Corrupción en el fútbol: un banco suizo reconoció que depositó 30 millones de dólares en sobornos para Julio Grondona

El Julius Baer admitió haber depositado coimas al ex presidente de la AFA, entre otros, por derechos de televisación. El banco deberá pagar otros 79 millones como multa a la Justicia de Nueva York
sábado, 29 de mayo de 2021 · 07:44

El banco suizo Julius Baer (BJB) admitió haber pagado al fallecido ex presidente de la AFA y vicepresidente senior de la FIFA, Julio Grondona, 30 millones dólares de sobornos por el FIFA-Gate y deberá pagar una multa de otros 79 millones a la Justicia de Nueva York, informaron los fiscales a cargo de la investigación.

El BJB, un banco suizo de operaciones internacionales, llegó a un acuerdo con un tribunal federal de Brooklyn, Nueva York, por el que admitió que llegó a pagar un total de 36 millones de dólares en coimas que partían desde ejecutivos de empresas mediáticas (menciona específicamente a Alejandro Burzaco de Torneos y Competencias) hacia los principales dirigentes del fútbol sudamericano hasta 2015 para obtener beneficios en la adquisición de derechos de transmisiones de competencias futbolísticas sudamericanas.

El BJB –que ahora deberá pagar el doble de lo que admite haber tramitado ilegalmente- celebró un “acuerdo de procesamiento diferido” de tres años con la Justicia de Brooklyn, Nueva York, como parte del proceso que lleva adelante la magistrada Pamela Chen a propósito de una información criminal presentada en el Distrito Este de NJ que acusaba al banco de conspirar para lavar dinero. Como parte de ese acuerdo, el BJB deberá pagar una multa de 43.320.000 dólares y se le confiscarán otros 36.368.400.

El esquema de sobornos pasaba por el argentino Jorge Luis Arzuaga, un ex gerente de relaciones del BJB que trabajaba en las oficinas del banco en Montevideo y en Zurich, y que se declaró culpable en junio de 2017 y por esta razón fue sentenciado por la jueza Chen a tres años de libertad condicional en noviembre de 2020.

Arzuaga admitió haber recibido pagos en subcuentas del BJB por parte de empresas mediáticas sudamericanas desde febrero de 2013 hasta mayo de 2015 –cuando se produjo la redada del FBI que detuvo a varios de los dirigentes sudamericanos en el hotel Baur Au Lac de Zurich, donde se alojaban con motivo del, Congreso de la FIFA que iba a reelegir como presidente de la entidad a Joseph Blatter-.

Esos pagos, según admitió el BJB, fueron de 36.368.400 dólares en transacciones ilegales que eran facilitadas por sus empleados que luego hacían la vista gorda ante operaciones sospechosas que debían reportar inmediatamente a la entidad, como sostiene el informe de la Justicia de Nueva York y aclara que esta oficina “responsabilizará a aquellas corporaciones o individuos que utilicen el sistema bancario estadounidense con fines corruptos”.

Según las admisiones, el banco ya sabía que las cuentas de los clientes de Arzuaga estaban vinculadas con el fútbol internacional y que contaban con alto riesgo de corrupción pero un alto ejecutivo de BJB ordenó que se acelerara la apertura de esas cuentas por el lucro que significaban.

Burzaco, ex titular de Torneos y Competencias, se declaró culpable de conspiración, extorsión y otros delitos en noviembre de 2015, en tanto que Grondona aparece mencionado en la causa como “Señor del Fútbol Número 1” debido a que falleció antes de iniciarse el proceso judicial.

Según el reporte, Grondona recibió 30 millones de dólares correspondientes al otorgamiento de derechos de transmisión de los Mundiales 2018, 2022, 2026 y 2030 de los que 25 millones fueron transferidos a una subcuenta del BJB.

Burzaco admitió que TyC también pagó decenas de millones de dólares a otros dirigentes de la Conmebol para obtener también derechos de transmisión de las Copas América de 2015, 1019 y 2023, y de la Copa América Extra del Centenario de 2016 así como de partidos de la Copa Libertadores de América.

Entre los dirigentes que aparecen recibiendo los pagos, se señaló a Eugenio Figueredo, ex miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA y ex presidente de la Conmebol y de la Asociación Uruguaya de Fútbol, a Marco Polo Del Nero, otro ex miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA y ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), José María Marín, también ex titular de la CBF, al paraguayo Juan Ángel Napout, ex vicepresidente de la FIFA y ex titular de la Conmebol, y al boliviano Romer Osuna, ex miembro de la FIFA y ex tesorero de la Conmebol.

Tanto Arzuaga como Burzaco negociaron con los investigadores y admitieron los delitos cometidos a cambio de una reducción de sus condenas y según los documentos presentados ante la Corte de Nueva York, se detalla que los argentinos dueños de la empresa “Full Play”, Hugo y Mariano Jinkis, también participaron de acuerdos delictivos aunque ambos (padre e hijo) se encuentran en libertad en la Argentina luego de que el juez federal Claudio Bonadío rechazara su extradición a los Estados Unidos en 2016.

La Justicia de Nueva York destacó como “grave conducta” el hecho de que el BJB no se haya presentado por su propia voluntad, y el papel esencial del banco en el esquema fraudulento por más de dos años y que “obstaculizó la investigación del departamento y no presentó las pruebas requeridas”, aunque se valoran los “importantes esfuerzos” posteriores por “remediar” su programa de cumplimiento, por lo que rebajó un cinco por ciento del valor a la multa originalmente establecida.

La resolución judicial indicó en su resolución que “las instituciones financieras que se vuelven cómplices de los esfuerzos de sus clientes para lavar fondos ilícitos enfrentan sanciones importantes” y que “desde el momento de la primera acusación relacionada con la FIFA, el departamento ha prometido responsabilizar a las instituciones financieras involucradas en este esquema criminal global y estamos cumpliendo”, según afirmó Nicholas McQuid, fiscal adjunto de la División en lo Penal del Departamento de Justicia y uno de los anunciantes del acuerdo con el BJB junto con Mark J. Lesko fiscal del distrito Este de Nueva York, William Sweeney Jr, subdirector a cargo de la Oficina de Investigación del FBI, y Ryan Korner, agente del Servicio Criminal de Investigación de la oficina de Los Ángeles. (Fuente: infobae.com)