Con 4.480 nuevos contagios: Argentina sin pico y séptima del mundo en cantidad de casos por minuto

Sólo India, Estados Unidos, Brasil, Rusia, Colombia y Sudáfrica superaron la marca que tiene nuestro país, de un contagio cada 5,94 segundos. Por qué se da este fenómeno.
domingo, 27 de septiembre de 2020 · 11:05

El coronavirus a la Argentina por ahora no le da paz. Cuando la mayor parte del mundo se encuentra en la ladera descendente, tras superar el pico de la pandemia (en algunos casos con rebrotes puntuales), nuestro país todavía no ha logrado alcanzar esa instancia para que el total de casos por día empiece a bajar. Esto tiene una consecuencia directa: Argentina ya se encuentra en el séptimo lugar del ránking mundial entre los países con mayor cantidad de casos por minuto.

En todo el territorio nacional, se produce un contagio cada 5,94 segundos (0,099 minutos). Son 10 casos por minuto. Sólo seis países han superado esa marca: por un lado, Colombia, Rusia, Sudáfrica, Brasil y Estados Unidos, que ya llegaron al pico de la curva. Y la lista la completa India, que encabeza el ranking de velocidad de contagios y aún no llegó al pico: allí se registra un caso cada 0,66 segundos. Esto es, 90 por minuto.

Estos datos surgen de un informe de la Universidad de Tres de Febrero, que mide el índice MTBI (Mean Time Between Infections). Y tiene como base una premisa: cuanto más grande es un territorio y su población, mayor es la posibilidad de que el tiempo entre contagios sea cada vez menor o -dicho de otra manera- haya más casos por minuto.

El único distrito de la Argentina que ya ha superado el pico de casos de Covid es la Capital Federal. La provincia de Buenos Aires se está acercando, pero aún no ha llegado. Y las provincias que están en pleno ascenso son Santa Fe y Córdoba, cuyos picos se esperan para mediados de octubre y noviembre, respectivamente.

El modo en que se ha desarrollado la pandemia en Argentina es lo que todavía no permite que el total de casos a nivel nacional empiece a bajar. Esto es porque en una primera instancia la crisis sanitaria se concentró en el área metropolitana, mientras el Interior gozaba de mayor bienestar. Fue en ese lapso que los controles fueron más blandos. Hasta que la transmisión comunitaria del virus se desató.

¿Era inevitable que esto sucediera? “No, si los controles no se hubieran relajado tanto en el momento en que los casos eran bastante menores en esas provincias”, dice Jorge Aliaga, un físico que analiza las curvas desde que la pandemia comenzó en el país. “Pero eso no sucedió y la gente del Interior se terminó contagiando de los infectados del AMBA”, agrega. Otro déficit fue la falta de testeos.

El problema que no le da respiro a la curva nacional es que los casos en la provincia de Buenos Aires aún no llegan a bajar lo suficiente como para compensar todo lo que están creciendo en esas dos provincias, además de Mendoza, Tucumán, Jujuy y Salta. La provincia gobernada por Axel Kicillof se encuentra aún en el periodo de amesetamiento por el que ya transitó la Ciudad antes de empezar a bajar su cantidad de contagios.

Pero es inminente que los bonaerenses arriben al pico. Tal como anticipó hace un mes el matemático Daniel Gervini, de la Universidad de Wisconsin, eso sucedería cuando el distrito rondara los 400 mil contagios. Parecía una eternidad, pero ya se ubica por encima de los 390 mil casos registrados. Es decir que, según esa previsión, el pico se alcanzaría a la brevedad.

El crecimiento de los casos en Santa Fe asusta, sobre todo si se considera que el total registrado hasta ahora ya es casi la tercera parte de los acumulados en la Capital Federal. Hoy los contagios superan los 34 mil, cuando a comienzos de septiembre eran 8.500. Es decir, la cifra se multiplicó exactamente por cuatro en apenas 26 días.

A la sensación de “nunca acabar” se suma otro problema: no se sabe realmente cuántos muertos de coronavirus hay en la Argentina. Ahora la provincia de Buenos Aires logró actualizar sus cifras. Pero no se sabe si otros distritos tienen el mismo problema de retraso de carga de datos en el sistema centralizado del Ministerio de Salud.

En los últimos días hubo un notorio incremento de las muertes informadas, con cifras que superaron las 400. Eso, indefectiblemente, va llevando la tasa de mortalidad a niveles no tan satisfactorios como se pensaba. Ese índice se encuentra hoy en 2,70 por ciento. Cuando los muertos no se habían informado, el porcentaje llegó a bajar a 1,87, pero era una ilusión. El promedio mundial de letalidad es del 3 por ciento.

Ese déficit en la carga de muertes y la sobrecarga actual ha sido uno de los factores por los que en las últimas dos semanas la Argentina tuvo el mayor número de muertes por millón de habitantes en el mundo. Además de la suma de esas muertes argentinas del pasado, se da también que en la mayoría de los países que superaron el pico las curvas se encuentran en baja y sus cifras cotidianas han dejado de tener tanto impacto.