Excarcelaron al dueño de Electroingeniería, Gerardo Ferreyra

La Sala I de la Cámara Federal porteña, integrada por los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, revocó la prisión preventiva sobre el directivo de Electroingeniería, Gerardo Ferreyra y le concedieron así, la excarcelación.
miércoles, 2 de octubre de 2019 · 20:46

Era el único empresario que quedaba detenido en la causa conocida como los cuadernos de las coimas. Podrá salir en libertad una vez que pague la fianza que deberá estipular el juez Claudio Bonadio.

Ferreyra había obtenido la prisión domiciliaria en junio de este año, por orden de la Cámara federal porteña. Desde entonces, permanece bajo del Programa de Asistencia de personas bajo Vigilancia Electrónica (pulsera y GPS). El empresario fue procesado por el pago de sobornos a ex funcionarios de la anterior gestión.

La Cámara le concedió la excarcelación señalando que no existen elementos "que permitan suponer comportamientos obstructivos que en adelante pongan en riesgo la investigación", y recordaron que la causa fue elevada a juicio oral.

Los jueces también sostuvieron que en conformidad con el fiscal, "no se verifica la concurrencia de indicadores riesgos con suficiente entidad para sostener que la restricción personal impuesta a Ferreyra sea la única alternativa viable a los fines de garantizar la concreción de derecho valorándose la carencia de antecedentes".

Finalmente, se tuvo en cuenta que el empresario a criterio de los camaristas "ha dado debido cumplimiento a todas las pautas impuestas en el marco del arresto domiciliario".

Ferreyra se encuentra procesado en varios de los expedientes vinculados a la causa de los cuadernos. Recientemente se lo acusó de haber pagado coimas en la investigación sobre la cartelización de la obra pública y también en la causa por la explotación de los corredores viales. De hecho, fue enviado a juicio oral recientemente junto con Cristina Kirchner y otras 50 personas en lo que se comprende como la causa central. El vicepresidente de la empresa cordobesa fue uno de los pocos empresarios que eligió no acogerse a la ley del imputado colaborador.

La confesión que lo complicó
Jorge Neyra, el otro directivo de Electroingeniería involucrado en el aso cuadernos, sí se convirtió en imputado colaborador, y admitió en su confesión que era Roberto Baratta quien exigía los pagos de fondos ilegales para las obras energéticas que le habían adjudicado a la firma, entre las cuales estaban las represas sobre el río Santa Cruz. Neyra dijo que le entregaba el dinero a Baratta "en carpetas" a las que les introducía varios fajos de dinero. Y que la orden para entregar la coima siempre se la daba Gerardo Ferreyra, titular de la compañía y reconocido empresario K.

"Yo debo admitir que he estado con el señor Baratta en relación a los hechos de este expediente unas tres o cuatro veces, no más, y siempre a instancia y conocimiento del ingeniero Ferreyra. Gerardo Ferreyra me avisaba a mí que pasarían a buscar una carpeta con dinero, y el horario en el que lo harían, y así yo asistía al lugar que me indicaba", confesó en su momento Neyra.

Al continuar con el relato, el directivo de Electroingeniería señaló que "en cada uno de los casos el ingeniero Ferreyra me pidió que le entregue una carpeta tamaño oficio de cartón, dura, que yo estimo que era dinero".

¿Cuánto dinero entregaban bajo esta modalidad? Según Neyra "esta carpeta tenía una capacidad de 20 a 25 fajos de billetes cuya denominación desconozco porque nunca los miré. Siempre estaban cerradas las carpetas con cinta adhesiva. Luego Ferreyra me dijo lo que era, y corroboró que era dinero". (Clarin)