La Justicia volvió a prorrogar la prisión preventiva de Lázaro Báez y terminará el juicio detenido

Lo decidió el Tribunal Oral Federal que lleva adelante el proceso por la “ruta del dinero K”. El empresario está preso desde abril de 2016 y seguirá cuatro meses más.
jueves, 5 de diciembre de 2019 · 18:48

Lázaro Báez seguirá detenido al menos hasta el 5 de abril de 2020. Pese a las últimas modificaciones normativas, el Tribunal Oral Federal 4 decidió prorrogar una vez más la prisión preventiva del empresario patagónico, detenido desde el 5 de abril de 2016, pudo saber Infobae en fuentes judiciales. Resta definir la situación del abogado Jorge Chueco (vence la próxima semana) y del contador Daniel Pérez Gadín, que ayer recusó al presidente del tribunal.

En el caso de Báez, es la tercera prórroga otorgada por la Justicia. En 2018, la preventiva se extendió por un año. Y a comienzos de 2019 se volvió a prorrogar otros ocho meses. Siempre bajo el argumento de que podría obstruir la investigación.

Desde que fue detenido, el dueño de Austral Construcciones pidió varias veces su excarcelación, pero ahora se ilusionaba con el cambio de gobierno. Igualmente tiene preventiva en otros expedientes que siguen tramitando en el juzgado de Sebastián Casanello.

La Oficina Anticorrupción había reclamado que siguiera detenido incluso con las nuevas restricciones impuestas a la prisión preventiva. “No dudamos en sostener que –de recuperar la libertad– Lázaro Báez intentará asegurar el provecho del delito o la continuidad de su ejecución, como ya lo han hecho sus hijos –con Martín Báez a la cabeza– al crear, durante la tramitación de la causa, un nuevo entramado societario y bancario por donde canalizaron parte del dinero objeto de las maniobras de lavado con el propósito –parcialmente logrado– de sustraerlo de eventuales medidas cautelares”, sostuvo el organismo, que actúa como querellante en el juicio.

Con la nueva prórroga, Báez permanecerá en la cárcel de Ezeiza hasta que haya sentencia en el juicio por la “ruta del dinero K”, lo que podría ocurrir entre marzo y abril.

Ayer terminó de declarar Pérez Gadín y el próximo miércoles es el turno de Federico Elaskar. Una vez que terminen las indagatorias, será el turno de los alegatos, que seguramente se extenderán luego de la feria de enero.

Pérez Gadín dedicó ayer gran parte de su indagatoria a cuestionar los motivos que los llevaron a la cárcel. “Se inventó una historia para detener a Lázaro Báez. Con eso se inició el plan sistemático de detenciones ilegales. Somos las primeras víctimas de Mauricio Macri, el Poder Judicial y los medios de comunicación”, reiteró una y otra vez. Y luego recusó al presidente del tribunal, Néstor Costabel.

Fue una estrategia para retrasar aún más la definición. Por eso, antes de resolver sobre la preventiva de Báez, las otras dos juezas del TOF 4, Adriana Palliotti y María Gabriela López Íñiguez, rechazaron esta mañana la recusación de Costabel.

Todavía falta resolver el planteo de la defensa de Pérez Gadín sobre la prisión preventiva.

Pérez Gadín, uno de los protagonistas de los videos en La Rosadita, está acusado de ser uno de los protagonistas de la apertura de las cuentas bancarias en Suiza, y de participar en la compra del campo El Entrevero, en Uruguay, entre otros hechos. El contador fue la persona que eligió Báez cuando tomó el control de SGI para desplazar a Federico Elaskar y Leonardo Fariña.

Lázaro Báez está internado desde temprano en el hospital de Clínicas por una orden que firmó el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena. Fue ante un hábeas corpus que presentó, sorpresivamente, la defensa del empresario. Enterado de los detalles del procedimiento, el presidente del TOF 4 le ordenó al Cuerpo Médico Forense que se presente en la clínica para conocer el verdadero estado de salud del empresario. Además, le pidió a Villena que se inhiba de seguir interviniendo en todo lo que tiene que ver con la salud de Báez.

Casi en simultáneo con la internación, un juzgado federal de Resistencia (Chaco) ordenó esta mañana la excarcelación de Báez en una causa por evasión agravada por el monto y por el uso de facturas apócrifas argumentando que no había peligro de fuga ni posibilidad de entorpecer la investigación. Se trata del expediente 12577/2018 iniciado por la AFIP contra Austral Construcciones.

Fuente: Infobae 

Otras Noticias