Cumbre Lavagna-Pichetto

Nueva reunión en el PJ Federal. La líder de la CC apoya a Mario Negri. Y la gobernadora se guarda para evitar especulaciones.
lunes, 29 de abril de 2019 · 08:52

Mueve una pieza Roberto Lavagna y peregrina hacia los cuarteles de Miguel Angel Pichetto. Este lunes, en la previa de una semana cargada de cristinismo explícito –regreso de Cuba, paro moyanista, feriado de los trabajadores–, el proto candidato se reunirá en el local que tiene el CEO del peronismo federal en la esquina de Matheu y Belgrano, con dirigentes de toda la provincia de Buenos Aires, que se referencian en el no cristinismo. Es el movimiento más fuerte de los dos, después del recorrido de Lavagna por los arrabales del sindicalismo petrolero hace diez días, y de la construcción la semana anterior, y del paseo del senador por la costa Este de los Estados Unidos.

Lavagna cosecha en el sindicalismo los apoyos que le cuesta encontrar en la vereda de los políticos. Se entiende, porque los sindicalistas no pelean desde las listas, pero los profesionales de la política vigilan en serio la competencia por las candidaturas. Lavagna y Sergio Massa se trataron con distancia cuando compartieron el miércoles la mesa en la fiesta de los albañiles de Gerardo Martínez. Se cuidaron de explicar que fue un encuentro casual, por cortesía con el anfitrión, no un concierto de voluntades. Lavagna cedió un brindis cuando calificó a Sergio de "un amigo", todo un desafío a sus "parasignals" (el lenguaje de los ademanes): Durán Barba dice que el principal déficit del tigrense es la gestualidad, que trasmite desconfianza.

Explotar el discurso de la moderación intenta interceptar el efecto del regreso de Cristina a la Argentina, previsto para este martes. También por eso Massa pide pista este lunes, para un pronunciamiento político cuyo formato discutió todo el domingo con su equipo, si será tuit, gacetilla, comunicado, solicitada, aparición en la Feria del Libro. off-the-record, reportaje, PNT, chivo, me-me o conferencia de prensa (tales son los géneros literarios del periodismo). Será esto último. Paren la rotativas.