La venta de combustibles cayó casi un 20% en promedio durante 2020

La caída reflejada en los surtidores fue de 19,7% promedio en el país. Los referentes del rubro lo califican como "un año pésimo para el sector".
viernes, 29 de enero de 2021 · 09:10

 

La venta de combustibles cerró 2020 con una caída de 19,7% promedio, según un informe elaborado por la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha).

Tras el saldo negativo de 2020, en el que impactaron las medidas relacionadas con la pandemia de coronavirus, los estacioneros se esperanzan con un incremento en las ventas producto del turismo interno y el regreso de las clases.

"El 2020 fue un año pésimo para el sector, no fuimos incluidos en el ATP, el petróleo operó en negativo, hubo congelamiento de precios", enumeró Gabriel Bornoroni, presidente de Cecha durante la presentación del informe sobre expendio de combustibles e impacto del Covid-19.

Bornoroni, no obstante, rescató el repunte del último bimestre y manifestó la esperanza del sector de una continuidad en el comienzo del 2021.

"Nos ilusiona el verano y los viajes internos, el mercado interno en la Argentina, el regreso de las clases presenciales que implica más movimiento y trae aparejado más venta de combustible y que podamos llegar a lo que era antes de la pandemia. El alza del último bimestre genera buenas expectativas para el 2021", dijo el directivo durante un encuentro virtual con la prensa.

El informe fue elaborado por la consultora Economic Trends para CECHA en base a información de la Secretaría de Energía de la Nación y arrojó el tercer año consecutivo de caídas en las ventas, luego de una baja de 0.3 en 2018 y del 1.3 en 2019.

El impacto fue mayor en las naftas por sobre el gasoil, ya que cayeron 27,5 % en comparación al año anterior, afectado por las restricciones a la circulación. También influyeron el cierre de escuelas, de teatros y cines, las dificultades para el turismo y el segmento de trabajadores que dejaron de viajar a las oficinas para pasar a una modalidad de home office.

El gasoil, por su parte, vivió un año igual de estresante por la pandemia pero pudo mantener ventas más normales por la demanda constante que representan sectores que conservaron la actividad en mayor medida, como el agro o los transportistas. Así, este combustible sufrió una caída del 12,5 % anual en comparación con 2019 sin pandemia.

"Nosotros nunca cerramos, las ventas cayeron y muchas estaciones de servicios tuvieron que trabajar a pérdida" dijo Bornoroni, quien respecto del aumento del 8% acumulado en enero precisó que "fue bajo frente a otros incrementos, como el de las carnes que en diciembre promedió el 20%".

 

Diario Uno