¿Quién es Nicolás González, la sorpresa de Argentina?

El autor del 1-1 ante Paraguay se crió en Parque Chas, estuvo cerca de dejar el fútbol y ahora la rompe de 9 en Alemania, aunque en cancha de Boca jugó de 3.
miércoles, 18 de noviembre de 2020 · 12:07

Nicolás González ha sido la sorpresa de la alineación de la Selección Argentina contra Paraguay. Lionel Scaloni lo eligió para reemplazar a Nicolás Tagliafico en el encuentro ante Paraguay, el tercero de las Eliminatorias rumbo a Qatar 2022. Autor del gol del empate 1-1, trabajado por Gabriel Heinze para ser delantero por afuera en Argentinos, a los 22 años le tocó jugar en la Bombonera por la banda izquierda, su hábitat natural, aunque tirado unos metros más atrás que lo habitual. Un premio para una carrera que inició temprano, cuando se probó en River con apenas siete años, que tuvo un despegue en Argentinos y que hoy lo encuentra como titular en el Stuttgart. Aunque pocos saben que este talento incipiente pensó en dejar de jugar cuando todavía transitaba su ciclo en Inferiores.

Surgido del baby de Parque Chas, Nico González fue observado por River cuando cursaba el segundo grado de la Primaria: lo pretendían para jugar en cancha de 11 y también en indoor. Aunque el tránsito por Núñez duró apenas dos semanas: “No quise ir más, no me prestaban atención”. Se probó en Platense, pero tampoco se sintió cómodo. Hasta que a través de Rodrigo Lista consiguió un test en Argentinos, un club que con el tiempo se convertiría en su segunda casa. Allí no sólo le dieron la posibilidad de mostrarse, sino que a su vez lo contuvieron cuando pensó en dejar de jugar a la pelota.

Porque Nico, oriundo de Escobar, tenía dos problemas. El primero: su cuerpo no terminaba de desarrollarse, sentía que no crecía. Además, tenía tres horas de viaje para entrenarse en el Bajo Flores. A los 14 años llegó a decirles a sus padres que tenía intenciones de abandonar la práctica del fútbol. Que no era lo suyo. Que se cansaba. Asimismo, no tenía en Inferiores el rodaje que él esperaba. Hasta que Fernando Batista le dijo, cara a cara: “¿Vos que preferís? ¿Jugar en Novena u Octava, o en Sexta o Quinta y romperla?". Esa frase lo descolocó. Y lo hizo reflexionar. Aceptó seguir. Y esa esperanza tendría recompensa.

Porque su evolución en el campo fue grata: alternó incluso como enganche antes de su estreno en la B Nacional, bajo la tutela de Heinze. Junto con Alexis Mac Allister y Damián Batallini fueron las gemas de aquella generación que logró el ascenso a Primera División, precisamente, gracias a un gol de Nico ante Gimnasia y Esgrima de Jujuy. Aunque en la BN, el 14 de marzo de 2017, tuvo una experiencia en el rol que desempeñó anoche: Heinze lo puso como volante izquierdo y con una línea de 3...

Su estadía en Primera incluyó buenos rendimientos (11 goles en 47 partidos), uno de ellos ante River en el Monumental, lo que le valió una reprimenda cariñosa de su padre, fanático de club de Núñez. El 10 de julio de 2018, sus actuaciones lo llevaron a imantar a varios clubes europeos, aunque fue el VfB Stuttgart el que se decidió a contratarlo a cambio de 8,5 millones de euros, una cifra récord para La Paternal.

De buen salto, como lo demostró en la Bombonera, Pellegrino Matarazzo le vio pasta de 9 y allí lo viene ubicando en la Bundesliga, en la que ya marcó 19 goles en 66 partidos. Anoche marcó su primer gol oficial con la Selección. Y lo celebró abrazado en ramillete con Messi y Lautaro Martínez. De alguna vez imaginarse afuera del fútbol, dio un primer paso soñado: de ser sorpresa en la alineación a fundamental. (ole.com.ar)