Patricia Bullrich echó al jefe de la policía que denunció ser víctima de un ataque: "Es un mentiroso"

Mariano Valdés, encargado de la delegación de Santa Fe, había asegurado que le dispararon desde una camioneta. Las pericias lo contradijeron.
jueves, 19 de septiembre de 2019 · 08:00

Un importante giro dio la causa en la que fue atacado a balazos el jefe de la Delegación Santa Fe de la Policía Federal, Mariano Valdés, ya que se determinó que los disparos fueron efectuados desde adentro del vehículo por una compañera y no desde afuera como se suponía, cuando circulaba por la autopista Rosario-Buenos Aires.

Ante esta situación, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, pidió la remoción de Valdés, a quien calificó de "mentiroso disfrazado de policía".

"¡La verdad no se tapa! Este mentiroso disfrazado de policía será removido inmediatamente de la institución. La pericia confirmó que el comisario Valdés de la PFA no sufrió un intento de robo sino que el disparo fue desde adentro de su vehículo", escribió Bullrich en su cuenta de Twitter.

Valdés y su compañera Roxana González afirmaron que el 9 de septiembre pasado fueron baleados por delincuentes en la autopista, pero las pericias contradijeron sus relatos.

En principio, tanto el jefe policial como su acompañante describieron que, mientras se encontraban dentro de un Ford Focus gris, fueron atacados desde otro auto en la banquina del kilómetro 258 de la autopista (a la altura de Fighiera) por dos hombres encapuchados.

Los uniformados contaron que los sujetos se asomaron por las ventanillas y, sin mediar palabras, iniciaron un ataque disparando con armas de fuego, mientras ellos respondieron con sus armas reglamentarias. Incluso creyeron haber herido a uno de los presuntos sicarios.

Pero de acuerdo al análisis de los especialistas médicos a Valdés, al menos una de las heridas no se condice con la hipótesis de un ataque a balazos desde un vehículo a otro.

Los representantes del Ministerio Público de la Acusación indicaron que en la zona de la ingle del comisario se halló una aureola de ahumamiento, un factor que suele generarse cuando el disparo se efectúa desde una mínima distancia del cuerpo.

De esa forma, el presunto sicario tendría que haber metido la mano por la ventanilla adentro del auto y disparar allí, justo cuando en el interior había dos policías armados.

También se indicó que los disparos que hirieron al comisario se habrían efectuado desde el lado del acompañante y no desde la izquierda del conductor, como Valdés contó.

Asimismo, ni en los centros de salud ni en hospitales ingresó alguna persona herida de bala que podía ser el delincuente que -según el comisario- había logrado herir.