Prepagas: suba y preocupación ante la segunda ola de covid-19

Se trata de dudas que rodean a la prestadoras de salud, luego de que fuera suspendido el aumento de cuotas previsto para febrero de este año. Asimismo, crece la incertidumbre ante un posible proyecto de integración del sistema de salud.
lunes, 4 de enero de 2021 · 10:45

 

El ministro de Salud, Ginés González García, firmó este 31 de diciembre una resolución que autorizaba que las prepagas puedan proceder a aumentar sus tarifas, a partir del segundo mes del año. La resolución 2987 había sido publicada en el Boletín Oficial, pero -inesperadamente- al cabo de unas horas fue dejada sin efecto.

Es por eso que, según consigna Infobae, el ministro debió firmar la resolución 29988, la cual fue oficializada en el suplemento especial del Boletín Oficial. Desde el Gobierno argumentaron el cambio de resolución de la siguiente forma: "Por expresa decisión del Sr. Presidente de la Nación se procede a suspender los incrementos que fueran autorizados a las entidades de Medicina Prepaga y a los Agentes del Seguro de Salud". Sin embargo, la explicación expresada se debió exclusivamente a una formalidad y no con lo sucedido en profundidad.

Pues todo esto se remonta a los primeros días del mes de diciembre, cuando el Gobierno habilitó el mencionado ajuste, pero que finalmente quedó frenado. Es por eso que durante semanas hubo negociaciones que tuvieron como protagonistas a González García y Eugenio Daniel Zanarini, superintendente de Servicios de la Salud. Las tratativas fueron complejas, ya que los ingresos de este sector estuvieron por detrás de la inflación de 2020. 

Más allá de las diferencias, los funcionarios saben y entienden que el 70% de la población del país se atiene en instituciones dependiente del sistema de salud privado y que la decisión de discontinuar la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) y otros subsidios vinculados a la pandemia provocaron un daño en las finanzas deficitarias de las compañías.

Tras discusiones, los referentes de las principales compañías tenían una promesa que no los convencía del todo, pero que creían que se cumpliría de acuerdo a lo que les habían adelantado los funcionarios del área: que a partir de febrero podrían aumentar sus cuotas un 7% y luego seguirían negociando para encontrar un punto de entendimiento entre ambas partes. El propio presidente Alberto Fernández y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, estaban al tanto de lo que sucedería y habían habilitado la suba. Sin embargo, luego de que se publicara la primera última resolución del año del Ministerio de Salud, algo se quebró en la cúpula del poder político que impulsó al jefe de Estado a suspender sus efectos.

Desde otra perspectiva, se le atribuye la marcha atrás a Cristina Kirchner. quien se mostró muy firme al expresar su oposición. "Fue un casi monólogo que terminó en forma abrupta" fueron las palabras de quien rodean a los principales miembros del Poder Ejecutivo. Si bien el panorama económico para 2021 es oscuro, la decisión estaría ligada a algo estrictamente político.

La ex presidente tiene en la mira a las empresas de la salud y fue muy clara al hablar al respecto. Recientemente, en un acto organizado por Axel Kicillof en La Plata del que también participó Alberto Fernández, CFK aseguró que uno de los desafíos del 2021 será “repensar” todo el sistema. “Nuestro país debe ser en toda Latinoamérica el que más recursos humanos, tecnológicos e inversiones tenga en materia de salud. Lo que pasa es que lo tenemos dividido en tres sistemas: público, privado y obras sociales. Vamos a tener que repensar un sistema de salud integrado”, señaló. Y agregó: “Tenemos que repensar no solamente el sistema sanitario, sino un diseño de país que olvide esa concentración tan injusta e ineficiente económicamente”.

Por su parte, Nicolás Kreplak, quien trabaja en un proyecto de reforma, gana terreno al  lograr que su borrador recorra las oficinas principales del Instituto Patria. Los empresarios de la salud están convencidos de que la iniciativa retoma el espíritu de un decreto de necesidad y urgencia que había promovido el Poder Ejecutivo en el inicio de la pandemia y luego fue desestimado que declaraba de interés público todos los recursos sanitarios del país.

“A nosotros nadie nos ha llamado. Atendemos a más de 30 millones de argentinos y no hemos tenido una sola reunión en la que nos expliquen cuál es su proyecto de reforma. Creemos que tenemos una buena oportunidad para aportar ideas y esperamos que se nos convoque”, aseguraban este fin de semana desde una de las cámaras. Otros empresarios se encuentran más en desacuerdo con la situación: “Cuando la vicepresidenta habla de la reforma del sistema de salud, los afiliados a la medicina privada deberían preocuparse”.

Según estiman algunas fuentes del mercado, el negocio mueve $800 mil millones anuales, por lo que algunos comparan el plan con la estatización de AFJP durante la presidencia de CFK. 

La idea podría ser muy impactante para las obras sociales. Por el momento, no hay reacción oficial de los dirigentes gremiales del sector, en caso de que avanzara la creación de un Sistema Único de Salud. La segunda última resolución del Ministerio de Salud del 2020 provocó una crisis sin antecedentes en los cimientos de la salud privada de la Argentina. Algunos no dudan en llamarla “la 125 de la salud”, en alusión a la norma que desató el conflicto con el campo en 2008.

Lo que ocurrirá en 2021

Tras la publicación de dos resoluciones en un mismo día, la Unión Argentina de Salud comenzó a reunirse con más frecuencia, en pos de encontrar soluciones. “Quizás a partir de ahora tengamos que dejar de ir a Casa de Gobierno y dirigirnos directamente al Instituto Patria”, dijeron con gran malestar al referirse a la falta de comunicación con el Gobierno.

“El 30 de diciembre nos otorgaron un aumento absolutamente insuficiente del 7% con una inflación cercana al 45 por ciento. Horas después, a través de otra resolución y por ‘expresa instrucción del Presidente Alberto Fernández’ se ordenó la suspensión del aumento. Cuando es necesario aclarar que fue por orden del Presidente, uno empieza a dudar quién es el Presidente”, dicen enojados.

Lo cierto es que desde el sector aseguran que será muy difícil afrontar la segunda ola de coronavirus bajo las circunstancias actuales. Además, los posibles rumores de reforma del sistema no aportan mayor claridad. Por su parte, desde el Gobierno también miran la situación preocupación y se encuentran al margen de lo que pueda suceder respecto a las maniobras a realizar por parte de la actual vicepresidenta.