Sueldos empleados de comercio: sube la tensión y el gremio se declaró en estado de alerta y movilización

El gremio de comercio denunció hoy a las cámaras privadas por el boicot al acuerdo salarial que habían alcanzado y se declaró en estado de alerta y movilización. La organización liderada por Armando Cavalieri adoptó esa medida después del fracaso de la reunión convocada ayer por el Ministerio de Trabajo y la declaración por parte de las autoridades
jueves, 24 de septiembre de 2020 · 00:15

El gremio de comercio denunció hoy a las cámaras privadas por el boicot al acuerdo salarial que habían alcanzado y se declaró en estado de alerta y movilización. La organización liderada por Armando Cavalieri adoptó esa medida después del fracaso de la reunión convocada ayer por el Ministerio de Trabajo y la declaración por parte de las autoridades de la conciliación obligatoria.

La negociación en el rubro mercantil se complicó la semana pasada cuando Cavalieri dio a conocer el acuerdo de una suma de $5.000 por mes desde septiembre hasta marzo del 2021. Es decir, siete cuotas de carácter no remunerativo. La suba del 12% contaba aparentemente con el guiño de la Cámara de Comercio (CAC) y UDECA, pero días después fue desmentido por todas las entidades empresarias.

"Es después de más de 20 días de negociación, de haberse consensuado los términos del convenio y contenido del mismo y sin haber expresado observaciones alguna durante su discusión, quela CAME en esta instancia niegan su firma", denunció el sindicato en un comunicado firmado por Cavalieri. Cerca del sindicalista le apuntan a la conducción de dicha cámara, una de las líneas internas que tomó el mando en 2018 y que ahora enfrentará elecciones el 2 de octubre.

Pero también están enojados con las otras dos entidades privadas, "quienes luego de haber aprobado y comprometido la firma del acuerdo salarial, al tomar conocimiento de la negativa de CAME, proceden a negar su firma, todo ello en una franca violación al principio de buena fe que debe regir en las negociaciones colectivas". La reacción en tandem de las patronales sorprendió a Cavalieri, quien en los últimos años había mantenido un buen diálogo con la CAC, liderada por Jorge Di Fiori.

El gremio apuntó los cañones contra la CAME y las otras cámaras de comercio por boicotear el acuerdo salarial.

En el sector empresario, en cambio, responsabilizan al dirigente por haber publicado el acuerdo antes de ser firmado y generar una supuesta reacción de las filiales privadas del interior. "Nos llamaron 90 tipos puteándonos, el gremio nos puso en una posición incómoda", alegó el dirigente de una de las cámaras. De ese modo, el endurecimiento de CAME habría forzado al resto de la dirigencia privada a seguir sus pasos por temor a quedar expuestos ante sus bases.

La discusión se tensó este martes con el faltazo de la representación patronal a la audiencia convocada por la cartera laboral. "No se puede tolerar conductas patronales mezquinas, que priorizando los intereses económicos, se desentienden de la vital significación que tiene el salario para los trabajadores y su familia, más aún en medio de la crisis sanitaria como la que nos encontramos viviendo", disparó el gremio.

En ese marco, el Ministerio de Trabajo dictó el martes por la tarde la conciliación obligatoria por 15 días. En la resolución intimó al sindicato a dejar sin efecto en dicho período "toda medida de accion directa que estuviesen implementando y/o tuviesen previso implementar", y solicita a las cámaras privadas "otorgar tareas en forma normal y habitual a todo su personal, como así abstenerse de tomar represalias de cualquier tipo con el personal".

En el entorno de Cavalieri reconocieron ayer que evaluaban ir a un paro por primera vez en años. Dentro del gremio hay fuertes presiones para adoptar medidas por parte de las filiales de la provincia de Buenos Aires. Y también hay malestar en los supermercados, donde los delegados ya obtuvieron aumentos por su capacidad de movilización y hay una interna con sectores díscolos, que el mes pasado marcharon para exigir la apertura de la paritaria.

Sin aumentos desde marzo, el gremio de comercio busca cerrar su paritaria con una suba del 12% en cuotas.

Con 1,2 millones de empleados, la paritaria de comercio venció en abril. El último aumento percibido por los trabajadores mercantiles fue la suma de $4.000 definida por el decreto 14/2020. El acuerdo de palabra alcanzado la semana pasada preveía una suba desde septiembre, sin contemplar el período entre abril y agosto. Pero los empresarios sostienen ahora que tampoco pueden hacer frente a dicha suba por la caída de las ventas y el cierre de comercios.

"Rechazamos enérgicamante el juego perverso de quienes con fines cínicamente de mejorar una posición política interna adoptan actidutes demagógicas jugando ni mas ni menos que con la fuente de ingresos de los trabajadores", advirtió el sindicato. Y concluyó: "Los trabajadores mercantiles nos declaramos en estado de alerta y movilización, y en plan de lucha en defensa del derecho a un salario digno".

La negociación de los mercantiles se reactivó a principios de septiembre en un escenario en el que varias actividades descongelaron sus paritarias. Por caso, el Gobierno les ofreció ayer a los estatales un aumento del 15% en cuatro tramos que fue rechazado tanto por UPCN como ATE, por lo que se volverán a reunir este viernes. A la fecha más de una docena de actividades avanzaron con subas de entre el 23 y el 37%.   Iporfesional.com