El Gobierno prepara un "congelamiento" de dólares para obligar al campo a liquidar divisas

En el Gobierno calculan que la porción de la campaña agrícola retenida por los productores asciende a u$s12.500 millones y quieren acelerar la liquidación.
jueves, 18 de junio de 2020 · 11:51

En el Gobierno saben que lo que más necesitan hoy son dólares. Y tienen un plan para conseguirlos. La idea es apurar los productores agropecuarios para que vendan los granos y a los exportadores a que liquiden sus exportaciones antes del 30 de septiembre, porque en esa fecha se termina la campaña de este año.

¿Cómo harán para que los exportadores vendan su producto y liquiden sus dólares antes de esa fecha? Lo que está a estudio de los funcionarios es una resolución o un decreto a través del cual establecerán que todo aquel que no haya liquidado sus exportaciones antes del 30 de septiembre y lo haga con posterioridad a esa fecha, deberá hacerlo al precio que el dólar tenga el 30 de septiembre, sin importar si cuando liquida sus exportaciones el tipo de cambio subió. 

Sería algo así como una suerte de congelamiento del dólar para exportaciones o la creación de un "dólar exportador" cuyo precio quedaría fijado el 30 de septiembre. Y no se movería más. La idea se analiza desde hace un par de semanas en distintos ámbitos del Gobierno. Y ya llegó al escritorio de Alberto Fernández, quien la estudia con detenimiento.

Claro que no es un tema fácil desde el punto de vista político, porque sumado a la decisión de estatizar la cerealera Vicentin, podría generar un verdadero sismo con el campo, un sector con el que el Gobierno tiene de por sí una relación ya bastante compleja. 

"Los productores están sentados sobre 12.500 millones de dólares que aún no vendieron", dicen en el Gobierno mientras se relamen imaginando todo lo que harían con los impuestos que cobrarían si esos 12.500 millones de dólares fueran vendidos al exterior y luego ingresados al país como liquidación de exportaciones.

En realidad, desde el sector exportador aseguran que los productores ya vendieron unos 26 millones de toneladas de soja, y admiten que aún están en los silobolsa unos 24 millones de toneladas de soja que, sumadas al maíz y al trigo que aún no fueron vendidos, representarían unos 10.000 millones de dólares, aunque no llegarían a los 12.500 millones de dólares de los que habla el Gobierno. 

Como sea, son muchos dólares. Y el Gobierno ya asumió -sin decirlo, claro está- que dejará subir al dólar oficial, porque considera que hay un atraso cambiario y porque necesita incrementar las exportaciones.

En los pasillos de Gobierno se dice que, tras el cierre del canje de la deuda, lo dejarían subir entre $ 5 y $ 7 por mes, con lo cual de los $ 69,68 que vale hoy el mayorista pasaría a valer $ 75 o $ 77 en julio, entre $ 80 y $ 82 en agosto y tal vez más de $ 85 en septiembre. Claro que en octubre, noviembre y diciembre seguiría subiendo. Pero, de avanzar esta idea, los exportadores sólo recibirían por los dólares que liquiden el precio fijado el 30 de septiembre. Ni un peso más.

¿Un efecto boomerang?

¿Quién vendería sus dólares el 30 de julio si sabe que esperando hasta el 30 de septiembre podrían recibir mucho más por ellos? Nadie, excepto que no tenga más remedio porque debe atender obligaciones urgentes. Sin embargo, cuántos venderían el 30 de septiembre si el Gobierno les avisa que en octubre -aunque el dólar siga subiendo- ellos recibirán lo mismo que el 30 de septiembre? Es difícil imaginar qué harían los productores si así fuera.

Por lo pronto, en el mercado, quienes ya están al tanto de la posible medida se muestran escépticos sobre su eficacia. Y hasta hay quienes creen que pueda tener un efecto opuesto al buscado.

"Si avanzan con esta medida sería una suerte de congelamiento cambiario, y eso sólo puede llevar a dos cosas: más acopio por parte de los productores y, probablemente, menos siembra", señaló un experto economista que conoce bien el mercado de cambios y de las exportaciones. Y añadió: "Porque siempre lo que genera este tipo de restricciones son retracciones de la oferta". 

Desde la industria agropecuaria apoyaron esta idea. "A mitad de año es cuando se define la siembra de maíz y soja para la siguiente campaña. Si una noticia así se conociera, caería muy mal en el sector y muchos podrían decidir sembrar 100 hectáreas en vez de 200, por ejemplo", señaló un integrante del sector exportador de granos. 

El sector ya está bastante preocupado por la decisión del  Gobierno de intervenir y estatizar la empresa Vicentin, incluso desde la cámara que agrupa a los exportadores de cereales dejaron bien en claro que no están en línea con la decisión del Gobierno. "Favorecemos la solución judicial porque es el camino que establece la ley y el camino que solicitó Vicentín a la Justicia, y especialmente porque los sueldos de los empleados están al día y los productores pueden venderle a otros exportadores", dijeron en Ciara.

¿Moneda de cambio por Vicentin?

En el Gobierno no descartan que esta idea de congelar el dólar y crear así una suerte de "dólar exportador" con fecha al 30 de septiembre, sea utilizada como un as en la manga a la hora de negociar los votos en el Congreso para la aprobación de la estatización de Vicentin. 

Sin embargo, en el mercado los comentarios no eran muy alentadores: "La combinación de una idea como esta junto con la estatización de Vicentin podría levantar al campo", señaló un experto operador del mercado cambiario. Y agregó: "La cosa con el campo ya viene bastante pesada como para que le agreguen aún más presión".

Pero en el Gobierno evalúan usarlo como un elemento de presión sobre el campo que podría resonar también en lo político: lo usarían así como elemento de presión hacia los dos gobernadores a los que una caída en la producción agropecuaria más podría golpear: Córdoba y Santa Fe.

Justamente se trata de las dos provincias donde más se siente la situación de Vicentin, y donde sus gobernadores -Juan Schiaretti y Omar Perotti- no están necesariamente alineados con el gobierno nacional ni totalmente de acuerdo con la decisión de estatizar la cerealera. 

De todas maneras, antes de avanzar con esta idea de un dólar congelado para las exportaciones y de definir una fecha para eso, en el equipo económico quieren cerrar primero el canje de la deuda. Un canje en el cual, le ofrecerán a los bonistas un cupón atado a las exportaciones, un "cupón exportador", por lo que el crecimiento de las exportaciones resulta indispensable para el Gobierno. (IProfesional)