No pueden rematar bienes que Daniel Muñoz había comprado con dinero de la corrupción

A través de empresas offshore compraron bienes fuera del país y también propiedades en Argentina. Un total de 26 inmuebles fueron embargados, y algunos de ellos que están en manos del Estado no logran rematarse.
martes, 5 de octubre de 2021 · 23:48

El ex secretario K que volvió a aparecer en filtraciones de cuentas bancarias tiene tres propiedades que fueron recuperadas. Un departamento en Puerto Madero no puede venderse.

El entorno de Daniel Muñoz, ex secretario privado de Néstor Kirchner, realizó varias operaciones de lavado de dinero. Así lo determinó la justicia en una causa conexa a los cuadernos de las coimas, donde se investigaron operaciones inmobiliarias por 70 millones de dólares. A través de empresas offshore compraron bienes fuera del país y también propiedades en Argentina. Un total de 26 inmuebles fueron embargados, y algunos de ellos que están en manos del Estado no logran rematarse.

Los fondos que Muñoz lavó en distintos lugares del mundo fueron habidos con las coimas investigadas en el caso Cuadernos. Según la acusación en esa causa, durante los doce años de gobiernos K desde el Ministerio de Planificación Federal que condujo Julio De Vido se recaudaban sobornos entre empresarios contratistas del Estado, de la obra pública, el sector energético y del transporte.

Esta semana, a través de la filtración de documentos conocida como Los Pandora Papers, el trabajo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) sobre paraísos fiscales reveló nuevas sociedades offshore de Muñoz.

La información publicada expuso que el 12 de enero de 2015 Muñoz adquirió el 50% de las acciones de la firma Old Wolf Limited, y su esposa, Carolina Pochetti, el restante 50%. Previamente, un registro menciona que como director de la compañía figuró el testaferro marplatense Sergio Todisco, junto con la mexicana Perla Aydeé Puente Rezendez, pareja de un primo de Pochetti, entre noviembre de 2012 y febrero de 2015.

La firma fue registrada por el bufete Trident Trust, cuyos fondos fueron declarados a partir de la "compra y venta de inmuebles". Muñoz y Pochetti contaron con la ayuda de Todisco y Elizabeth Ortiz Municoy, un matrimonio de Mar del Plata, en el rol de testaferros.

Este entramado de nombres y sociedades no es novedoso para la justicia federal. Justamente, todos ellos se encuentran procesados por lavado de dinero en el tramo donde un conjunto de bienes y sociedades fueron embargadas. La acusación sobre ellos fue haber conformado  "una estructura jurídica, societaria y bancaria en el extranjero, empleada para convertir, transferir, administrar, vender, disimular o poner en circulación en el mercado fondos de procedencia ilícita, precisamente aquellos originados y receptados por Daniel Muñoz".

En consecuencia, se dio por acreditado que desde 2010 y hasta 2015 Carolina Pochetti, Sergio Todisco, y Elizabeth Ortíz Municoy, y en algunos casos Carlos Cortez, Leonardo y Rubén Llaneza y Fabián Parolari, "intervinieron en la maniobra de aplicación de fondos destinados a la adquisición de bienes en el extranjero, concretamente 14 inmuebles ubicados en las ciudades de Miami y Nueva York, EE.UU., disimulados a nombre de al menos doce personas jurídicas constituidas y radicadas en los EEUU y en las Islas Vírgenes Británicas".

Mientras se revelan nuevos datos, el Gobierno a través de la Agencia Administración de Bienes del Estado (AABE) continúa fracasando en los intentos de rematar un grupo de propiedades que fueron parte de esas operaciones de lavado. Al menos se hicieron tres subastas online sin oferentes y en otros casos, quedaron concluidas por problemas administrativos.

Una de las propiedades se encuentra en el lujoso complejo Chateau del barrio Puerto Madero. Este departamento cuenta con una superficie de 115 metros cuadrados y está ubicado en un tercer piso, se encuentra completamente vacío. Tiene una habitación amplia, cocina, dos baños, dos balcones y un living.

La valuación del Tribunal de Tasaciones de la Nación fue de 626.000 dólares. La AABE que dirige Martín Cosentino lo estaba rematando por 68.700 dólares. El 21 de marzo de este año, por un error administrativo se dejó sin efecto el llamado a subasta. Ante la consulta de Clarín, desde la AABE decidieron no explicar cómo se está trabajando con estos bienes de la corrupción.

No es el único remate fallido. El 13 de enero se subastó sin éxito un edificio de 630 metros cuadrados en el que en su momento funcionaron oficinas de Muñoz.

"En la numeración 5767 hay una puerta blindada que da acceso a las oficinas que se encuentra cerrada. El acceso a las oficinas es a través del estacionamiento. Las oficinas están divididas en cuatro locales. La última oficina cuenta con un baño privado. Sobre Pedro Ignacio de Rivera al 5761 se ingresa a tres departamentos", sostiene el documento publicado en la plataforma Subastar.

El precio de base es de 117 millones de pesos, y se especificó que el inmueble se "encuentra en buen estado de conservación". Se trata de un edificio con tres departamentos, 30 cocheras y 2 oficinas que figuran a nombre de Daniel Muñoz y Víctor Manzanares, ex contador de Cristina Kirchner. El inmueble tuvo una tasación privada de 963.000 dólares.

La subasta se declaró desierta por falta de interesados. Las propiedades bajo tutela estatal tienen un valor conjunto de 3.489.000 dólares, y son sólo la porción que la justicia ordenó al Estado que recupere a través de las subastas.

La lista es más amplia e incluye casas, departamentos con sus cocheras, una farmacia en Tierra del Fuego, un terreno en Mar de las Pampas, en Neuquén y varios terrenos y propiedades en Santa Cruz. También hay una embarcación. clarin.com