Mientras los vecinos del barrio Ayres del Pilar protestaban en la puerta, la pareja de Lázaro Báez logró ingresar a la casa donde va a cumplir la prisión domiciliaria

Ocurrió el miércoles a la tarde, horas después que la Justicia le otorgó el beneficio. La novia del empresario ingresó acompañada de otra mujer con un poder. La protesta terminó con un bocinazo en la puerta de la vivienda y hubo una discusión entre vecinos. Furor por el "Lázaro Tour"
viernes, 10 de julio de 2020 · 17:48

“Lázaro tour” lo llaman en broma dentro del barrio. Desde que se conoció la posible llegada de Lázaro Báez a Ayres de Pilar, y especialmente a partir de las fotos difundidas por Infobae, la casa del empresario se transformó en un “circuito turístico” para sacar fotos. En las últimas horas, decenas de vecinos pasaron por la puerta, a pie o en auto. La circulación dentro del barrio está permitida, siempre que se cumpla con las normas sanitarias obligatorias. “El barrio está revolucionado”, coinciden los vecinos. Ayer y el miércoles hubo protestas en la puerta. Los vecinos quieren frenar el desembarco del empresario como sea. Pero cerca de Báez aseguran que por ahora “no hay plan B”.

La propiedad donde viviría el dueño de Austral Construcciones junto a su actual pareja -una vez que pueda pagar la fianza millonaria que dispuso la Justicia, seguramente a través de un seguro de caución- está identificada como N37, dentro de la comunidad conocida como “La Arboleda”. Es una casa con techos de tejas, unos 250 m2 cubiertos, un lote de más de 800m2 y una pileta de 6x4. No es una casa lujosa, muchos menos dentro de un barrio premium como Ayres del Pilar, en el kilómetro 43,5 de la Panamericana.

La casa, a nombre de la empresa Badial SA, estuvo vacía durante mucho tiempo pero comenzó a reacondicionarse justo antes de la cuarentena. ¿Por qué? El 18 de marzo, el juez federal Sebastián Casanello le otorgó la prisión domiciliaria a Báez en la causa que investiga la compra del campo “El Entrevero”, en Uruguay. Horas después, una abogada del empresario llegó hasta el lugar. En ese momento, la casa todavía no tenía luz ni gas.

Durante la cuarentena, fue un electricista particular y luego los operarios de Edenor le restituyeron el medidor. También hubo algunos arreglos menores en el parque. En ese momento, la deuda de expensas sumaba $314.892, a razón de unos $25 mil mensuales, pero se siguió incrementando.

Badial SA llegó a tener tres casas dentro del barrio identificadas con los lotes N37, R33 y K1. En total, la deuda de expensas de esas tres viviendas suma ahora casi 2 millones de pesos, contando los intereses. “Hasta ahora no se canceló la deuda, igualmente no es un impedimento para ingresar”, confirmó una autoridad del barrio.

La domiciliaria se activó recién el miércoles, a partir de un fallo de la Cámara de Casación y luego del Tribunal Oral Federal 4. Apenas trascendió en los medios que Báez iría a vivir a ese lugar, los vecinos se organizaron a través de los chats internos para protestar. Cerca de las 19, se reunieron en la puerta del barrio con cacerolas y algunas banderas.

A esa misma hora, dos mujeres lograban entrar a la casa, pudo saber Infobae. “Tenían un poder de la sociedad (Badial) y lograron entrar, el barrio no le puede impedir la entrada”, contó una vecina. Otros sostienen que el barrio sólo debería permitir el ingreso de los propietarios que están haciendo la cuarentena en Ayres. No es el caso de Lázaro, y mucho menos de sus allegados.

Una de las dos mujeres que lograron ingresar el miércoles, según le confirmó a este medio una autoridad del barrio, es la actual pareja de Báez, Claudia Noemí Insaurralde, a quien conoció dentro de la cárcel de Ezeiza cuando visitaba a su tío, Atanacio Pérez Osuna, ex interventor de Yacimientos Carboníferos Fiscales (YCF). Insaurralde milita en el peronismo de Florencio Varela y durante el gobierno de Cristina Kirchner trabajó en el Ministerio de Planificación Federal, donde conoció a Roberto Baratta.

La protesta de los vecinos terminó cerca de las 23. A esa hora hubo una caravana de autos hasta la puerta de la casa. Tocaron bocina durante a modo de protesta. Los vecinos que viven en esa misma cuadra se quejaron por el ruido y hubo una discusión que obligó a la seguridad privada del barrio a intervenir.

Ayer, los vecinos de Ayres volvieron a manifestarse en contra de la llegada del empresario. “No queremos Korruptos y narcos presos”, “defendamos nuestros valores” y “queremos república y libertad”, decían los carteles. “Nosotros no podemos hacer ingresar al personal de limpieza y viene este chorro”, se quejó una vecina en la manifestación.

¿Podrá llegar Báez en ese clima? Las autoridades admiten que no tienen herramientas legales para impedirle la entrada. Aunque una abogada del empresario dijo públicamente que analizan otra locación, otras fuentes consultadas por este medio ratificaron que no hay plan B.

Por ahora, la salida de la cárcel quedó en suspenso y podría demorarse varios días. La defensa de Báez le pidió el miércoles al Tribunal Oral Federal 4 que baje la fianza, actualmente fijada en $632.500.000, y que se reemplace por un seguro de caución. La respuesta se postergará al menos hasta el lunes. Si la reducción de la fianza no es sustancial, la negociación podría empantanarse. (INFOBAE)