”.

"Los procesos de juicio político uno sabe cómo empiezan pero nunca cómo terminan. Siempre existe un riesgo, una cuestión incierta de que esto se pueda convertir en otra cosa”, señaló el funcionario ante el pedido de ciertos sectores de rechazar la renuncia e iniciarle un juicio político al magistrado.

Al respecto, el funcionario macrista consideró, en diálogo con radio Del Plata, que "la renuncia y la destitución acarrean prácticamente los mismos efectos. La diferencia puede ser el eventual escarnio público, o el ataque público”.

En este sentido, comparó: "A todos nos gusta ganar 5 a 0 un partido de fútbol pero si gana 1 a 0 los tres puntos valen lo mismo y en este caso es así”. Además, explicó que "la renuncia le saca los fueros al juez y permite que pueda ser investigado, lo único que puede dar satisfacción a lo que la gente reclama a este juez. El juicio político lo único que logra es poder removerlo”.

En este contexto, evaluó: "Lo importante es que la  Justicia deje de tener a Oyarbide en sus filas”.

"Muchos jueces que siempre fueron funcionales al poder de turno lo primero que quisieron hacer es negociar su impunidad a cambio de la impunidad del gobierno y que se mantengan en el cargo. El hecho de que aún aceptando su renuncia el gobierno saque de su función a Oyarbide, asegura casualmente romper este círculo de impunidad. Cuando los jueces se van no hay impunidad”, analizó.

Por otra parte, Garavano evitó pronunciarse sobre la situación judicial de la ex presidente Cristina Fernández y el empresario Lázaro Báez.

En ese sentido, señaló que desde Cambiemos hacían "una clara diferenciación con el gobierno anterior: no vamos a hablar de fiscales, jueces ni casos en trámite. Es el compromiso general y vamos a tratar de respetarlo. Es el camino para bajar el tono y construir institucionalidad”.