“Que se vayan todos”: el día en que Fernando de la Rúa dejó la Casa Rosada en helicóptero

martes, 9 de julio de 2019 · 08:22

En una jornada signada por el caos, donde los cacerolazos, los saqueos, la represión y el "que se vayan todos" atravesaban el país, el entonces presidente de la Nación, Fernando de la Rúa , decidía renunciar a su cargo. Fue un 20 de diciembre de 2001 y la imagen de De la Rúa dejando la Casa Rosada en helicóptero quedó grabada en la memoria del pueblo argentino.

Ese día marcó el fin del gobierno de la Alianza y precipitó dos semanas en las que la Argentina viviría en el abismo político. Un día antes, el 19, se había declarado el Estado de Sitio en el país, y mientras la Plaza de Mayo colapsaba, el entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo , renunciaba a su cargo con un corralito a cuestas.

La brutal crisis económica y política encontró su punto de ebullición ante la declaración de ese Estado de Sitio, que desencadenó un gran caos social. Aquella decisión presidencial desató un "cacerolazo" masivo en las principales ciudades del país, protagonizado por ciudadanos indignados por la instauración del llamado "corralito financiero". Hubo saqueos, protestas, represión y muertes.
La economía había tocado fondo luego de 10 años de convertibilidad. Industrias y fábricas cerradas o en crisis, desempleo masivo y la consiguiente explosión de la pobreza y de la indigencia fueron el cóctel que signó el final del gobierno de De la Rúa.

Cuando éste dejó el poder, el presidente provisional del Senado, Ramón Puerta , convocó a una Asamblea Legislativa. En los 13 días subsiguientes asumieron la presidencia cuatro mandatarios: Puerta, Adolfo Rodríguez Saá , Eduardo Camaño y Eduardo Duhalde , quien asumió el primero de enero de 2002 y se fue del poder en mayo de 2003.

Diez años después de la dramática escena del helicóptero De la Rúa brindó una entrevista a La Nación desde su estudio jurídico ubicado en Tribunales, donde continuaba ejerciendo su profesión de abogado. "Renuncié porque la realidad me superaba", dijo. El hombre insistió con la idea de que el tiempo permitiría a la sociedad argentina comprender el porqué de lo ocurrido en 2001: "Ya se entenderá en perspectiva. Como presidente respeté las instituciones, la ética del ejercicio de la función, la transparencia, pero hubo dificultades insuperables por la forma en que se dieron las cosas. Tuvieron que inventar la causa de sobornos del Senado para empañar los principios éticos de mi gobierno".

De la Rúa explicó que fueron el justicialismo y el FMI quienes desencadenaron la debacle. "Hubo una conspiración interna del justicialismo y un hostigamiento del FMI. Frente a las grandes crisis hay que poner patriotismo y grandeza, y no egoísmo partidario, no se puede ir contra las instituciones por circunstancias difíciles de la economía", señaló.

- Si hoy volviera al 19 y 20 de diciembre, ¿qué cambiaría?

-No declararía el Estado de Sitio. Yo no lo quería pero me convencieron el ministro del Interior [Ramón Mestre] y el jefe de Gabinete [Chrystian Colombo] porque era un clamor de los gobernadores justicialistas que no podían controlar la violencia en sus provincias. Era un gesto para mostrarles que estábamos dispuestos a prestarles asistencia, pero no se reglamentó ni se usó, todo empeoró. Tuve una errónea evaluación, pensé que la gente estaba preocupada por los asaltos y que eso la iba a tranquilizar. Pero cuando lo informé por televisión la reacción fueron los cacerolazos.

El exjefe de Estado explicó que en su fuero íntimo creía que su renuncia al poder haría cesar la violencia que se vivía. "Trajeron la violencia, y lo hice como contribución para que cesara. Los peronistas habían rechazado mi llamado a un gobierno de unidad y la UCR me hizo saber que veía mi renuncia ‘como una solución’", declaró.

- ¿Qué sintió al dejar la Casa Rosada?

-Que había hecho todo lo posible, el máximo esfuerzo, pero la realidad me superaba. La realidad política y la económica. Pero paremos acá porque después me cortan la entrevista y todo esto no va a salir.

 ¿Qué siente cuando ve la foto suya subiendo al helicóptero?

-Que usaron la foto. Yo todos los días me iba en helicóptero a Olivos, sólo que lo tomaba en la plataforma de al lado de la Rosada, y ese día la seguridad me dijo que lo ponían en la terraza por los disturbios. ¡Si al otro día volví a la Casa Rosada para recibir a Felipe González!

Fuente. La Nación