Vicentin: cómo se vive la intervención en Avellaneda, la cuna de la empresa

La decisión del Gobierno sacudió a localidad santafesina, que se movilizó en contra con su intendente a la cabeza. La situación de las cooperativas acreedoras.
jueves, 11 de junio de 2020 · 12:53

La decisión del gobierno de Alberto Fernández sobre el grupo agroexportador Vicentin desató más olas de lo que el Poder Ejecutivo esperaba.

La medida de intervenir a la empresa por 60 días y el anuncio de su posterior expropiación no solo sacudió al sector agropecuario, al comercio y a la exportación, sino también a una parte de la sociedad, que se concentró en distintas manifestaciones en la provincia de Santa Fe, principalmente vecinos de las ciudades de Reconquista y Avellaneda, esta última sede de la empresa.

Ayer, en medio de nuevas manifestaciones en Santa Fe, e incluso de un cacerolazo en distintos barrios de la Ciudad de Buenos Aires, la idea de expropiación quedó en un segundo plano.

La "idea original" con la que el poder Ejecutivo seguiría adelante es la intervención por 60 días para "ordenar" la situación financiera y las deudas con lo acreedores.

"La ciudad se conformó alrededor del cooperativismo y lo vivimos institucionalmente. Muchas de esas cooperativas trabajan para empresas como Vicentin, que tiene 90 años de historia, una firma familiar que le ha costado mucho crecer", dijo Dionisio Scarpín, intendente de Avellaneda.

Cuando Fernández anunció la intervención, la incertidumbre rodeó a varios acreedores, sobre todo a las cooperativas, y también a los trabajadores que no solo trabajan en agroexportación, sino también en otras unidades de negocios de la firma, una veintena de sociedades de distintos rubros, desde la industria de la carne hasta una bodega.

"La manifestación fue un momento muy emotivo, una autoconvocatoria de la gente que se fue mandando mensajes. En Avellaneda somos unos 30 mil habitantes: 120 mil si sumamos a los vecinos de Reconquista que también se unieron a la manifestación. Las rutas estaban colapsadas, las calles llenas de gente", contó Scarpín.

"Hay que destacar que Avellaneda es una ciudad donde los habitantes son muy tranquilos; cuesta mucho que la gente salga de sus casas. Esto es una demostración de que la que la gente siente por Vicentin, una de las empresas más grandes de la ciudad", agregó el intendente.

Con respecto a los motivos del rechazo de la decisión del poder ejecutivo, Scarpín indicó: "Nos hemos manifestado en contra de la forma de actuar y proceder del Gobierno queriendo expropiar el capital de una empresa familiar que le ha costado 90 años. Nos sentimos como si nos estuvieran expropiando parte de la historia. La firma estaba en un proceso judicial y había resuelto abrir las puerta a diferentes inversores".

El asociativismo

Adrián Braidot es agricultor y trabaja tierras propias junto a su padre y su hijo, y fue un ciudadano más de Avellaneda que participó de la manifestación.

"En esta zona usamos mucho asociarnos y gracias a eso tenemos riego en parte del campo, avicultura, cría de pacú, producimos maní y garrapiñadas, entre otras actividades. La idea es juntarse porque la unidad económica es muy chica", afirmó.

Sobre las distintas manifestaciones que se llevaron a cabo en la ciudad, el productor expresó que hay muchas familias que dependen directa o indirectamente de Vicentin.

"El pueblo no está de acuerdo en la manera en que se dieron las cosas, en forma chocante y anticonstitucional. Nos juntamos con ese objetivo y cuando nos dimos cuenta era mucha gente que no quería ser atropellada de esta forma. Vicentin es una firma grande, pero que empezó de cero y somos muchos los productores pequeños que dependemos de empresas así porque de otra forma no podemos entregar nuestros productos: es parte nuestra. Sin duda que en algo se habrán equivocado pero la idea es apoyarlos para que salgan adelante. La gente está cansada de que se hagan mal las cosas", destacó.

ACA, una de los acredores más importantes

En tanto, según la agencia Noticias Argentinas, el presidente de Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), Claudio Soumoulou, reveló que Vicentin le debe 90 millones de dólares a ese sector, y si bien defendió la intervención, cuestionó la intención del Gobierno de expropiar esa empresa.

"La deuda es por la operatoria comercial. Seguramente ahora (con la intervención) tenemos más chance de cobrar que antes. Estamos abiertos a negociar", sostuvo el dirigente.

En declaraciones a El Destape Radio, Soumoulou comentó: "Cuando empezaron los problemas, empezamos a disminuir los volúmenes de entrega para cuidar a nuestros productores. Y la noticia de la intervención y expropiación nos sorprendió, porque las cooperativas veníamos discutiendo cómo lograr el cobro de la deuda", enfatizó.

El dirigente consideró además que "la palabra expropiación genera ciertas preguntas e inquietud. Tal vez se puede buscar una salida intermedia. Podríamos haber tenido más tiempo para negociar antes de pensar en una expropiación", afirmó.

En tanto, entidades agropecuarias como Confederaciones Rurales Argentinas, Coninagro y la Federación Agraria Argentina, coincidieron en catalogar a las manifestaciones como "genuinas, en virtud de defender la división de poderes de la república". (TN)