Avanza la causa del espionaje ilegal: se presentó como víctima el periodista Hugo Alconada Mon

Pese al feriado, hubo intensa actividad en el juzgado de Lomas de Zamora.
lunes, 15 de junio de 2020 · 19:01

El periodista Hugo Alconada Mon, del diario La Nación, se presentó hoy en los tribunales federales de Lomas de Zamora, citado por el juez Federico Villena. Allí le mostraron las fotos y seguimientos que habían hecho sobre él los integrantes de una organización que, desde distintos estamentos del Estado, llevó adelante tareas de inteligencia ilegal sobre políticos, jueces, hombres de prensa, religiosos y gremialistas, entre otros. También se supo en las últimas horas que el actual fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires, Juan Bautista Mahiques, también figuraba entre los espiados.

Alconada Mon fue el periodista de investigación que, a pocos meses de la asunción del gobierno de Mauricio Macri, reveló que el entonces jefe de la AFI, Gustavo Arribas, aparecía en unas transferencias bancarias vinculadas a un cambista de la trama de Odebrecht. Entre los documentos que se encontraron en uno de los teléfonos viejos de los espías involucrados en esta organización, aparecían seguimientos en la casa del periodista y otras llegando a los tribunales de Comodoro Py 2002. Pese al feriado, el periodista de La Nación -que también es abogado- llegó a los tribunales para responder a la convocatoria del juzgado y conocer los detalles de sus seguimientos. Podrá ahora constituirse como querellante.

Para los próximos días también fueron convocados los ex diputados Emilio Monzó y Nicolás Massot y el camionero Hugo Moyano. Monzó y Massot tuvieron dos puestos claves en el Congreso durante el Gobierno de Mauricio Macri, pero el ala más dura los terminó relegando de la toma de decisiones. Moyano, en tanto, se encargó de denunciar lo que entiende como un persecución judicial para meterlo preso junto a su hijo Pablo. El juez que llevó adelante la causa de Independiente reveló que directivos de la AFI lo visitaron para pedírselo expresamente en nombre del entonces jefe de Estado.

En esa causa ya se presentaron como querellantes la vicepresidenta Cristina Kirchner y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta. Cristina trató al gobierno de Macri como la “verdadera asociación ilícita”. Desde el entorno de Rodríguez Larreta, en tanto, buscaron minimizar las prueba que les habían mostrado. Los dos, sin embargo, pueden impulsar la investigación.

Cristina Kirchner ya recogió el guante: el viernes pasado presentó los documentos sobre los ingresos y egresos a la Casa Rosada durante el macrismo, datos públicos, y detectó que tres de los agentes de la AFI investigados iban a visitar a una funcionaria, Susana Martinengo, responsable de Documentación Presidencial, cuyo despacho estaba a 50 metros de la oficina de Macri.

Hay otros dirigentes del PRO que fueron convocados como víctimas de la organización como la ex gobernadora María Eugenia Vidal; su ministro de Seguridad y hoy jefe de la banca de diputados del PRO Cristian Ritondo; el diputado Waldo Wolf y el vicejefe de Gobierno porteño y ministro de Seguridad Diego Santilli.

En la causa ya figura una grabación que le hicieron a Alan Ruiz, el director de Operaciones Especiales de la AFI que aparece como jefe del grupo de espías que quedaron acusados en ese caso. Es la que se presentó hace una semana en el programa de televisión de Rolando Graña y que el abogado Fernando Sicilia, defensor de los agentes Leandro Araque y Facundo Melo, presentó como pruebas en el expediente y en otros.

En esa grabación, a Ruiz se lo oye hablando de cómo tenían en la mira a Santilli. De Santilli se encontraron fotos y seguimientos y el juez lo convocó como testigo. En esa grabación Ruiz también habló del hoy fiscal general de la Ciudad Juan Bautista Mahiques, quien ocupó el cargo de secretario de Asuntos Penitenciarios en el Ministerio de Justicia de Cambiemos así como también el cargo de enlace de relaciones con el Poder Judicial y representante del Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura.

El juez Villena investiga una organización criminal dedicada a la realización de actos de espionaje interno desde el Estado nacional, provincial y local, a través de agentes de inteligencia o miembros de fuerzas de seguridad. Por ahora hay una veintena de personas citadas a Lomas de Zamora en el ex presidente Eduardo Duhalde, el gremialista Luis Barrionuevo y su esposa, la diputada e integrante del Consejo de la Magistratura Graciela Camaño; el senador del FdT Maurice Closs, el intendente de Avellaneda Jorge Ferrari y ex intendente de La Plata Pablo Oscar Bruera.

Al intendente de Lomas de Zamora Martín Insaurralde también lo convocaron a ir al juzgado, pero en su caso la situación podría prolongarse: en las últimas horas se confirmó que tiene coronavirus. La lista se completa con el juez de la Cámara Federal Martín Irurzun, el sacerdote José María Di Paola, el periodista de La Nación Marcelo Veneranda e integrantes de la comunidad mapuche.

Al presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lugones y su hermano, Luis Lugones, dirigente del PJ de la Plata, ya los escucharon el viernes pasado cuando declararon por zoom. Allí se enteraron que la banda seguía todos sus movimientos financieros y querían saber sobre sus vínculos con el Papa Francisco, indicaron a Infobae fuentes del caso. El último de las víctimas citadas hasta ahora es Salvatore Pica, el novio de Florencia Macri, hermana del ex presidente y también espiado.

Hay, de todas maneras, varias personas que se fueron presentando o se van a presentar para pedir ser querellante. Ahí aparecen los dirigentes del MST y el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, ante la sospecha de que sus representados fueron escuchados en prisión cuando se entrevistaban con sus clientes presos k. Es que la investigación abrió el tramo de investigación bajo la sospecha de que también espiaban a detenidos kirchneristas y su entorno. En la grabación de Alan Ruiz se explica cómo se habría cableado a un penal y como se copiarían teléfonos de los visitas o abogados cuando iban a visitar a detenidos. Hasta el propio presidente Alberto Fernandez dijo que él debe haber sido uno de los espiados. Ya hubo allanamientos en prisión el miércoles pasado, en donde se encontraron sospechosos cableados.

Fuente: Infobae