Ex mujer de Lázaro Baéz le reclama la mitad de lo que sigue ganando por alquileres y negocios

Norma Calismonte reclama que hay dinero que manejan distintos administradores designados por el contratista K y que no se rinde, y avanzará en la división de bienes.
miércoles, 12 de febrero de 2020 · 19:33

El listado es extenso, diverso y millonario. La cifra oficial sostiene que Lázaro Báez cuenta con 1.420 propiedades y bienes por un valor de 250 millones de dólares. Pero el dinero que lo rodea no concluye allí. Desde noviembre, los nuevos abogados de Norma Calismonte, ex esposa del contratista K, detectaron que hay más de 2 millones de pesos "en circulación" por mes, en concepto de alquileres y honorarios a “diversos profesionales”, que “no se se sabe a dónde van”.

Reclamos por su porcentaje ganancial, denuncias que se formularán contra ocho personas identificadas que administran propiedades de la familia Báez, y a futuro, cuando terminen los procesos judiciales, el avance sobre la división de bienes, son parte de un nuevo capítulo sobre el cuantioso patrimonio del ex socio comercial de Cristina Kirchner.

Con el tono de voz calmo que lo caracteriza, en el pabellón 6 de Ezeiza, Lázaro no dudó en pronunciarse: “Yo no quiero perjudicar a Norma, ella tiene derecho de reclamar lo que le corresponde por ley de los bienes gananciales”. Así intentó calmar a uno de los abogados de su ex esposa, que lo visitó en dos ocasiones para explicarle la situación. La disputa por la división de bienes no tardará en iniciar, pero la madre de los cuatro hijos del empresario K sabe que la situación judicial complica todo, y su objetivo inmediato es otro: “Hay gente que se está quedando con dinero de la familia, y es lo que se debe impedir”, señalaron los abogados Roberto Herrera y Alejandro Baldini.

Como la fortuna de Báez, que por años fue imposible cuantificar y se esparció por nueve provincias al menos, así se volvió de impredecible la administración de un conjunto de propiedades registradas mayoritariamente a nombre de las empresas del Grupo Austral.

Todo comenzó con un comentario en las calles de Río Gallegos: “Me vendieron una camioneta que era de Lázaro”. En la capital santacruceña no es necesario especificar el apellido, se sobreentiende. A ese planteo, sobrevinieron otros del mismo tenor: en algunos casos eran autopartes de maquinaria de Austral Construcciones que se encuentran bajo guarda judicial, otros eran vehículos. Las historias trascendieron la provincia donde se encuentra la mayor parte del patrimonio de Báez: se alquilan casas y departamentos pero la familia asegura no percibir esos producidos.

Fue el puntapié inicial para que Calismonte, divorciada desde noviembre de 2015 -como reveló Clarín-, cambiara su estrategia. Es la única del clan Báez que no tiene acusaciones en ningún proceso judicial. Nombró nuevos abogados, y el reclamo que buscan iniciar cuando concluyan los procesos judiciales que recaen sobre Lázaro Báez es sobre el 50 % de todos los bienes conyugales, que al menos, ante la Justicia se encuentran oficializados.

Fuente: Clarín 

Valorar noticia