El retiro de un gigante: a los 82 años, Héctor Larrea hizo su último programa de radio

El histórico conductor se despidió de El carromato de la farsa por Radio Nacional, luego de 60 años de carrera en los medios.
miércoles, 30 de diciembre de 2020 · 18:26

Héctor Larrea se retiró de la radio, tras cumplir seis décadas de trabajo en los medios. Este miércoles 30, el locutor de 82 años realizó su último programa de El carromato de la farsa que se emitió por Radio Nacional (AM 870) durante todo este 2020. Este domingo ya se había despedido de otro de sus ciclos, Gardel por Larrea.

“Hoy es el último programa... de modo que todos aquellos a los que le debemos plata que vengan hoy a cobrar, porque si vienen el primero (de enero) se van a encontrar con otra gente que no les va a pagar nada”, dijo, entre risas, en el arranque de su programa que hizo desde su casa, ya que por la pandemia no pudo ir hasta el estudio a trabajar.

El locutor habló con Alejandro Pont Lezica, el director de Radio Nacional, quien le reveló que en la página de la emisora crearon a modo de homenaje un archivo de Héctor Larrea con contenido que realizó a través de sus ciclos radiales durante los 16 años que estuvo en la emisora.

A lo largo del ciclo, pasaron mensajes de sus compañeros y amigos que emocionaron al conductor. Y también recordaron algunas anécdotas de su trayectoria. Incluso se dio el gusto de hacer una última “tangueada” con canciones de Carlos Gardel, el artista que admiró durante toda su vida.

Luego, señaló que desde hace bastante ya tenía ganas de despedirse de la radio: “Yo siempre le di mucha importancia a mi intuición. Mi intuición me estaba diciendo hace un tiempo: ‘Amigo ya está, ya está, ya está... si te quedás vas a parecer un avariento’. Que palabra fea, el avariento. No quiero ser un avariento del aire ni de la radio. Tiene que venir otra persona... Porque los 82 (años) están, que se manifiestan bien y mal, mal por los achaques y bien por la experiencia... La vejez tiene su lado interesante aunque las piernas te duelan un poco más”.

Luego de dos horas de estar al aire, Héctor se despidió de todos sus compañeros de trabajo y agradeció el apoyo de los oyentes a lo largo de su carrera. “¿Saben que es lo único que falta? ¡Que cante Gardel!”, aseguró Larrea en el final de su programa y se escuchó un tango del popular artista.

Hijo de Emilio Larrea y Celestina Felisa Villarreal, Héctor Larrea nació el 30 de octubre de 1960 en Bragado. Su padre tocaba el bandoneón y tenía un cuarteto con el que hacía shows, pero como no le alcanzaba para vivir de la música, debía hacer otro tipo de trabajos. De don Emilio, Larrea heredó su amor por Carlos Gardel. Y cuando pudieron comprar la primera radio en su casa, descubrió un nuevo mundo del que también se enamoró rápidamente.

En 1949 su vida familiar cambió con la muerte temprana de su papá, a los 45 años, luego de sufrir un ACV. Su madre quedó devastada, y durante tres meses dejaron de prender la radio. Hasta que un día Héctor la convenció de volver a escuchar programas… Y Celestina sonrío otra vez después de mucho tiempo. En ese momento se dio cuenta del poder sanador de la radio, y decidió convertirse en locutor.

Cuando era un adolescente le escribió una carta a Antonio Carrizo pidiéndole consejos para ser un locutor profesional. “Lo escuchábamos con mi madre. Era una voz cercana y el modelo de locutor que quería ser. Sin conocerme, Antonio me mandó sus consejos. Los seguí paso a paso...”, contó el conductor en el libro Héctor Larrea, una vida en la radio, escrito por su amigo Martín Giménez, quien es el responsable artístico de Radio Nacional.

En una entrevista con Teleshow, el conductor explicó por qué decidió jubilarse de la radio en este 2020: “Estoy con un estrés que viene de hace mucho tiempo y me mortifica mucho, me perjudica mucho. Entonces tengo que dejar esas responsabilidades, ya que todas las responsabilidades de la vida, aunque uno sea mayor, se pueden dejar. Ya no puedo hacer radio con la fuerza que el tipo de programa que me gusta hacer a mí necesitan. Entonces, tengo que recauchutarme, rehacerme, porque fueron 60 años sin parar. No paré nunca. Las vacaciones siempre fueron muy breves. Le dediqué mi vida a esto. Esto que es la radio le dediqué todo, percibí todo, más no puedo pedir… Pero ahora es el momento...”.

Fuente: Infobae