Politica Nacional

Diputados aprobó el DNU que cambió la Ley de Medios

Es el decreto que eliminó la Afsca y creó el Enacom. Se votó nominalmente y el FpV se terminó yendo del recinto entre gritos. También se avalaron otras cinco decisiones presidenciales
jueves, 7 de abril de 2016 · 10:33

En una acalorada sesión de la Cámara baja, el oficialismo logró darle fuerza de ley al DNU del presidente Mauricio Macri que modificó sustancialmente las leyes de Medios y Argentina Digital.

Se trata del decreto 267 de 2015, que creó el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), dependiente del Ministerio de Comunicaciones que conduce el radical Oscar Aguad, y que eliminó las autoridades de aplicación de las normas sancionadas por el kirchnerismo, la Afsca y la Aftic. 

El DNU fue aprobado a mano alzada luego de casi tres horas de debate, lo que generó un gran revuelo en el recinto. Sólo expresaron su rechazo, antes de la votación, el Frente para la Victoria (FpV), Progresistas y el trotskismo. El oficialismo tuvo el acompañamiento clave del massismo, del delasotismo y un guiño del peronismo escindido del FpV, que se abstuvo. 

Como la Ley 26.122 que redactó Cristina Kirchner siendo senadora en 2006 prevé que basta que una de las dos cámaras apruebe un DNU para que éste tenga validez definitiva, ayer la medida tomada por Macri para reordenar el mercado de las telecomunicaciones quedó firme. 
El kirchnerismo se mostró con pocos reflejos. Debieron pasar casi 30 minutos para que una diputada K, Ana Carolina Gaillard, pidiera la reconsideración de la votación para que se registrara electrónicamente. El titular del FpV, Héctor Recalde, se sumó al reclamo junto al mendocino Guillermo Carmona. El cuyano incluso avisó que iría a la Justicia para pedir la nulidad de la votación. 

Pero el titular del interbloque Cambiemos, Mario Negri, se negó porque para ello el reglamento exige dos tercios. Misma posición sostuvo Elisa Carrió. Ante los hechos consumados, el debate se embarró cuando se trataron dos proyectos del massismo accesorios, uno de resolución y otro de comunicación, que exigen al Ejecutivo que apure la comisión bicameral redactora de la nueva legislación en telecomunicaciones. 

La diputada K Diana Conti gritó que no estaban en el temario, Monzó pidió votar -esta vez nominalmente- porque sí figuraba en la página de intranet de la Cámara, pero el kirchnerismo terminó retirándose embroncado. Por eso el resultado fue 134, contra 12 negativos y 14 abstenciones. 

"Esta votación está viciada”, dijo Teresa García, secretaria del bloque K. Recalde fue más duro: "¿Cuál es el problema de mostrarle a la ciudadanía cómo se vota. Así como no hay transparencia en las empresas offshore de Macri tampoco la hay en el Congreso”, lanzó. 

El decreto 267, además de crear el Enacom, establece una comisión bicameral que en el plazo de 180 días deberá redactar una nueva norma unificadora de las leyes de Medios y Argentina Digital. 

Además, la pieza legal elimina los topes para la concentración de licencias audiovisuales que fijaba la normativa K. Por eso, ayer el FpV señaló que el DNU tenía como único objetivo favorecer a los grandes multimedios. "La urgencia es tapar lo que sucede en la Argentina, por eso necesitan un decreto ley para devolver a Clarín todo el poder. Lo que quieren es una sanción ficta”, denunció el camporista Marcos Cleri. 

Desde el oficialismo, Luis Petri (UCR) salió al cruce del kirchnerismo. "Estamos dentro de los parámetros que la Constitución exige. Coincido en que hay que dar la discusión política de esta ley. Pero quiero que el kirchnerismo nos rinda cuenta de la democratización de voces en la Argentina. Lo que en definitiva buscaban era desguazar un grupo de medios”, dijo. 

Además, ayer la Cámara de Diputados aprobó otros dos DNU que modificaron la Ley de Ministerios y tres decretos delegados, entre ellos el que prorroga hasta fin de abril la exención al champán en el impuesto a los bienes internos. Pero el oficialismo debió hacerlo en menos de diez minutos, porque el Frente Renovador se empezó a retirar del recinto y se quedaba sin quórum.