El Gobierno usará un DNU para desalentar los viajes al exterior

También habrá seguimiento de los argentinos que regresan al país.
lunes, 22 de marzo de 2021 · 10:21

El Gobierno nacional prepara un decreto de necesidad y urgencia (DNU) con nuevas medidas para "desalentar los viajes al exterior", con el propósito de "reducir al máximo" las posibilidad de una temprana segunda ola de coronavirus en la Argentina.

Así lo indicaron fuentes oficiales, que afirmaron que el presidente Alberto Fernández firmará "en las próximas horas" un DNU que implicaría "mayores controles" en los pasos fronterizos informales, "reducir al mínimo" los vuelos al exterior, y realizar un "minucioso seguimiento de los argentinos que regresan al país".

"Todo está en evaluación, por eso todavía no salió el decreto. Se está evaluando todo", resaltaron anoche fuentes de la Casa Rosada.

Ante la "preocupación por la circulación de las nuevas cepas" del COVID-19 en el exterior, en el Gobierno buscan reducir la salida de argentinos y residentes hacia países con nuevas olas.

En ese marco, las fuentes consultadas negaron que el Ejecutivo esté analizando un cierre total de fronteras, y especificaron: "Por hora sería disminuir la frecuencia de vuelos".

De esta manera, el Gobierno buscará "reducir al mínimo" los vuelos a Brasil, Chile, Paraguay, y otros países del mundo con nuevas olas y cepas de COVID-19.

Dentro de las nuevas restricciones que analiza el Ejecutivo para desalentar los viajes al exterior se incluyen el deber de cada pasajero de "pagarse su test de PCR y su alojamiento de confinación de modo obligatorio".

Fuentes de Casa Rosada reconocieron que en el Ejecutivo nacional hay "preocupación por los argentinos que, aún ante el contexto regional de aumentos de casos y la aparición de nuevas cepas, todavía analizan viajar al exterior".

Además, precisaron que "desde diciembre están cerradas las fronteras, ya que se habían suspendido autorizaciones que se hubieran otorgado para ingresos y egresos a través de los pasos fronterizos habilitados, salvo para residentes y ciudadanos argentinos".

En esa línea, recordaron que "no está permitido el ingreso de extranjeros", "las fronteras terrestres están actualmente cerradas", y hay "solicitud de PCR de hasta 72 horas previo al embarque".

Actualmente cada pasajero debe firmar una declaración jurada a la salida del país, con la obligación de cumplir con 10 días de cuarentena al arribo a la Argentina, desde el test de PCR.

Las nuevas medidas se darían a conocer luego de que el Gobierno extendió el distanciamiento social preventivo y obligatorio (DISPO) hasta el próximo 9 de abril.

Días atrás la ministra de Salud, Carla Vizzotti, reconoció que se está "empezando a ver en todas las jurisdicciones una tendencia al aumento de casos" de COVID-19 y no descartó diferir la segunda dosis de la vacunas para que una mayor cantidad de personas reciban la primera.

Ante el consenso entre las autoridades sanitarias nacionales y provinciales de que la llegada de la segunda ola de contagios será un hecho, la funcionaria subrayó que el objetivo de esta etapa es "minimizar el riesgo de mortalidad, vacunando a la personas de más de 60 años".

Vizzotti se expresó así en una conferencia de prensa en Casa Rosada luego de una reunión del Consejo Federal de Salud (Cofesa), de la que participaron los ministros de la cartera sanitaria de las 24 jurisdicciones del país.

Se estima que el decreto establecerá un minucioso control del turista en cuarentena a través del cruce de información y de la colaboración entre las fuerzas de seguridad de la Nación y las provincias.

Investigan PCR presentados por viajeros

La Dirección Nacional de Migraciones denunció que algunos turistas argentinos que regresaron al país luego de viajar al exterior presentaron como comprobantes de PCR por COVID-19, desde facturas de compañías de telefonía celular, menús de bebidas y hasta una guía del espacio público del Gobierno de CABA.

La denuncia fue hecha por la apoderada de Migraciones ante el juez federal Sebastián Casanello y la fiscalía federal 1, que subroga Ramiro González, y ratificada con al menos una decena de casos.

Según la presentación, Migraciones pidió que se investigue esos casos, al menos unos diez, que se detectaron producto del análisis de los flujos migratorios. En virtud de ese trabajo es que se detectaron distintos supuestos de personas que regresaron a nuestro país que presentaron las declaraciones juradas respectivas producto de los distintos estudios de PCR exigidos ante la pandemia.

A la hora de ser presentadas, Migraciones comprobó que entre los casos mas llamativos, algunos presentaron estudios de PCR con otras identidades, certificados de otro tipo de testeo, facturas de compañía de telefonía celular, un menú de bebidas y hasta una guía del espacio público del Gobierno de la Ciudad. Ahora será la fiscalía federal 1 la que tendrá a su cargo la investigación para determinar si impulsa la presentación: Desde Migraciones dijeron que entre los varios delitos cometidos está la infracción del artículo 205 del Código Penal, que prevé “prisión de seis meses a dos años, al que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.